le grimh

GROUPE DE RÉFLEXION SUR L'IMAGE DANS LE MONDE HISPANIQUE

CUBA

Jean-Claude SEGUIN VERGARA

En sus diez primeros años, la historia del cinematógrafo en Cuba, como en el caso de otras islas caribeñas, no difiere mucho de la de otros países. El descubrimiento del nuevo aparato se hace mediante pioneros extranjeros que aportan, o bien de Francia, o bien de Estados Unidos, proyectores desconocidos todavía en La Habana. Sin embargo, desde una época muy temprana unos cuantos cubanos van a marcar un interés indudable por el nuevo invento y los teatros habaneros va a desempeñar un papel fundamental en la presentación de las vistas animadas. Lo que sin embargo marca una clara diferencia, es sin duda alguna la guerra de independencia que, sin que llegue a perturbar del todo la expansión del invento, va a frenarla. Podemos considerar que hasta el año 1902, el cinematógrafo todavía está entre las manos de los itinerantes que van recorriendo el Caribe haciendo negocios con el aparato. Se puede admitir que el año 1903 marca una nueva etapa durante la cual los empresarios cubanos van a adueñarse cada vez más del cinematógrafo y en que surgen los primeros cinematografistas cubanos. Con el año 1906, decisivo en la cinematografía cubana, se abre una nueva etapa y se asienta también la producción. 

Antecedentes

Antes de que el cinematógrafo llegue a La Habana, los cubanos saben, desde 1893, que pueden ir a admirar la Exposición Imperial que presenta, desde el 15 de diciembre, el famoso Electrotaquiscopio del alemán Carlos Eisenlohr. En él los habaneros "viajan" por el mundo entero e incluso se enteran de los acontecimientos por los que atraviesa el país desde 1895. Ahí pueden ver vistas de la guerra que asola el país. El éxito del aparato es tal que, a los pocos meses, concretamente en septiembre de 1894, se instala un competidor a dos pasos del teatro Tacón, la Exhibición Universal que ofrece ilusiones ópticas, un tauma y un órgano de 180 instrumentos, que desaparece como ha surgido a los dos meses. Casi en el mismo momento llega el kinetoscopio de Edison con el cual los cubanos descubren por fin las primeras imágenes realmente animadas. En el Salón Edison, situado en la manzana de A. Gómez, frente al parque central, se presenta el aparato:

KINETOSCOPIO.– En el Salón G., de la manzana de Gómez, que se halla situado al lado del popular Salón H, sea [sic] establecido desde hace pocos días un espectáculo tan interesante como curioso, que lleva el nombre de va al frente de estas líneas y que es un invento de Edisson. Su renombrado autor ha conseguido, con profundos estudios, combinar un mecanismo ingenioso con el cual reproduce el movimiento en todas sus fases, de manera que el espectador puede tener delante de sus ojos una escena animadísima, de la cual varias personas participan, como gimnástica, bailes, peleas entre hombres, peleas de gallos, etc.


El Diario de la Marina (ed. Tarde), La Habana, sábado 17 de noviembre de 1894, p, 4.

Sin embargo, la visión sigue siendo individual y los habaneros todavía no conocen lo  que va a ser el espectáculo cinematográfico. Las cosas van a cambiar más de dos años más tarde...

1897

El cinématographe Lumière de Gabriel Veyre (La Habana, enero-mayo1897)

El paso al espectáculo cinematográfico lo da Gabriel Veyre con su cinematógrafo Lumière que ya ha presentado al presidente mexicano Porfirio Díaz, en agosto de 1896. Al llegar a Cuba, el pionero francés organiza una sesión para invitados que tiene lugar el 23 de enero de 1897:

NUEVO ESPECTÁCULO. Esta noche se abre el Cinematógrafo Lumière en el Parque Central, al lado del teatro de Tacón. El director del maravilloso aparato, ha tenido la bondad de dedicar a la prensa la velada inaugural, enviando invitaciones a los diferentes periódicos que se publican en esta ciudad.
Anoche, en la prueba del mencionado Cinematógrafo, se exhibieron preciosas vistas de movimiento; y fueron las más celebradas el desfile de un escuadrón de coraceros, la tempestad en el mar, el ferrocarril en marcha, la Puerta del Sol de Madrid y la que representa la llegada del Zar a Paris.
Las funciones son por tandas de media hora, desde las 6 ½ a las 11 ½ de la noche. Aviso a los amigos de novedades.


Diario de la marina (edición de la mañana), La Habana, domingo 24 de enero de 1897, p. 6.

El lugar donde se instala el cinématographe es el que anteriormente ha utilizado la Exposición Imperial. Gracias a otro artículo publicado en La Ilustración de Cuba sabemos algo más de la instalación de la sala:

El Cinematógrafo-Lumière
Al lado de Tacón y del Cuartel de Bomberos se ha instalado una perfección del Kineistoscopio [sic], debida a Edison e inédita en la Habana. Se llama Cinematógrafo-Lumière. En un gran lienzo de forma cuadrilateral se proyectan fotografías de movimiento de tamaño natural.
He visto las fotografías siguientes, y he quedado admirado:
Jugadores de cartas; los Bébées [sic]; la Artillería de montaña; Baile de tropaunos Negros bañándose; Llegada de un tren a la Estación (los pasajeros bajando y subiendo) ; un Transformador de tipos, y la escena del jardinero. Todas réussies.
Auguro a Monsieur Gabriel, hábil empresario que tiene el privilegio para la América Central una gran invasión de curiosos, y de curiosos reincidentes.


La Ilustración de Cuba, La Habana, lunes 1º de febrero de 1897, nº 15, Año V –2ª Época, p. 478.

habanaprado habanatacon

Panorama del Prado (c. 1898),
Nathan C. Green, The War with Spain, Baltimore: International News and Book Co, 1898, p. 39.

La Habana, Teatro de Tacón, c. 1900. A la izquierda se encontraba el local del cinématographe
© Cinemateca de La Habana

Sin lugar a dudas, Lumière en La Habana como en Nueva York se ha adelantado a Edison, y el estreno es ampliamente comentado con múltiples elogios:

OTRO ESPECTÁCULO.– Como se había anunciado, el domingo se inauguró en la calle del Prado, entre el cuartel de Bomberos y el Teatro de Tacón, el curiosísimo pasatiempo llamado Cinematógrafo Lumière y cuyo origen es la electricidad.
La numerosa concurrencia que asistió a las tandas, que se efectuaron de media en media hora, desde las 6 ½ a las 11 ½ pudo admirar sobre un cuadro de tela, a manera de pizarra, el desarrollo de diferentes vistas, entre repetidos aplausos dirigidos al inventor de tan maravilloso aparato. Primero aparecen tres señores sentados alrededor de una mesa jugando a las cartas; llega un criado y trae una botella y copas. Uno de los jugadores sirve el licor, mientras el fámulo hace aspavientos celebrando al que gana, y los tres apuran el líquido.
Vemos además dos bebés sentados en sillas altas, que se arrebatan la comida y concluyen por reñir, por darse bofetadas y por llorar; a un jardinero que con una manguera riega las plantas, pero como es víctima de la travesura de un muchacho, alcanza a éste y lo ensopa de lo lindo; Baile de los soldados en horas de descanso: interior de una estación de ferrocarril, a la que llega el tren echando humo: la máquina para y se apean los pasajeros; un grupo de hombres y niños, bañándose en el mar, y el derrumbe de una pared. A petición del público, se repetieron [sic] tres de las mejores vistas, que verdaderamente fascinan al espectador, porque son copia exacta de la realidad.
Terminaremos estos párrafos recomendando a nuestros lectores que visiten el Cinematógrafo Lumière, para que vean a dónde llegan los adelantos del siglo XIX. La entrada para personas mayores vale 50 centavos; para niños 20.


Diario de la Marina, La Habana, martes 26 de enero de 1897, p. 3.

Es curioso comparar los dos anuncios del Diario de la Marina, en el primero, la tónica general es más bien castrense y patriótica, mientras que en la segunda reseña, el articulista dedica tiempo a describir vistas más variopintas con un número significativo de cintas cómicas. De hecho, esta presencia significativa de este pre-género es relativamente excepcional, y sólo se comprende por el propio carácter del operador o tal vez su deseo de hacer más amenas las sesiones del cinematógrafo en un contexto cada vez más preocupante. En cuanto a la fórmula adoptada, corresponde a lo que suele proponer la casa Lumière y que se va anunciando durante días:

CINEMATÓGRAFO LUMIÈRE.– Exhibición de ocho vistas de movimiento, por medio de un aparato eléctrico. Función todas las noches en tandas de a media hora, desde las 6 hasta las 11.


Diario de la Marina, La Habana, viernes 29 de enero de 1897, p. 4.

Según los testimonios de la prensa de la época, sabemos que las exhibiciones del cinématographe son un auténtico éxito como lo señala el periodista Pancho Hermida:

… Todos los días, y sobre todo los domingos, no da cabida al público el local donde actualmente funciona el “cinematógrafo” que está siendo el único pasatiempo instructivo público y diario de la vida habanera.


El Fígaro, La Habana, domingo 7 de marzo de 1897, p. 104.

Gracias a la correspondencia conservada por la familia, disponemos de unas cuantas cartas de Veyre sobre su estancia en Cuba. En una de ellas describe, bastante desalentado sus primeras proyecciones: 

La Havane, ce 3 février 1897

Bien chère maman,
[…]
Quant aux affaires, elles ne vont pas mal. Ces jours de pluie ont fait du tort mais avec le beau temps, ça reprend. Quel dommage que ce soit en temps de guerre ! Le pays est presque ruiné et si j’étais venu avant la guerre, j’aurais pu gagner là presque 1 000 F par jour ! Néanmoins, je crois que quand je quitterai le pays, j’emporterai quelques petites économies.
Peu de chose à te raconter sur les mœurs du pays qui ressemblent à celles de France ou plutôt celles d’Espagne puisque c’est une île espagnole.
Comme je suis installé prés du théâtre, j’y passe presque toutes mes soirées car j’ai mes entrées gratuites. Il y a en ce moment une bonne compagnie espagnole de M. Lub an qui mérite sa renommée. C’est là ma seule distraction.
Puisque je vais au théâtre où l’on joue en espagnol, c’est te dire que je comprends parfaitement la langue et que je ne suis plus embarrassé de ce côté…


Philippe Jacquier & Marion PranalGabriel Veyre, opérateur Lumiere, Institut Lumière / Actes Sud (1996), p. 83-85.

Como se puede apreciar en la carta, Gabriel Veyre no se mete en cuestiones políticas, sino que lo que le preocupa es que la guerra le perjudica el negocio. Los días pasan, y utilizando una fórmula que funciona puede tranquilamente cambiar su programa cada semana o cuando se le antoja:

CINEMATÓGRAFO LUMIÈRE.– El propietario de este curiosísimo pasatiempo, sito en el Parque Central, justo al Gran Teatro, en atención a ser hoy día de la Candelaria, ha resuelto cambiar el programa, ofreciendo 10 interesantes vistas en el orden siguiente:
Un duelo a pistola en Méjico.– Desfile de dragones en Alemania.– Salida de los talleres Lumière en Lyon.– El cuadro cómico.– Automóviles en París.– Carga de los rurales en Méjico.– Pelea de mujeres.– Ingenieros españoles en Madrid.– Plática entre niños.– Negros bañándose en un lago.
La entrada vale 50 céntimos, niños y tropa 20cts. Las tandas empiezan a las 6 y terminan a las 11 de la noche.
El domingo último se vio muy favorecido aquel local, alcanzando no pocos aplausos los números titulados Baños en Milán y las Montañas Rusas.


Diario de la Marina,La Habana, martes 2 de febrero de 1897, p. 4.

El número de vistas que tiene Gabriel Veyre es sin duda alguna importante y puede competir con los espectáculos de Eisenlohr. Como se puede apreciar en este programa, el pionero propone sus propias vistas rodadas en México durante su estancia. En las primeras semanas de exhibición del cinematógrafo, otros programas se publican:

VISTAS DE MOVIMIENTO.– Muy favorecidas se vieron las tandas del Cinematógrafo Lumière–Parque Central, junto a Tacón– antes de anoche o sea el día de la Candelaria.
Los cuadros que más agradaron son: Un duelo a pistola en MéxicoSalida de los Talleres Lumière; Automóviles en París; ingenieros españoles en Madrid y Negros bañándose en un lago.
El programa de esta noche (y que seguirá hasta el sábado) se compone de Los Emperadores de Rusia y el Presidente de la República Francesa en carruajeEscolta de cazadores a caballoEl pueblo en la Plaza de la ÓperaBaños en MilánDiscusiónDesfile de los Lanceros de la Reina en Madrid Demolición de una pared y Las Montañas Rusas. También se exhiben dos de las vistas que más satisficieron la última semana.
Ver en acto de la vida, –un paisaje que se mueve– ¡cómo prosperan los hombres en el siglo diez y nueve!


Diario de la Marina, La Habana, jueves 4 de febrero de 1897, p. 4.

Se trata de hecho de un auténtico diario filmado donde los cubanos pueden ampliamente descubrir el mundo, aunque a veces con algún retraso:

VISTAS DE MOVIMIENTO.– Durante la presente semana ha atraído numerosa concurrencia el “Cinematógrafo Lumière”, establecido en el Parque Central, junto al teatro de Tacón, y todo el mundo ha tenido frases de elogio para los adelantos que se hacen por medio de la electricidad.
En dicho espectáculo, que lleva el nombre de “La Maravilla del Siglo”, se cambia el programa esta noche, ofreciéndose las vistas que se anuncian a continuación:
Parada militar en Madrid.-Paseo de los elefantes en el Jardín de Aclimatación (París).– Boxeadores.– Ginete mexicano domando un potro (primera silla).– Una vista de Berlín.– Desfile del 96 regimiento de línea en Lyon (Francia).– Comida entre bebé.– Ejercicios a caballo.– Boliche en Francia.– Steeple-chase.
Entrada, 50 centavos; para niños y tropa, 20. Las tandas empiezan a las seis y media y terminan a las once y media.
-Y ¿qué es el Cinematógrafo? – Un espectáculo nuevo-donde se le muestra al público-retratado el movimiento.


Diario de la Marina (ed. Mañana), La Habana, domingo 7 de febrero de 1897, p. 6.

Gabriel Veyre sigue con la suerte de poder presentar sus películas sin ninguna competencia. Además en aquel preciso momento está a punto de rodar lo que se considera como la primera película jamás filmada en la isla. La repercusión del cinematógrafo Lumière es indudable dado que pocos días después, el 11 de febrero, en Diario de la Marina le dedica Francesc Miquel y Badía un largo artículo a la historia del cinematógrafo: “De Daguerre al “Cinematógrafo” que alude varias veces a los Lumière y a su aparato:

[…] Esto es lo que se ve con perfección admirable en el que exhiben los hermanos Lumière, apareciendo en él con exactitud pasmosa escenas sacadas directamente de la realidad. Aquel desfile del regimiento de lanceros de la Reina toma cuerpo de verdad, y aunque mudo el cuadro le parece al espectador escuchar el toque de las cornetas, el relinchar de los caballos, y el rumor que los escuadrones producen en su marcha. Agua de verdad es la que levanta en espuma en el cuadro de las montañas rusas náuticas y agua también aquella con que el manguero remoja al pilluelo en castigo de su treta, lo propio que la del río que pasan a nado caballos y jinetes. Todo esto entretiene y encanta a quien lo mira, mas en este mismo espectáculo creemos nosotros encontrar elementos de enseñanza. Merced a aquellas fugaces imágenes que van desfilando por ante el reflector, aplicación perfeccionada del juguete denominado zootropo, el artista que contempla en cuadro sorprende acaso rasgos, detalles, pormenores que no hubiera encontrado con la sola contemplación del natural.
Sigue, por decirlo así, el desarrollo del movimiento, todas sus fases, y de esta inspección saca un estudio más completo del natural en la vida, del natural en acción, del que, según hemos indicado antes, constituye el afán primero del artista, el que sin fotografía, ni cinematógrafo, con la sola luz de su ingenio, lograron encontrar el Greco y Velázquez y otros pintores famosos en el universo mundo. En este concepto consideramos que la invención del Cinematógrafo no se reduce exclusivamente a un pasatiempo entretenido, a una diversión artística, sino que reúne los méritos que someramente hemos apuntado, y que ha de servir en no pocos puntos de advertencia y de enseñanza a los artistas perspicaces. A la vez señala el último mojón tan distante de las placas de Daguerre, como el telégrafo óptico del telégrafo eléctrico, y los tubos acústicos del modernísimo teléfono. Sólo les falta a los espectáculos del Cinematógrafo que vayan acompañados de la reproducción exacta de las voces y ruidos y esto acaso lo consiga en breve un fonógrafo diestramente aplicado al caso. ¡Qué admiración le causaría todo esto a M. Daguerre, si por permisión divina pudiese volver a este mundo para contemplar las múltiples aplicaciones que de su invención se han hecho!


Diario de la Marina, La Habana, jueves 11 de febrero de 1897, p. 2. Retomado de El Diario de Barcelona, Barcelona, 22 de diciembre de 1896.

Si dejamos de lado toda la primera parte dedicada a la fotografía y que no reproducimos aquí y las consideraciones habituales que sugiere el cinematógrafo (las últimas frases), el artículo encierra una forma realmente novedosa de considerar el nuevo invento, tal vez por primera vez, incluso en la historia del cine, un periodista llega a equiparar –aunque modestamente– el cinematógrafo con una creación artística y las evocaciones del Greco y de Velázquez allí están para subrayar la admiración que le produce el nuevo invento a Francesc Miquel y Badía (1840-1899). Éste es crítico literario en el Diario de Barcelona y académico de la Real Academia de Bellas Artes de Barcelona. Es una figura intelectual muy importante de finales del siglo XIX en Cataluña. Además de las cartas, disponemos también del testimonio y de los recuerdos de las primeras sesiones del cinématographe Lumière en La Habana, debidos a Emilio Roig de Leuchsenring que en aquel momento es un “niño de siete años”. Así nos ofrece una descripción más “humana” de las impresiones que recibe:

El misterioso invento fue presentado en un pequeño local, largo y estrecho, que se alquilaba para exhibiciones, en la reducida cuadra de la calle Prado entre San Rafael y San José. Allí se levantaba el Teatro Tacón, el café de ese nombre, el local que acabo de mencionar, que llevaba el nº 126, otro café titulado Cantina de Voluntarios, porque en ella tomaban su habitual cañazo de ginebra los voluntarios que todos los días formaban en parada frente a ese lugar para después salir a cubrir los retenes en diversos lugares de la ciudad; y, por último, en la esquina de San José, estaba el Cuartel de Bomberos del Comercio. […]
La pantalla de ese improvisado cine era una sábana, que al comenzar la proyección se rociaba con agua. El aparato estaba oculto a la vista del público. Mi curiosidad de chiquillo quedó frustrada ante la explicación que me dieron mis padres de que los dueños del misterioso aparato no dejaban examinarlo como yo pretendía. De todas las películas –no sé el nombre que recibían entonces– que presencié, la que más me emocionó fue una en que aparecía un tren en marcha, tal vez porque eran los trenes uno de mis juguetes preferidos, e igualmente me llamó mucho la atención otra en que fuerzas de artillería disparaban sus cañones. Al correr de los años –¡pasada la media rueda!– mis aficiones históricas me precisaron la fecha y otros detalles de aquel recuerdo infantil.


Emilio Roig de Leuchsenring, “La primera exhibición y producción cinematográfica en La Habana” en Mario NAITO LÓPEZ (coord.), Coordenadas del cine cubano 2, Santiago de Cuba: Editorial Oriente, 2005,  p. 9-10.

Los recuerdos de Emilio Roig de Leuchsenring se confirman con los programas del cinématographe y se reconocen fácilmente La Llegada del tren Artillería española que ha rodado Alexandre Promio en junio de 1896. Mientras tanto, el cinématographe sigue ofreciendo sus programas –de los que ya no se sabe gran cosa y que, al parecer, no anuncian nunca la famosa vista del simulacro de un incendio. A finales de febrero, probablemente porque la fórmula que propone Gabriel Veyre ya no corresponde a lo que desea, piensa en cambiar algo para poder además ganar más dinero:

Ningún otro espectáculo de la índole del “Cinematógrafo Lumière” ha obtenido el éxito que éste; todas las noches el local que ocupa se ve invadido de una numerosísima concurrencia, y el Sr. Veyre en vista del gran éxito alcanzado ha hecho en beneficio del público una gran rebaja poniendo a 20 cts. la entrada general: además, en los próximos días festivos habrá matinées, para los que ha adquirido un motor de luz eléctrica.


El Hogar, La Habana, domingo 28 de febrero de 1897, p. 7

Este cambio se debe también al precio realmente elevado en aquel momento –y eso que ha anunciado a su madre que va a poner la entrada a 2 francos– y que puede ser un freno para muchos espectadores. De hecho, el precio va cambiando a lo largo de la estancia por razones que no siempre quedan muy claras, así después del anuncio anterior, vuelve a aumentar a principios de marzo:

CINEMATÓGRAFO LUMIÈRE.– El dueño de este aparato, Mr. Gabriel Veyre, nos comunica que con objeto de complacer al público, el espectáculo establecido frente al Parque y junto al teatro de Tacón, permanecerá algunos días más en la Habana, cambiándose el programa todas las noches. Entrada general, una peseta.
Recomendamos a las personas amantes del progreso, en sus distintas manifestaciones que no dejen de visitar esa Maravilla Fin de Siglo, obtenida por medio de la electricidad.


Diario de la marina (ed. de la tarde), La Habana, viernes 5 de marzo de 1897, p. 4.

Lo curioso es que la fórmula se ha modificado ligeramente y las tandas siguen siendo de diez vistas, pero cada quince minutos. No parece ser un gazapo, ya que este anuncio se va repitiendo, pero indica una indudable destreza para poder cambiar con tal rapidez las vistas, hecho que señala más tarde Conde Kostia, lo cual el vitascopio está muy lejos de alcanzar. Es posible que Gabriel Veyre efectúe una especie de “montaje” de las vistas para presentarlas con mayor rapidez, como se hace ya por aquel entonces. Lo cierto es que la operación es, desde un punto de vista comercial, muy buena ya que puede duplicar el público. Al parecer, el pionero francés tiene la intención de trasladarse al teatro Tacón como consta en el artículo publicado en El Fígaro del 7 de marzo:

EL CINEMATÓGRAFO –según manifestación de Mr. Veyre, su director– será trasladado al Teatro de Tacón poco después de que dejen dicho teatro los que lo tienen tomado. Piensa Mr. Veyre distribuir el espectáculo en tres grandes tandas, cada una, una hora tendrá de duración, y el espectáculo constará de VEINTE VISTAS cada tanda, haciendo la función un total de sesenta. La luneta costará veinte centavos y cuarenta los palcos. Mr. Veyre se propone realizar cuanto acabo de decir en vista de que todos los días y sobre todo los domingos, no da cabida al público el local donde actualmente funciona el CINEMATÓGRAFO, que está siendo el único pasatiempo instructivo, público y diario de la vida habanera. Si es agradable el espectáculo interior del CINEMATÓGRAFO, también agrada el espectáculo exterior: verá entrar muchas y muy bellas y elegantes señoras y señoritas el que se detenga algunos instantes a la puerta del local donde se halla establecido el modernísimo aparato mediante cuya eléctrica función se realiza la fotografía del movimiento. Allí se ven mujeres de belleza suave, como una égloga de Virgilio…
Nuevo aparato y vistas nuevas deben llegar a Mr. Veyre por el primer vapor de la Compagnie Generale Trasatlantique “que haga escala” en el puerto de esta ciudad.


El Fígaro, La Habana, domingo 7 de marzo de 1897, p. 104.

La idea de trasladarse al teatro Tacón puede venir determinada por el espacio de que puede disponer en dicho coliseo con relación al salón donde está instalado el cinematógrafo, pero lo cierto es que, finalmente, por razones desconocidas, Gabriel Veyre renuncia a ello y sigue donde está. Una de las razones que han podido motivar al pionero, tal vez, es la seguridad del local que no parece convenir del todo a un aparato que necesita una fuente eléctrica significativa para sus exhibiciones. De hecho pocos días después, concretamente el 15 de marzo, se declara un incendio en el salón cinematográfico:

CINEMATÓGRAFO.– Anoche hubo un principio de incendio en el local que ocupa el Cinematógrafo Lumière. El accidente no tuvo importancia y esta noche continuará funcionando aquel espectáculo.


Diario de la marina (ed. tarde), La Habana, martes 16 de marzo de 1897, p. 4.

Algo más prolijo es el Diario de la familia que ofrece una descripción más detallada del incendio y de sus circunstancias:

TRES INCENDIOS
[…]
A las ocho y media de anteanoche se produjo un incendio en el “Cinematógrafo de Lumiere” en el cuarto en que está instalado el aparato receptor, a causa de haberse prendido fuego con los alambres de la luz eléctrica las paredes divisorias de dicho cuarto que eran de lienzo y papel.
Inmediatamente fue apagado el incendio, no teniendo necesidad los bomberos de echar agua con una manguera que se colocó en la caja que está a la salida del Cuartel, contiguo al lugar de la ocurrencia.
Calcúlanse las pérdidas en más de cuatrocientos pesos, pues se quemaron las planchas de las vistas que se exhibían aquella noche. Sin embargo de esto, no se han suspendido las representaciones del “Cinematógrafo”.
En los primeros momentos del fuego ocurrió un pequeño incidente entre los bomberos que de paisanos acudieron en los primeros instantes, pues como hecho dicho, se encontraban en el Cuartel, y la pareja de Orden Público de servicio, pero este conflicto pudo ser prontamente conjurado por la presentación del capitán de la zona, señor Calvo.


Diario de la familia, La Habana, miércoles 17 de marzo de 1897, p. 3.

De hecho, como se verá, el local no reúne las condiciones de seguridad mínimas para este tipo de espectáculo, ya que se declara algunas semanas más tarde otro incendio, más grave. Este incidente, o tal vez los planes que tiene el pionero, hacen que Gabriel Veyre prepare su salida de La Habana, aunque al parecer cambia de idea, posiblemente porque su gira por América del Sur no está todavía del todo completada. Anuncia en efecto su salida el 23 de marzo:

Aviso a las personas que aún no hayan asistido al Cinematógrafo Lumière, establecido frente al Parque Central, entre Tacón y los Bomberos del Comercio: Esa ‘maravilla del siglo’ sólo permanecerá entre nosotros hasta mañana miércoles, pues el señor Veyra [sic] tiene el compromiso de llevar su aparato a Puerto Rico y Caracas, en época de antemano convenida.


Diario de la marina (edición de la mañana), La Habana, martes 23 de marzo de 1897, p. 7.

De hecho el cinématographe deja de anunciarse dos días después, pero Gabriel Veyre no sale como previsto para Puerto Rico -la prensa portorriqueña consultada (La Balanza y La Bandera española) no contiene rastro de este posible viaje a Puerto Rico- y Caracas sino que sigue en Cuba.

Bastante probable es que el éxito público -aunque no económico- de las sesiones cinematográficas de Gabriel Veyre haya inspirado a varios empresarios habaneros, de forma casi simultánea, y explique la multiplicación de aparatos se van presentando hasta el mes de octubre 1897. Se trata de hecho de un fenómeno comprensible en la medida en que el afán de lucro hace que los teatros se vayan adaptando a las nuevas situaciones. Ya desde estos primero momentos, se puede sentir la doble influencia a la que está sometida Cuba: la de Europa (cronofotógrafo, cinématographe) y la de Estados Unidos (vitascopio). Lo que conviene añadir además es que el carácter oportunista de estas exhibiciones cinematográficas hacen que figuras, por otra parte bastante alejadas del mundo del espectáculo, se interesen ocasionalmente por el cinematógrafo. Esta fiebre desaparece con la misma rapidez con la cual ha surgido lo cual indica claramente que el cinematógrafo todavía ocupa una función muy marginal como espectáculo popular.

El vitascopio de Edison (La Habana, febrero-julio 1897)

Está Leopoldo Fregoli a punto de partir para Europa y Gabriel Veyre sigue con sus proyecciones, cuando le sale la competencia por donde se puede esperar. Efectivamente, el 13 de febrero se instala frente al Parque Central un Vitascopio Edison. Es un caso claro de competencia entre Lumière y Edison que pocas veces se presenta tan claramente. El caso de este aparato es un poco particular y, como se verá, lo más probable es que sea el mismo que, semanas más tarde, se presenta como “Fotografías en movimiento Edison”. Lo primero que sabemos del vitascopio Edison es que ofrece algunos programas a mediados de febrero de 1897 como lo anuncia un artículo del Diario de la Marina:

EL VITASCOPIO DE EDISON.– Este nuevo espectáculo, establecido en la antigua Acera del Louvre, junto a Los Helados de Paris y frente al Parque Central abrió anoche sus puertas al público y continuará todos los días desde la 6 de la tarde hasta las 11.
El Vitascopio es un aparato que proyecta cuadros vivos y escenas de actualidad sobre una mampara o cuadro de lienzo. Se han fijado a las tandas los siguientes precios: Para caballeros y señoras 30 centavos; para niños y tropa veterana, 15 centavos.
He aquí las vistas que se exibirán [sic] hoy y en toda la semana entrante:
1ª– Las cataratas del Niágara, vista tomada desde el ferrocarril inclinado.
2ª– Expreso Diamante Negro, un tren que pasa a gran velocidad por la alta llanura.
3ª– La bomba “Cervantes” del Comercio, en el momento de funcionar, extinguiendo el fuego en un edificio y bomberos maniobrando.
4ª– Escena de baño: en una hermosa playa aparece un gran número de nadadores en la marejada.
5ª– Expreso de Búffalo y Chicago, en el momento de la llegada del tren a la estación.
6ª– Infantería de marina española, haciendo ejercicios y en marcha.
7ª– Magnífica escena cómica entre dos borrachos.
8ª– El gran vapor “San Luis” a su salida del puerto de New-York.


Diario de la marina (ed. Tarde), La Habana, domingo 14 de febrero de 1897, p. 6.

El aparato se instala a una cuadra apenas de donde está situado el aparato Lumière y pretende, al parecer, hacerle la competencia con una programación claramente norteamericana. La Acera del Louvre en la calle Prado, entre las calles Neptuno y San Rafael, se sitúa frente al Parque Central. El café del mismo nombre es muy señalado en el siglo XIX porque allí se suelen reunir los independentistas desde 1863, y se hace tan célebre por sus famosas tertulias patrióticas que a los que allí se juntan se les llega a llamar “los jóvenes de La Acera del Louvre”. Se trata de un lugar que tiene una indudable relevancia histórica con la presencia, en los altos del café El Louvre, de José Martí y por la estancia en el Hotel Inglaterra –donde se aloja luego Gabriel Veyre– de Antonio Maceo que ha sido eliminado por los españoles pocos meses antes de la llegada del cinematógrafo a La Habana.

habanaaceradellouvre

La Habana, Acera del Louvre (c. 1900)

El lugar es de lo más escogido y el vitascopio puede hacerle la competencia al cinématographe de Gabriel Veyre. Además el programa que da el aparato americano ofrece un indudable atractivo, presentando vistas variadas, rodadas en Estados Unidos, aunque sin la diversidad que puede tener en aquel momento el catálogo Lumière. Este anuncio coincide con la programación que el francés va publicando cada semana en el Diario de la Marina:

DIEZ VISTAS NUEVAS– Desde esta noche se cambia el programa en el cinematógrafo Lumière, Prado, junto al teatro de Tacón, en la siguiente forma:
1ª. Un duelo a pistola en México.– 2ª. Desfile de dragones alemanes.– 3ª. Salida de los talleres Luminére [sic], Lyón.– 4ª. El cuadro cómico.– 5ª. Automóviles en París.– 6ª. Carga de los Rurales en México.– 7ª. Pelea de mujeres.– 8ª. Ingenieros españoles en Madrid.– 9ª– Plática de niños.– 10ª. Negros bañándose en un lago.


Diario de la marina (ed. Tarde), La Habana, domingo 14 de febrero de 1897, p. 6.

Como se puede apreciar, el cinématographe vuelve a ofrecer un programa bastante similar al que ha dado en sus primeras exhibiciones, como si al fin y al cabo, la presencia del vitascopio no cambiara gran cosa. Lo que sí puede representar una indudable competencia es la presentación de la vista La bomba ‘Cervantes’ del Comercio, en el momento de funcionar, extinguiendo el fuego en un edificio y bomberos maniobrando. Se anuncia como una película rodada en La Habana, en un momento en que Gabriel Veyre acaba de rodar una cinta sobre un tema muy similar que todavía no se ha estrenado. En la reseña publicada el 17 de febrero, el articulista ofrece una descripción poco alentadora de lo ha sido la inauguración del 13 y denuncia los métodos deshonestos utilizados por el dueño del vitascopio:

EL VITASCOPIO EDISON.– Previamente invitados, asistimos el día 13, por la noche, a Prado, número 118, a la inauguración de ese nuevo aparato, que funcionaba de una manera defectuosa, sin duda por culpa del electricista encargado de su manejo.
Las vistas son hermosas en su totalidad, pero al proyectar sobre el marco de lienzo “titilan” demasiado, o se presentan borrosas, obscuras, faltas de expresión. Además, los intermedios de una a otra vista, resultan largos en demasía.
Por último, se anunció un incendio en la Habana, en que debía figurar una bomba de los Bomberos del Comercio de esta ciudad, y lo que los espectadores vieron fue un incendio en los Estados Unidos. ¿A qué semejante mistificación?
El Vitascopio, ignoramos por qué motivo, suspendió sus funciones el domingo y lunes. Tal vez el dueño de dicho aparato no se atreva a abrirlo al público sin los ensayos convenientes, a fin de que desaparezcan los lunares que hemos señalado en esta gacetilla.


Diario de la marina (ed. Tarde), La Habana, 17 de febrero de 1897, p. 4.

Lo que se pone en evidencia en esta reseña es que la calidad técnica del aparato o por lo menos la habilidad del operador son bastante deficientes en una época en que los problemas de proyección sin estar del todo resueltos, ya pueden controlarse. Además, el anuncio de la vista de La Habana constituye un auténtico timo, que se puede explicar tal vez porque el dueño del vitascopio se ha enterado de que Gabriel Veyre ya ha efectuado su propio rodaje. De hecho lo que se presenta es la vista Edison Fithting the Fire.Lo cierto es que el aparato, probablemente por problemas técnicos, deja de funcionar rápidamente y desaparece del panorama habanero en poquísimos días. 

Eso no significa que se esfume. La ausencia de programas en los periódicos no significa la desaparición de un aparato. De hecho, a primeros de abril, cuando Gabriel Veyre acaba de salir de La Habana, se anuncia un nuevo aparato misteriosamente denominado “Fotografías en movimiento Edison”… La desastrosa experiencia del mes de febrero y las mentiras en el programa de vistas bastan probablemente para que no se vuelva a hablar de vitascopio, pero existe una indudable continuidad entre los corpus de vistas de los dos aparatos e incluso algunas prácticas fraudulentas que siguen a la hora de presentar las vistas. Si no se puede afirmar absolutamente que se trate del mismo aparato, existen fuertes presunciones que nos conducen a admitir que estamos frente a los mismos exhibidores probablemente con el mismo “Edison”. Éstos aprovechan la salida del francés para ocupar el local al lado del cuartel de Bomberos donde empiezan a presentar las “Fotografías en movimiento Edison”, evitando cuidadosamente hablar de “vitascopio” o “proyectoscopio” los aparatos de que dispone en aquel momento el Brujo de Menlo Park. Si nos atenemos a los programas que publican los dueños del aparato Edison, podríamos pensar que dan una vuelta casi completa a lo que han sido las primeras programaciones del vitascopio. En efecto, el primer programa conocido, publicado en La Unión constitucional tiene un indudable sabor “español” con vistas de Barcelona en particular:

FOTOGRAFÍAS EN MOVIMIENTO.– Este sorprendente aparato, último invento de Edison, que reproduce con admirable perfección todos los movimientos de la vida, se exhibe en esta capital en el Parque Central, al lado del cuartel de Bomberos, por veinte centavos oro, de 7 a 11 de la noche.
He aquí el programa de esta semana:
1º. Tren expreso de Barcelona a París.
2º. Un incendio en Londres.
3º. Un invierno en Rusia.
4º. Infantería de marina española en marcha.
5º. Hipódromo de Barcelona.
6º. Las cataratas del Niágara.
7º. Un pescador con preciosos detalles.
8º. Llegada de un tren a Barcelona.
El domingo, cambio de vistas.


La Unión constitucional, La Habana, domingo 4 de abril de 1897, p. 3.

habanataconinglaterra

La Habana, Cuartel de Bomberos, salón, Teatro Tacón y Hotel de Inglaterra, c. 1900

Existen fuertes dudas sobre los títulos presentados y la realidad del contenido de las vistas. Lo más probable es que los dueños del aparato sigan con sus prácticas fraudulentas y pretendan engañar a los habaneros que tal vez tienen más ganas de ver vistas españolas que no norteamericanas. De hecho, detrás de varios títulos se disimulan vistas Edison ya proyectadas por el vitascopio. En cuanto a la fórmula es de tipo homogéneo y se limita a proyecciones a partir de las 7 de la tarde. Lo que podemos señalar es que en pocas semanas, el precio de los cinematógrafos han bajado de una manera muy significativa, en este caso sólo cuesta 20 centavos oro la entrada. En cuanto a las vistas pretendidamente “españolas” no figuran en ningún catálogo conocido, y que los dueños del aparato hayan estado en España para filmar trenes en Barcelona, resulta bastante difícil de creerlo, sobre todo teniendo en cuenta los antecedentes publicitarios del vitascopio. De hecho, se trata de cintas de Edison "maquilladas". El siguiente reclamo del aparato de Edison, publicado en el Diario de la familia, vuelve a presentar una vista española igual de dudosa que las anteriores:

En la calle del Prado frente al Parque Central y al lado del cuartel de Bomberos del comercio, se exhibe un sorprendente aparato en el cual se reproducen con admirable perfección todos los movimientos de la vida.
Dicho aparato, último invento del gran Edison ha tenido general aceptación en todas las capitales donde ha sido presentado y constituye una de las maravillas del siglo XIX.
Las personas que desconozcan las fotografías en movimiento, admirarán que son reflejo vivo de la realidad si contemplan las vistas siguientes:
Baños en San Sebastián – Cruce de un tren expreso y llegada del tren general a Biarriz [sic] – Escena de dos borrachos – El pescador de caña – Carrera de caballos – Las cataratas del Niágara – Salida del vapor San Luis de New York – Apuesta de tres comedores de melón.
Todas estas vistas se exhiben durante la presente semana de siete a once de la noche, costando la entrada con asiento, veinte y cinco centavos en billetes.


Diario de la familia, La Habana, miércoles 7 de abril de 1897, p. 4.

Que la buena sociedad de finales del siglo XIX se bañara en la Concha de San Sebastián nadie lo duda… pero el mar en Donostia en en Estados Unidos siempre es delicado localizarlo sobre todo si sólo se ve el agua y la arena en la vista. Lo cierto es que los dueños del aparato “Edison” orientan su publicidad hacia la presentación de vistas extranjeras como lo indica claramente el anuncio del Diario de la Marina que ofrece más detalles sobre la estrategia comercial de los exhibidores:

CAMBIO DE PROGRAMA.– Véanse las vistas que se exhiben esta semana en las Fotografías en Movimiento de Edison, pasatiempo establecido frente al Parque Central, al lado del Cuartel de Bomberos:
Escena una barbería.– Expreso Pullman.– Escena cómica.– El guajiro y el pescador.– Infantería de Marina.– Un hipódromo.– Trajedia en un café.– Una bailarina (iluminada).
Las tandas duran todas las noches, de 7 a 11, y cada entrada general con asiento vale 25 centavos. Se nos comunica que la Empresa ha recibido del extranjero una variada colección de preciosas fotografías, y que pronto se le enviará de París la copia del reciente duelo a espada, entre un maestro de esgrima italiano y otro francés.
¿Quién es capaz de negar los progresos que se han alcanzado a fines del siglo XIX. Ya, junto con la voz humana, se recogen todos los movimientos de la vida. A tal extremo, que en la Habana, veremos, dentro de breves días, con todos sus pelos y señales, un suceso trágico desarrollado en la capital de Francia.


Diario de la marina (ed. mañana), La Habana, sábado 24 de abril de 1897, p. 7.

En el programa, se puede apreciar de qué manera los dueños del “Edison” no vacilan en “cubanizar” el título El guajiro y el pescador, aunque por otra parte se puede notar de qué forma ya no se habla de Infantería de marina española en marcha sino de Infantería de marina a secas, ni de Hipódromo de Barcelona sino de Un hipódromo. Lo que sí parece relevante es el anuncio de nuevas vistas entre las cuales está un duelo –recordemos que Gabriel Veyre él sí que dispone de un vista de un duelo rodado en México por él– entre un maestro de esgrima, tal vez el famoso Pini, y otro francés. Al parecer, las vistas esperadas no llegan o si llegan no se proyectan, porque este local es víctima de un triste percance, como lo ha sido semanas antes el aparato de Veyre. Un principio de incendio, más grave que el del francés, se declara el domingo 25 de abril echando a perder, entre otras cosas, unas cuantas cintas:

PERCANCE SENSIBLE.– Ante numerosa concurrencia había celebrado algunas tandas el domingo el cinematógrafo de Prado, junto al teatro de Tacón, cuando a las 7 ½ de la noche, en los momentos en que la sala de espectáculos estaba vacía, se declaró fuego en el aparato eléctrico, quemándose algunos rollos de fotografías. En el acto se trajo el Extinguidor de Incendios de los Bomberos del Comercio y cesó el peligro; pero hubo que suspender las exhibiciones, por los estragos que había hecho el voraz elemento. Y van dos principios de fuego en el propio local, aunque en dos cronofotógrafos distintos…


Diario de la marina (ed. mañana), La Habana, martes 27 abril de 1897, p. 6.

Está claro que el local no está previsto para las proyecciones cinematográficas y este segundo incendio sólo precede en pocos días la tragedia del Bazar de la Charité. Con se puede suponer, las exhibiciones se suspenden, por una parte porque se queman unas cuantas cintas y por otra parte porque el incendio obliga a arreglar el local. Por una curiosa coincidencia, se estrena un cinematógrafo en el Panorama Soler, al día siguiente del incendio del local que linda con el cuartel de bomberos. Y no se puede excluir de nuevo la continuidad entre los dos aparatos. En efecto, en el Panorama Soler se presenta un Proyectoscopio Edison que también puede ser el aparato “Edison” que se ha salvado del incendio. El primer anuncio del cinematógrafo del Panorama Soler se publica en La Lucha a finales del mes de abril:

SECCIÓN DE ESPECTÁCULOS
Panorama Soler. – Bernaza 3. Función por los Fantoches. Juegos de mano. Vistas de la guerra. Función diaria.
Exhibición del Cinematógrafo.


La Lucha, La Habana, lunes 26 de abril de 1897.

El Panorama Soler ofrece programas muy amenos y variados y su público es principalmente el de los niños. Presenta en particular vistas panorámicas de actualidad y de los sucesos de la guerra. También presenta números de prestidigitación:

TEATRO PANORAMA SOLER.– Este conocido salón-teatro constituye, con sus amenos y variados programas, un verdadero deleite de los niños, y también de los que no son ya niños.
Diariamente se modifica el programa: vistas panorámicas de actualidad, sucesos culminante de la guerra, inimitables fantoches que ejecutan chispeantes piececitas teatrales, intermedios de canto y prestidigitación y, como clou del programa, el ocurrente negrito Canuto, que hace desternillar de risa al que de más taciturno se precie.
Pronto se inaugurará el gran museo de figuras de cera.
Con que, animarse y al teatro Soler.


La Unión constitucional, La Habana, domingo 11 de abril de 1897, p. 3.

En un nuevo programa del mes de julio, en una gacetilla se señala que se trata de un proyectoscopio, el aparato Edison adaptado del kinetoscopio.

ACTUALIDADES
Sigue viéndose favorecido por nuros [sic] familias el precioso Proyectoscopio establecido en el teatro “Soler”, frente al parque de Albear.
Nuestro amigo Soler tiene en ese mismo local un bonito teairo [sic] en el que todas las noches lucen sus habilidades unos bien dirigidos “fantoches”.


La Lucha, La Habana, viernes 2 de julio de 1897, p. 5

Dada la variedad de espectáculos que ofrece el Panorama Soler, no hay que extrañarse de que las informaciones sobre el proyectoscopio y sus programas sean tan limitadas, y por supuesto no sabemos hasta cuando siguen las proyecciones en el Panorama Soler.

Entre febrero y julio, por lo menos, la influencia de Edison y de su tecnología es patente en La Habana. Un mismo aparato –o tal vez dos– proponen a los habaneros vistas animadas principalmente americanas, a pesar de la publicidad discutible de los empresarios. Comparándolo con el cinématographe Lumière y las exhibiciones organizadas por Gabriel Veyre, no hay color tanto en la variedad de películas como en la calidad de las exhibiciones, aunque las del francés no hayan sido del todo perfectas. En Cuba, como en otros lugares como México, los Lumière tienen la suerte de imponerse frente a la competencia, pero este éxito es de hecho bastante limitado e incluso en La Habana le salen otros competidores.

El corpus “Edison”, o sea el que constituyen las vistas proyectadas por el vitascopio y las “Fotografías animadas” –ya que consideramos, como lo hemos indicado, que se trata del mismo aparato o de los mismos dueños de dos aparatos– podría ser de los más interesantes, por presentar unas pretendidas vistas españolas, pero como se ha visto, no son más que un timo de los exhibidores. De hecho, es probable que el número de vistas Edison no pase de veinte. Un caso particular es el de la Apuesta de tres comedores de melón, que podría pertenecer tanto al catálogo de Edison como de la Biograph, ya que en la vista Edison, sobre un tema similar, Watermelon Eating Contest  sólo aparecen dos comedores de melón, cuando en la de la Biograph aparecen cuatro personas.

La gira de Gabriel Veyre por Cuba (marzo-abril 1897)

El 29 de marzo de 1897, el pionero exhibe diez vistas, en Cienfuegos, durante la gira del actor La Presa (Cine, El portal del 7ª Arte, Cienfuegos). Al parece permanece algunos días en la ciudad::

Respecto a espectáculos públicos, Cienfuegos es actualmente una de las ciudades más favorecidas. Cuenta con una Compañía Cómico-Dramática en que figuran Clara Fernández y Sánchez Pozo, y en la que acaba de ingresar el Fregoli-habanero señor La Presa, y cuenta también con el Cinematógrafo Lumière, propiedad del inteligente electricista Mr. Gabriel Veyre.


Diario de la marina (ed. tarde), La Habana, domingo 4 de abril de 1897, p. 6.

cienfuegostestroterry

Cienfuegos, Teatro Tomás Terry (principio del siglo XX)

Estas exhibiciones tienen lugar en el Teatro Tomás Terry que se ha inaugurado en 1890, y Cienfuegos es así una de las primeras ciudades cubanas, después de la Habana, en descubrir el cinematógrafo. Sabemos además que está en Santa Clara de donde envía, el 10 de abril, una carta al Consulado Francés de Caracas para que guarden las cartas y los paquetes (Caracas, Amb., 164. Archives Diplomatiques de Nantes, Francia). Es bastante probable que organice sesiones cinematográficas en el teatro La Caridad. Tampoco se puede excluir que el pionero esté en otras partes de la isla durante su ausencia de varias semanas de la capital.

1899santaclaralacaridad

Teatro La Caridad, Santa Clara, 1899
© Biblioteca archivo de Santa Clara (Cuba)

El biograph de Jorge Suaston (La Habana, abril-junio 1897)

A primeros del mes de marzo, se empieza a anunciar en La Habana, el nuevo fonógrafo de Bettini, lo cual muestra que el interés por los aparatos de audiciones es similar a los de imágenes animadas. El aparato presentado, anunciado como “micro-phonograph de Bettini” es una especie de grafófono que, como éste, le permite a un público disfrutar de audiciones colectivas:

EL MICRO-PHONOGRAPH DE BETTINI.– Hace dos días que dicho maravilloso aparato se empezó a exhibir en Neptuno, número 2, entre el Café Central y el Centro Alemán.
Dicen los empresarios que “la sabia combinación del invento de Edison con el ingenioso mecanismo de Bettini, facilita al público el modo de recrearse con las mejores óperas del repertorio lírico, percibiendo las voces de los cantantes más afamados de Europa.
La ventaja del aparato que por primera vez se exhibe al público de esta capital, consiste en oír, desde su asiento, las reproducciones del Micro-photograph, sin tener que aplicar al oído trompetilla ninguna.
Desde la ópera más majestuosa hasta el canto popular más sencillo, todo lo reproduce maravillosamente nuestro aparato.”
Y efectivamente, en aquel saloncito oímos difíciles trozos de ópera, canciones inglesas y cantos populares, ejercitados por artistas y aficionados distinguidos.
Las exhibiciones son, de una a once de la noche, por tandas de a 20 personas. Precios: personas mayores 30 cts.; niños, hasta siete años, 20 cts.
Cerraremos estas líneas recomendando a nuestros lectores tan culto como agradable pasatiempo.


Diario de la marina (ed. mañana), La Habana, domingo 7 de marzo de 1897, p. 6.

La presentación del fonógrafo Bettini y de los aparatos cinematográficos en La Habana es sin duda un claro aliciente para que Jorge Suaston, arrendatario del teatro Irijoa decida marcharse a Estados Unidos para comprar un fonógrafo y un cinematógrafo. Jorge Suaston es una figura  conocida en La Habana finisecular y se le dedican largos artículos como el que publica Rafael Blanco de Santa Coloma, el cronista de la revista El Hogar:

TEATROS
YRIJOA
Jorge Suaston determina una figura de simpático relieve entre nuestros más populares empresarios teatrales.
Desde hace muchos años vive librando la existencia en esa lucha constante de todos los días, de todos los minutos, cuyo fin estriba en atraer al público, ofrecerle novedades y hacer prosperar su empresa.
Activo, laborioso, e infatigable, preciso es confesar que Suaston vence en su loable empeño.
Yrijoa que representa en nuestra sociedad el único ejemplar del teatro clásico, vive floreciente desde que lo tiene al frente de sus espectáculos.
En todo el año no ha cerrado ni una sola vez sus puertas. A pesar de actuar con éxito otros teatros, por encima de lo que los fatalistas llaman, estos, calamitosos tiempos, Yrijoa ha ofrecido constantemente al público, con perfecta regularidad sus funciones y ha sabido vender valientemente las visisitudes [sic], flotando siempre victorioso sobre todas las contrariedades.
Esto se debe a una buena e inteligente dirección y al gran espíritu de armonía que anima a los que con el Sr. Suaston dirigen los trabajos de Yrijoa.
Si se repasa con cuidado la labor de toda la temporada hecha sobre aquella escena se hallará que quizá ningún otro teatro en la Habana ha ofrecido tantos y tan variados estrenos como este.
Se me podía alegar que muchos de ellos han sido poco afortunados, pero entre tantos, ni todos pueden ser buenos, ni la estrema [sic]bondad característica en Jorge Suaston sabe rechazar una obra que se le ofrece y su anhelo de alcanzar un éxito para el autor le mueve a aceptarla aún a riesgo del fracaso.
El último viaje que ha efectuado prueba su incansable diligencia en beneficio de Yrijoa. El grupo de bailarinas que presenta es muy aceptable y sus bailables cultos y vistosos animan los intermedios. El prodigioso aparato de fotografías en movimiento que estrena hoy sábado es lo mejor, lo más perfecto que hasta el día se ha hecho y es seguro que logrará ruidoso éxito. Se exhibición tendrá lugar todas las noches entre 10 y media y 11 y media con vistas sorprendentes en colores.
Yrijoa es en la actualidad un teatro culto animado, bien dirigido que ofrece continua novedad en sus espectáculos y esto se debe a la sabia e inteligente iniciativa de Jorge Suaston.

RAFAEL B. SANTA COLOMA.


El Hogar, periódico artístico, literario y de intereses generales, La Habana, año XIV, núm. 11, domingo 11 de abril de 1897, p. 8.

Una figura de esta índole sólo puede despertar el interés del mundillo teatral de la capital y su viaje a Nueva York es ampliamente comentado por la prensa habanera. Uno de los primeros en anunciar, a mediado de febrero, la próxima salida del empresario es el Diario de la Marina:

El próximo sábado partirá para Nueva York, nuestro amigo D. Jorge Suaston, uno de los empresarios de Irijoa, con objeto de contratar allí algún espectáculo a propósito para dar variedad a las funciones que se ofrecen en el Edén de los Jardines, durante el verano. Buen viaje y pronto regreso.


Diario de la marina (ed. tarde), La Habana, martes 16 de febrero de 1897, p. 4.

Lo cual se confirma con otra nota de prensa del sábado siguiente:

En el vapor Ciudad Condal, se embarca hoy con dirección a Nueva York, nuestro apreciable amigo el señor don Jorge Suaston.
Le lleva a la vecina república el deseo de contratar artistas que vengan a ofrecer algún ameno espectáculo en los intermedios de las funciones que se verifican en Irijoa.
Celebramos la determinación del conocido empresario y le deseamos un feliz viaje.


Diario de la familia, La Habana, sábado 20 de febrero de 1897, p. 4.

Jorge Suaston llega así a Nueva York, el 24 de febrero a bordo del Ciudad Condal. Sabemos que en aquel momento tiene 56 años, o sea que ha nacido hacia 1841 (ancestry.com). Resulta significativo que la prensa siga con tanto interés el viaje de Jorge Suaston a Nueva York y es de suponer que tiene buenos amigos periodistas que convierten este viaje en todo un acontecimiento, aunque dichos articulistas pueden ser algo impreciso a la hora de nombrar los aparatos:

El día 30 del próximo pasado mes se embarcó para esta ciudad el conocido empresario D. Jorge Suaston, quien pasó a Nueva York con objeto de traer algunas novedades para el teatro de las cien puertas, entre ellas el magnífico Diafracma de Betini, patente de Marzo de 1897, que según el juicio de personas que lo han visto funcionar, es la verdadera maravilla del siglo; el Biosgros [sic], patente del 2 de Marzo 1897, y un escogido cuerpo de bailes francés e italianos, para los intermedios de las obras que se pongan en escena.


Diario de la familia, La Habana, sábado 3 de abril de 1897, p. 4.

El aparato no es un dudoso “Bisgros”, sino un Biograph, cuyo nombre se españoliza en “biograf”, de la American Mutoscope Company, creada en 1895, y que la empresa propone a la venta desde el verano de 1896. Se trata del más directo competidor del vitascopio que, como se ha visto además, no funciona correctamente en La Habana. La singularidad del biograph es que, como el aparato de Demenÿ, que también se va a inaugurar en La Habana, es que no utiliza el formato estándar en aquel momento, el 25 mm, sino celuloide de 68 mm, o sea casi el doble, eso para evitar problemas de derechos con Edison. A su regreso, pocos días después, el empresario Suaston puede presentar su nuevo aparato. En este caso, y a la diferencia de lo que han sido las exhibiciones del cinématographe y del vitascopio, el biograf se presenta en el teatro Irijoa, una de las salas más conocidas de la capital cubana:

Y antes de terminar estas líneas, comunicaremos al público que los Empresarios de Irijoa, dentro de pocos días establecerán una tanda especial, de diez y media a once y media, para exhibir El Biograf, o sea un magnífico aparato cinematógrafo, en que se presentan al natural escenas de la vida. Cada entrada con asiento valdrá 20 centavos, y en el programa tomará parte, además, la Cosmopolitan Troupe.


Diario de la marina (ed. mañana), La Habana, miércoles 7 de abril de 1897, p. 6.

Edificado durante 1883, el teatro Irijoa, conocido como el “teatro de las cien puertas” se ha inaugurado el 8 de junio de 1884. Así se llama en honor a su dueño, el vasco Ricardo Irijoa, es un coliseo elegante, cómodo y especialmente adaptado para las representaciones veraniegas:

En la calle de Zulueta esquina a Dragones, elévase el bonito teatro, que llevando el mismo apellido de su fundador, el vascongado Don Ricardo Irijoa, ocupa un área de 4100 varas cuadradas, 1680 de las cuales corresponden al edificio propiamente. El resto pertenece al vestíbulo a los jardines gratos en realidad que lo circundan. Con local suficiente para 1690 personas, 1090 de las cuales pueden sentarse en 22 palcos de a 6 sillas y 22 de a 4: en 400 lunetas, 70 butacas y en 400 asientos y gradas de tertulia.
Fabricado en harmonía con las exijencias de nuestro clima, el teatro Irijoa es el más fresco de la Habana. En él han actuado artistas de toda categoría; pero como desde ha largo tiempo ocúpalo una aplaudida compañía bufa, bien puede llamarse el teatro de los bufos.
A la actual empresa –Suaston y Generoso–débese así el buen orden de la casa, como lo que pareció imposible en otra época; que funcionase diariamente con abundante público. Inauguróse el domingo 8 de junio de 1884 con una compañía de aficionados, a beneficio del colegio El Buen Pastor. Hoy es propiedad de la señora viuda de Irijoa e hijos.


Rafael Pérez Cabello, op. cit., p. 156.

Se ofrecen además bailes elegantes, a los cuales acude la flor y nata de la sociedad de La Habana. A la entrada del teatro, hay un jardín con fuentes, con mesas donde se pueden tomar refrescos. Tiene tres pisos de palcos y butacas, en la calle Dragones entre Zulueta y Prado. Se dedica principalmente a presentar obras de género popular, aunque también se presentan obras operísticas. Posteriormente, el 17 de enero de 1899, cambiará su nombre por el de teatro Martí. Es el único teatro conservado en La Habana del periodo colonial. En el momento en que se va a presentar el biograf, lo gestionaban los dos empresarios D. Jorge Suaston y D. Generoso González.

1898habanairijoa

Teatro Irijoa, La Habana (1897)
Rafael Pérez Cabello, op. cit., p. 156.

La inauguración tiene lugar el sábado 10 de abril, y el biograf se presenta en un espectáculo que comprende también audiciones de un fonógrafo y números de la Cosmopolitan Troupe, compañía franco-italiana:

TANDA DE MODA.– Hoy se inaugurará en el Edén de los Jardines la función extraordinaria que se verificará en aquel teatro todas las noches, de diez u once, y que consta de exhibición del notable aparato, El Biograf, calificado de verdadera “maravilla del siglo” (Fotografía de movimiento); diversos bailes cómicos, por la Compañía francesa e italiana; exhibición del legítimo fonógrafo de Bettini, con el que se ofrece un brillante concierto vocal y instrumental. La entrada general con derecho al asiento, vale 30 centavos; la entrada a tertulia con id., 20 cts.


Diario de la marina (ed. tarde), La Habana, sábado 10 de abril de 1897, p. 4.

Si bien se presentan tanto el biograf –a veces wiograf– como el fonógrafo de Bettini, no lo hacen unidos sino totalmente por separado como lo confirma la crónica de Conde Kostia reproducida más abajo. Como muchos de los aparatos de los inicios, la puesta a punto es bastante delicada y los pioneros –sobre todo cuando no están formados– tienen bastantes dificultades para hacer funcionar correctamente el cinematógrafo. Así le pasa al propio Jorge Suaston que intenta explicar las razones de su medio fracaso en la sesión inaugural. Para seguir los pasos de la llegada del nuevo invento a La Habana, las crónicas de Conde Kostia son una auténtica delicia; este periodista es un auténtico honnête homme, culto, inteligente, humorista y atento a todas las novedades que en los años finiseculares van invadiendo el mundo. Merece reproducirse en su integridad la cónica que dedicó al biograf de Suaston, que se puede contrastar con la de Rafael B. Santa Coloma:

Correo de teatros
Todas las cosas buenas mal presentadas —sin dejar de ser buenas, parecen medianas. Esta verdad de Perogrullo ha quedado demostrada una vez más en la primera presentación del Fonógrafo Bettiny y en la misma primera del Biograf, de un discípulo de Edison (presentados por primera vez el sábado en Irijoa).
Suaston, además, tan simpático y tan inteligente en la vida privada (y conste que a mí no me gusta entrar en las vidas privadas), no da pie con bola cuando habla en público. Y él explicaba las gracias extrañas del fonógrafo que anoche se exponía en su teatro.
Suaston, hablando en público, tiene todas las intermitencias de comprensión de un sordo; algo así como alucinaciones del oído que le hacen escuchar por detrás cuando le hablan por delante.
Así se esplica [sic] que equivocara los tubos y que anunciando el aria de la pira de Il Trovatore, con su ut de poitrine, encajara el cilindro de gutapercha, tecleara la especie de maquinita de coser que es la base en que apoya su enorme cuerno de oro el fonógrafo, corriera el tornillo… y saliese un trozo de Rigoletto… y un zut! de poitrine, dado por el público.
Así se esplica también que ante la impaciencia del público, anunciara que la imperfección atestiguada del fonógrafo, el sábado, se debía a que el acumulador se descompusiera hacia dos días. Lo natural es que lo que el público dijo: “entonces porque lo pone usted?” Si en vez de ser Suaston –como el personaje de la más española de las zarzuelas modernas, lleva farol.
Y es muy justo que lo lleve. La vela de ese farol está encendida con cerillas de simpatía.
Pero aún con la malandanza de la primera noche, podemos afirmar que el fonógrafo exhibido en Irijoa es el más completo y el más sorprendente de cuantos han venido a la Habana. Allí la voz canta, y es voz; en los otros la voz maulla y es laringe de gata o carraca de niño recién nacido. Si lo presentan bien, dará juego.
El Biograf” —en verdad, una maravilla, corrió menos mala suerte en el público. Descompuso algo la cosa al presentar al revés alguno de los cuadros. “La emoción insuperable de un debut”, me decía Suaston anoche. (Tiene razón).
El “Biograf” es un aparato de igual género que el Cinematógrafo abierto junto a Tacón. Pero en triple tamaño y de colores. De más relieve también.
Lo que más agradó al público fue la Serpentina y su cambio fantástico de tonos en el fuego de los focos y reflectores.
Un verdadero encanto de los ojos en aquella hermosa gama de colores, que empezando en la gracia blanca de la nieve virgen, se degradaba en matices de ópalo desesperado, para morir en el color de los colores: el de vientre de pulga con fiebre de leche.
El Biograf ha gustado. Tenía que gustar. Ya se ha realizado el movimiento y el color. Falta el ruido. Ya vendrá; que el hada Electricidad camina en la ciencia y el arte a pasos de gigante.
Y para que el éxito de dinero sea triple, aconsejamos a Suaston que reproduzca sobre el blanco lienzo en que se proyectan las figuras, cosas de aquí y que sean populares: por ejemplo, la fábrica de Sidra Achampañada de la Cruz Roja, en el momento de estarse elaborando en casa de Crusellas; la librería de José López, los días que llegan “El Imparcial” o “El Heraldo”; un simulacro de Bomberos, la sala de Payret una noche de fiasco, la primera tanda de Alhambra cuando se estrene “Caballería Chulesca”, “A et sic de coeteris”.
Entonces no hará falta la explicación preliminar que acompaña cada vista; explicación hecha, por cierto, con muy poca gracia por el encargado, el sábado, de darla al numeroso público que llenaba Irijoa.
Anoche, más seguros los organizadores de la tanda, salió sin un tropiezo la exhibición del Fonógrafo y “Biograf”. La entrada, un lleno.

CONDE KOSTIA


La Lucha, La Habana, lunes 12 de abril de 1897, p. 1.

Como lo señala al final de su crónica, las cosas mejoran a partir del día 11 y el éxito del biograf es sin duda relevante ya que las exhibiciones duran hasta finales de junio de 1897. El que algunos días más tarde el mismo Conde Kostia le dedique al mismo aparato otra crónica más breve muestra en cualquier caso la importancia que tiene en aquel momento Jorge Suaston y su teatro Irijoa:

CORREO DE TEATROS
Tanto se ha hablado del Biograf-Suaston, que casi llego tarde. Pero no con daño, porque el [sic] el elogio será merecido. Suaston se ha sacrificado y su sacrificio se ha visto recompensado. Como novedad en la Habana, el Biograf-Suaston es una novedad.
Es el vencedor del Cinematógrafo –porque es más completo que el Cinematógrafo, tal como el Cinematógrafo se ha presentado en la Habana. – Tal es la opinión del público que llena todas las noches Irijoa, atraído por las novedades que en el Biograf le ofrece el lictor atlético que se llama Jorge Suaston.
El Biograf de Irijoa viene a ser algo así como la omnipotencia en la omnilocura. Todos los progresos de la luz se han dado cita para el mayor encanto de los ojos en aquel cuadrado de tela que se ilumina de pronto con todos los colores del prisma. El Biograf-Suaston ha contrabalanceado el triunfo de Loïe Fuller.
Suaston es un empresario a la americana. Cada quince días novedades nuevas. Su Biograf es la primera de la serie de sorpresas que guarda a su fiel clientela. Como Barnum, tiene agarrado el narigón del público. Y lo lleva, vaca mansa, a su teatro, hoy de ciento cuatro puertas. (Cuatro más que en tiempo de Fornaris.)
No describiré las vistas que ofrece a la admiración del público el Biograf-Suaston. Para qué? Toda la Habana ha aplaudido el Fuego en un establo, la salida de los bomberos a un fuego, donde se ven pasar vertiginosamente bombas y carreteles (vista que se hace repetir cinco y siete veces por el público entusiasmado), y las otras análogas, de efecto maravilloso, ejecutadas impecablemente. Sería inútil la descripción; todos las han visto… y aplaudido.
Siga Suaston, implantando en Irijoa las novedades aún exóticas en la Habana, gaste noblemente su actividad en esos atractivos que la Habana prefiere y el triunfo será suyo. Mejor dicho: ya lo es.
Y le será tan fácil continuarlo para honra y provecho suyo y satisfacción de su leal público!

CONDE KOSTIA


La Lucha, La Habana, jueves 29 de abril de 1897, p. 5

El entusiasmo de Aniceto Valdivia es total, y lo más relevante está en la comparación que establece entre el cinématographe de Gabriel Veyre y el biograf de Jorge Suaston a favor de este último. Si bien es cierto que el entusiasmo –tal vez pretendiendo compensar un poco su crónica anterior– puede ser algo exagerado, lo cierto es que el biograf ofrece ventajas sobre su competidor: el color de algunas vistas y el tamaño triple de la pantalla. Las crónicas de Conde Kostia son bastante excepcionales sobre todo porque no solo dan la impresión del cronista sino que además son retratos llenos de vida de la Habana finisecular y la reacción del público y su entusiasmo al ver las películas de los bomberos –en realidad, vistas norteamericanas– se describen con mucha exactitud. Aunque el corpus era muy probablemente bastante limitado, resulta interesante señalar la incidencia que tuvieron las películas de bomberos que también recogió otro periódico:

NOTAS TEATRALES
Desde el miércoles se ha cambiado el programa en el Biograf de Irijoa. Actualmente se exhiben allí las siguientes vistas:
El Baño.-Riña en un Corral.-Baile Francés.-El Carro de la Policía recogiendo los borrachos.-Salida de Bombas y Carreteles para un incendio.-Ejercicios por la equilibrista y contorsionista Srita. Antonio.
La penúltima se hace repetir cuatro o cinco veces, por su belleza y verdad.


Diario de la marina (ed. mañana), La Habana, domingo 25 de abril de 1897, p. 6.

Es algo que tiene su explicación como veremos. Jorge Suaston es probablemente un empresario a la americana y sabe variar las fórmulas, renovando los espectáculos que ofrece con ofertas especiales como sesiones organizadas especialmente para los niños:

NOTAS TEATRALES– La Empresa de Irijoa, animada por el éxito que alcanzó el pasado domingo, ofrecerá el próximo una fiesta dedicada a los niños compuesta de dos juguetes cómico-líricos y hermosas vistas de movimiento, por el Viograf.
También habrá regalos para los pequeños espectadores. Con que váyanse preparando los padres de familia, a fin de soltar la mosca.


Diario de la marina (ed. mañana), La Habana, viernes 30 de abril de 1897, p. 3.

Lo cual se completa, unos días más tarde con el anuncio de un espectáculo para los “nenes”:

NOTAS TEATRALES-
Por orden de Suaston, director de escena de Irijoa, en la función que allí se llevó a cabo anteayer a medio día, no se rifaron los juguetes, sino se repartieron entre los niños presentes, alcanzando para todos.
Según noticias, el mismo empresario ofrecerá más adelante un espectáculo, dedicado a los nenes, que ha de llamar la atención extraordinariamente ¿Qué será, qué no será?


Diario de la marina (ed. mañana), La Habana, martes 4 de mayo de 1897, p. 6.

Esta adaptabilidad también la encontramos con la celebración de una tragedia que marca la capital cubana: el incendio de la ferretería Isasi que ha tenido lugar el 17 de mayo de 1890 y que ha costado la vida a 25 bomberos. Así lo anuncia la prensa:

NOTAS TEATRALES
Con objeto de conmemorar el “17 de mayo”, la Empresa de Irijoa, ensaya un apropósito nominado Los Bomberos, en el que toma parte la actriz genérica Petra Moncau. La propia noche se exhibirán en el Viograf Suaston las vistas Incendio en un Establo, En camino del Siniestro, y una Bomba Funcionando.


Diario de la marina (ed. mañana), La Habana, jueves 6 de mayo de 1897, p. 7.

Sin embargo, podemos suponer que el corpus de las vistas del biograf es bastante reducido y las vistas anunciadas son muy pocas al fin y al cabo, y el Diario de la marina no recoge mucho los programas, siendo el siguiente uno de los pocos que ofrece algunos títulos:

… Después de la representación de Los Hijos de la Habana, en Irijoa, el público sale exclamando: “¡Esto tiene sabor literario!” Lo que prueba que las mamarrachadas que allí se ofrecen a menudo, no le han estragado el gusto.
En la función de moda del lunes, el hermoso Viograf, que trajo de los Estados Unidos el Sr. Suaston desarrolló una vista iluminada representando un baile de campesinos; otra que figura el primer iring [sic] entre dos famosos boxeadores, y las tan aplaudidas “Fuego en un Establo” y “Bombas y Carreteles camino de un siniestro”.


Diario de la marina (ed. mañana), La Habana, miércoles 12 de mayo de 1897, p. 7.

En cualquier caso, la fórmula adoptada por los empresarios del teatro Irijoa es de tipo mixto y el cinematógrafo funciona como uno de los números ofrecidos, un complemento a obras zarzueleras en general. Lo cierto es que dura bastantes semanas, casi tres meses, pues la última reseña parece ser la que figura en el Diario de la marina el 27 de junio de 1897, en la sección “espectáculos” (Diario de la marina, La Habana, domingo 27 de junio de 1897, p. 3.). Jorge Suaston ha decidido emprender una tournée para exhibir el biograf y el fonógrafo:

Suaston emprenderá una tournée artística por los pueblos colindantes de La Habana exhibiendo su magnífico Wiograff [sic] con el fonógrafo Bettini y a su regreso saldrá inmediatamente para Europa.
Enrique Fontanills


El Hogar, La Habana, domingo 27 de junio de 1897, p. 14.

Esta tournée empieza al parecer por Guanabacoa que descubre así el aparto americano:

NOTA TEATRAL
[…]
El Biograf-Suaston se presentará el sábado en Guanabacoa, en el Salón de las Ilusiones donde, hay ansia de verlo.
También hará sus aplaudidas esperiencias [sic] el Fonógrafo Bettini.


La Lucha, La Habana, martes 29 de junio de 1897, p. 5.

En lo que hoy es cine Carral, antes Teatro Carral, está, en el siglo XIX, el Salón de Bailes Isabel II que se constituye en Sociedad Filarmónica Isabel II, el 13 de enero de 1850, y poco después se convierte en el Salón de las Ilusiones, antes de cambiar de nombre, en 1924, cuando es retomado por la familia Carral. El biograf es el segundo aparato, después del cinématographe de Gabriel Veyre, en salir de la Habana para ofrecer exhibiciones, y no es el último ese año. El biograf de Jorge Suaston pertenece a una tercera categoría frente a los “imperialistas” Lumière y Edison, se integra naturalmente en el programa de un teatro, en este caso, el Irijoa y el aparato tiene la suerte, además de sus calidades intrínsecas, de ser presentado por un empresario entusiasta. Al presentar su biograf combinado con zarzuelas y obras presentadas en el Irijoa, Jorge Suaston no necesita disponer de un repertorio muy importante. Existen algunas correspondencias con el corpus “Edison”, pero se deben más a coincidencias naturales, ya que los diferentes catálogos disponen, en parte por lo menos, de vistas de temas similares. Probablemente el corpus “Suaston” no pase de las doce vistas y se vuelven a presentar a lo largo de los días. Las vistas pertenecen, en cualquier caso, a diferentes catálogos, y en particular, al de Edison y al de la American Mutoscope Co que comercializa el biograph.

El cronofotógrafo Demenÿ (La Habana, abril-junio 1897)

Antes de que Gabriel Veyre salga de La Habana, la prensa anuncia la llegada de un nuevo competidor, bastante más serio que el vitascopio. Se trata de un cronofotógrafo Demenÿ, de mejor calidad, y capaz, en caso de que fuera el 60 mm, de proyectar con un mejor resultado, incluso que el Lumière:

CROMOFOTÓGRAFO [sic] DEMENY.– Dentro de pocos días llegará a la Habana este aparato, conceptuado como el mejor para hacer proyecciones animadas y con los colores naturales. Según los periódicos de París, dicho aparato ha tenido un éxito extraordinario en los principales teatros de aquella capital.
Nos aseguran los empresarios, nuestros amigos los señores Estrada y Armas, que se disponen a proporcionar al público habanero ratos muy agradables y grandes sorpresas. Les damos la enhorabuena, deseándoles buen éxito en su empresa.


Diario de la marina (ed. mañana), La Habana, viernes 5 de marzo de 1897, p. 7.

Los dos empresarios Estrada y Armas tienen confianza en un aparato francés, lo cual merece ser señalado dado que, como se ha podido apreciar, La Habana está bajo dominación tecnológica de Lumière y de Edison. También La Unión constitucional anuncia la próxima instalación del cronofotógrafo Demenÿ:

CRONOFOTÓGRAFO DEMENY – Muy pronto tendremos en esta capital este nuevo aparato para proyecciones animadas y en colores naturales y que ha sido el que más éxito ha tenido en las principales ciudades de Europa, especialmente en París, en los teatros Chatelit [sic], Olimpia y en el Palmarium del Jardín de aclimatación.
Felicitamos a los empresarios Sres. Estrada y Armas, deseándoles obtenga el Cronofotógrafo en esta el mismo éxito que en Europa.


La Unión constitucional, La Habana, jueves 4 de marzo de 1897, p. 3.

El anuncio recupera la información que se encuentra habitualmente sobre el Cronofotógrafo y en particular la presencia del aparato en los teatros de Chatelet, Olimpia y en el Jardín de aclimatación de París es un argumento promocional que figura en los anuncios de la prensa francesa. Sin embargo, por razones desconocidas, la llegada del Cronofotógrafo Demenÿ se retrasa unas semanas y sólo llega a presentarse a mediados de abril:

Atentamente invitados por los señores Estrada y Armas, empresarios del Cronofótografo–Demeny instalado en la calle del Prado frente al Parque Central, entre los “Helados de París” y “El Cosmoplita”, tuvimos el gusto de asistir en la noche del sábado último a la inauguración de dicho aparato.
El local donde se exhibe el citado invento, es amplio y está elegantemente decorado. La pizarra en que aparecen las fotografías de movimiento es de tres metros de largo por dos de ancho aproximadamente.
El aparato funciona bien y las vistas aparecen con la claridad suficiente. He aquí las que vimos y que se exhibirán durante la presente semana.
1º. Desembarque del pasaje de un vapor “Golondrina” en un muelle del Sena (París). 2º Cisnes y cigüeñas en el estanque del Parque de Vichy (Con colores) 3º Riña entre jugadores 4º Procesión del Carnaval en Niza. 5º Labrador arando (con colores) 6º Marcha hacia atrás en la Avenida de la Opera de París 7º Baño de negros en Túnez 8º Danza “La Serpentina” (con colores).
La exhibición es diaria, de siete a once de la noche, y la entrada general con asiento vale veinte y cinco centavos.


Diario de la familia, La Habana, martes 13 de abril de 1897, p. 4.

Además de la descripción de la sala, es interesante el formato de la pantalla ya que el Cronofotógrafo, en aquel momento, sigue siendo el de 60 mm, lo cual permite una proyección de muy buena calidad, comparable sin duda alguna a la del cinématographe Lumière. El lugar de exhibiciones, el salón de Variedades, es el mismo que ha ocupado semanas antes el vitascopio que ha desaparecido de manera muy rápida y misteriosa. En cuanto a este cronofotógrafo, figura de manera irregular en la sección “espectáculos” y se anuncia también en los anuncios por palabras.

cubacronofotografo

Anuncio del Cronofotógrafo Demeny
Diario de la Marina, La Habana, 19 de abril de 1897

No deja de ser gracioso que en el preciso momento en que este cronofotógrafo está presentando una vista de “La Serpentina”, esté precisamente Loïe Fuller en el teatro de Albisu:

TEATRO DE ALBISU– Loie Fuller
Continúa la renombrada artista siendo el gran atractivo para el popular coliseo de la antigua plaza de Mouserrate. Todas las noches se ve Albisu favorecido por un público tan numeroso como selecto, que se renueva día por día y que admira y aplaude con entusiasmo a Mis Loie Fuller en sus originales danzas. Anoche se sustituyeron tres de éstas por otras tantas nuevas, en las que fue, como siempre, inmensamente aplaudida. Las nuevas danzas de Miss Fuller se denominan: La Serpentina, su creación, fuente y origen de las otras: Las Transformaciones y La Violeta. Continúan en el programa, esta noche, con dichas danzas, las que se titulan El Fuego y El Lirio del Nilo, que son sin disputa las más grandiosas y artísticas de su repertorio.


Diario de la marina (ed. tarde), La Habana, 21 de abril de 1897, p. 4.

1898habanaalbisu

Teatro Albisu (La Habana, 1897)
Rafael Pérez Cabello, ob. cit., p. 122.

El teatro Albisu es un elegante local en el edificio del Centro Asturiano y fue restaurado posteriormente. Se estrenan comedias, dramas y óperas:

El 17 de diciembre de 1870, abrióse el teatro de Albisu […]
Fabricado a espensas de un hijo de Guipúzcoa, don José Albisu, ocupa este teatro un área de terreno de 932 metros y 80 centímetros cuadrados. Caben en él unas 2,500 personas, pudiendo estar sentadas 1,634 en 494 lunetas, 88 butacas, 42 palcos y 800 en asientos y gradas de tertulia y cazuela.
Situado en un punto excelente, a la salida de la calle del Obispo, frente a la Manzana de Gómez, es el teatro que más ha contribuido a la aclimatación entre nosotros del “género chico”. Cuidadoso de sus compromisos, Albisu funciona todo el año y hoy es propiedad de don Juan Azcue.


Rafael Pérez Cabello, op. cit., p. 122.

Como se sabe, la Loïe Fuller nunca ha rodado ninguna danza serpentina para el cinematógrafo… y en cualquier caso el cronofotógrafo no ha podido, como otros muchos lo han hecho descaradamente en los inicios del cinematógrafo, pretender que la vista la baila la célebre americana. El cronista Enrique Fontanills ofrece, pocos días después, unas cuantas informaciones sobre los orígenes del Cronofotógrafo:

Sigue llamando la atención del público el maravilloso aparato que exhiben los Sres. Estrada y Armas en la acera del Louvre con el título de Cronofotógrafo Demeny.
Todo el mundo sabe que el Cronofotógrafo fue el invento primero, embrión, digásmolo [sic] así, de las fotografías en movimiento. Detrás del cinematógrafo vino el Cronofotógrafo a perfeccionar y ampliar el invento, agregando a la reproducción del movimiento animal la de los colores naturales y fotográfico. Este invento se debe a Demeny, el gran físico de París, y que podemos admirar en la Habana gracias a los esfuerzos de los Sres. Estrada y Armas.
Creo que las familias habaneras no deben perder la oportunidad de presenciar las exhibiciones del notable aparato en la acera del Louvre, al lado de los Helados de París.
ENRIQUE FONTANILLS


El Fígaro, La Habana, domingo 18 de abril de 1897, año XIII, núm. 15, p. 196.

A pesar de las presentaciones anteriores, los habaneros siguen apasionados por las vistas animadas y el cronofotógrafo consigue atraer a un público numeroso:

Con éxito muy lisonjero se encuentra funcionando el Cronofotógrafo Demeny instalado en la antigua acera del Louvre, frente al Parque Central, y entre los establecimientos “El Cosmopilita” y “Helados de París”.
Todas las noches, de siete a once, se exhiben las fotografías en movimiento con colores naturales y color fotográfico, en presencia de numerosas personas pertenecientes a ambos sexos. He aquí las vistas que se enseñan desde el lunes:
Salida de “La Normandie” del puerto del Havre. – Labrador arando (con colores). – Lección de equitación. – Tranvía de vapor en el Cairo. – Cisnes y cigüeñas en el estanque del Parque de Vichy, (con colores).– Plaza de la Catedral de San Esteban en Viena. – Paseo en el Jardín de aclimatación de ParísDanza “La Serpentina)” (Con colores).
Mañana viernes, día de moda, se presentarán vistas de Europa, sin que sufra alteración el precio de la entrada que es de 25 centavos.


Diario de la familia, La Habana, jueves 22 de abril de 1897, p. 4

Como se puede apreciar se van renovando las vistas parcialmente –lo cual tal vez indique un corpus bastante limitado– y los espectadores pueden además combinar las sesiones de Cronofotógrafo con algún sorbete de los famosos Helados de París. Sin embargo, la información sobre este aparato es relativamente modesta e irregular, pero lo que sí sabemos, y que podría parecer algo sorprendente, es que el aparato tiene bastantes dificultades para poder proyectar correctamente:

CRONOFOTÓGRAFO DEMENY.– Corregidos completamente los defectos que se advertían en las primeras exhibiciones de tan sorprendente aparato, el que reproduce al natural, con colores, las vistas de los mejores monumentos y edificios, plazas, teatros, paseos, escenas de la vida moderna, costumbres de todos los pueblos del mundo y episodios notables de la guerra, el público cada noche, en gran número favorece con su asistencia esas exhibiciones que se verifican en el punto más a propósito y concurrido de la Habana, Prado 18, entre los cafés Cosmopolita y Helados de París. Como los empresarios no han omitido gasto alguno en el adorno, decorado o iluminación del local, allí concurre y se da cita la “crema” de nuestra sociedad habanera.
En una palabra, está de moda el Cronofotógrafo Demeny de Estrada y Armas.


Diario de la marina (ed. tarde), La Habana, lunes 26 de abril de 1897, p. 4.

Este aparato sigue por lo menos hasta el mes de junio, o sea durante casi dos meses siendo la alternativa “salón” al teatro de Irijoa. El corpus “Cronofotógrafo Demenÿ" tiene un claro sabor francés por la sencilla razón de que sólo Gaumont dispone de las famosas vistas de 60 mm. El corpus “Cronofotógrafo Demenÿ” no pasa probablemente de las quince vistas y de las que se conocen dominan de manera aplastante las vistas generales, no tenemos ninguna vista de actualidad y poquísimas vistas cómicas o de baile. Tal vez lo más señalado sea La Avenida de la Ópera de París que se presenta al revés, tal y como se comercializa en aquel momento.

El cinematógrafo de La Alhambra del señor Yorik (La Habana, abril-junio 1897)

El mes de abril es particularmente favorable a los cinematógrafos y así es como se presenta un nuevo aparato, traído por un tal Señor Yorik, un apellido con resonancia shakesperiana, muy probablemente un seudónimo, que lo presenta en el teatro de la Alhambra en una fórmula que sigue siendo relativamente incierta:

Alhambra.– A las 8: Sangre y Oro.– A las 9: Museo de Antigüedades.– A las 10: El Fonógrafo, con la exhibición de un Cinematógrafo. Baile al final de cada acto.Diario de la marina (ed. mañana),


La Habana, miércoles 21 de abril de 1897, p. 6.

El anuncio evoca también El Fonógrafo que no es sino una obra de género chico, que se presenta durante meses, como lo confirma otro periódico unos días más tarde:

ALHAMBRA.– El programa de esta noche lo componen las aplaudidas obras Museo de antigüedadesSangre y oro y El Fonógrafo.
Después del baile de la tercera tanda se exhibirán varias vistas del cinematógrafo de Yorik, uno de los mejores que han venido a esta capital.
El público sale todas las noches satisfecho de la tercera tanda, pues sin aumento de precio se le ofrece un programa amenísimo.
En la próxima semana se exhibirá la vista de un incendio en Nueva York con todo el servicio de bomberos.
Grandes elogios se nos hacen de esta vista.


La Unión constitucional, La Habana, domingo 25 de abril de 1897, p. 3.

En ninguno de los anuncios se llega a precisar el origen del aparato y no tenemos ninguna información que nos permita suponer que puede ser tal o cual cinematógrafo. El teatro de la Alhambra, en el contexto habanero, es un coliseo que tiene una historia un poco especial. Lleva siete años abierto cuando se presenta el nuevo cinematógrafo. José Ross, un catalán instalado en La Habana, dispone de un amplio local que ocupa una herrería. Como sobra espacio, decide poner un gimnasio que fracasa como también quiebra el salón de patinaje que luego instala. Finalmente piensa abrir un teatro, y así es como el 13 de septiembre de 1890 se inaugura la Alhambra que no llega a competir con el Albisu que está a pocas cuadras. La idea es la de instalar un teatro de verano. Desde un principio nace como teatro reservado para los hombres donde se presentan sainetes y bufos eróticos. El lugar es bonito y está bien situado y, al parecer, es muy fresco, lo cual siempre es de agradar:

De los seis teatros que hay en la Habana —sin contar el muy bonito de Jané, ha tiempo convertido en iglesia protestante– hoy el más popular es Alhambra. Relativamente produce más que sus colegas, ya con oportunas piezas, picantes casi siempre, ya con intermedios subido pornográficos, que tienen la gran suerte.
Desde el sábado 13 de septiembre de 1890, en que la empresa Morjardín inaugurólo con tres aplaudidas zarzuelitas –La Colegiala, Niña Pancha y otra– hasta hoy, no ha dejado de funcionar una noche.
Débese esto a la constancia y energía de dos hermanos que, de seis años a la fecha y con la doble personalidad de artistas, muy aplaudidos, y empresarios –Regino y José López– no cesan de perseverar renovando con gran sentido práctico el cartel, fecundo en piezas aquí escritas.
Un lleno completo en el teatro Alhambra equivale a 800 personas, 686 de la cuales se sientan en 256 lunetas, en 5 palcos de a seis sillas y en 400 asientos y gradas de tertulia; el resto, 120, tiene que estar de pie.
Encuéntrase Alhambra en Consulado esquina a Virtudes, siendo actualmente propiedad de menores.


Rafael Pérez Cabello, op. cit., p. 235.

1897habanaalhambra

La Habana, Teatro de La Alhambra (1897)
Rafael Pérez Cabello, op. cit., p. 235.

El carácter algo pícaro de las piezas ofrecidas únicamente a los hombres explica probablemente que las vistas que se ofrecen en la Alhambra son cintas bufas, deshabillés o películas similares. Siempre gracias a las indispensables crónicas del Conde Kostia, tenemos una idea bastante precisa de lo que son las sesiones del cinematógrafo en la Alhambra:

Se dan Cinematógrafos. Hace un mes no había en La Habana ni uno. Hoy hay una porción: El de Lumiere, es de la Acera, el de Suaston, el de Albisu (con Loie Fuller, el más encantador de los Cinematógrafos) y anoche el de la Alhambra.
A mí me agradó –pero tiene un defecto: lo largo de los intermedios de vista a vista. Con decir que comenzó a las diez y media y eran las doce y no habíamos salido! Y no se ofrecieron más que seis vistas
En esto nadie ha llevado ventaja al Cinematógrafo Lumiere. En un periquete se efectuaba el cambio.
Las vistas que más agradaron anoche fueron: El BesoLa danza del vientre La Serpentina.
El Beso es de un grotesco ático (si no rabian de verse juntas las dos palabras). El público la hizo repetir tres veces.
Viendo La danza del vientre me quedé helado hasta la médula de las tibias. Eso no es un baile; esos son los demonios en el vientre. Es el tósigo de la música en entrañas de cabra. Horror!
La Serpentina, encantadora. Pero más encantadora Loie Fuller. (Esta frase no es mía; es de Regino López, imparcial hasta con los que no trabajan en su teatro. O altitudo!)
Una vista que me entretuvo en una envolée de recuerdos fue la de El domador de burros. La escena representa una calle de Oaxaca, entre el correo y un costado de la catedral. El ambiente era mexicano y mejicano el que creaba un centauro sobre el receloso burro. La lucha entre el hombre y la bestia tenía algo de homérico. Dos o tres veces viene al suelo el hombre desarzonado por el cuadrúpedo y haciendo verdad la frase de la Escritura: “los que se elevaron caerán.” Pero por fin lo doma. Cuando la proyección se desvanece, el hombre ha vencido; a la mexicana: con puños y destreza.
Yo creo –y concluyo– que si aligeran los intermedios tendrá en la Alhambra el Cinematógrafo de Yorik el mismo gran éxito que los de Lumiere y Suaston.
Los minutos de espera son largos en un teatro.
Y más en la Alhambra.
Dante escribió la Divina Comedia. El Dante que debutó anoche en Albisu ha perfeccionado la divina magia. Un público receloso, pero al fin cautivado por el mago.
Todas sus suertes muy limpias y muy nuevas.
La ilusión última sobre todo con Mme Ednond [sic] electrizó a la concurrencia.
El tour de la Bicicleta aplaudidísimo. Como toda la Habana lo verá, no nos estendemos más.
Pero un éxito legítimo.
C. K.


La Lucha, La Habana, viernes 23 de abril de 1897, p. 5.

Múltiples informaciones interesantísimas encierra esta nueva crónica de Conde Kostia. Indirectamente, rinde homenaje a Gabriel Veyre cuya profesionalidad hace que llegue a presentar de manera casi continua las vistas cinematográficas, y señala además uno de los problemas más frecuentes en los inicios, el tiempo que se pierde entre vista y vista, muy superior a la duración de la vista que precede o que sigue. Pero lo que merece toda nuestra atención es el programa presentado que ofrece vistas fuertes y que provienen al parecer del catálogo Edison. También merece señalarse la originalidad que constituye en aquel momento una vista rodada en Oaxaca. En el Caribe, parece que las sesiones reservadas para los hombres son bastante frecuentes y sabemos que poco tiempo después en Puerto Rico también se va a organizar una sesión “sólo para hombres”, muy probablemente debida al mismo señor Yorik… Las vistas presentadas por el cinematógrafo son probablemente muy pocas, pero lo cierto es que dos de ellas son bastante originales en el marco de los corpus de los inicios. A ellas se refiere otro periódico en el momento de la despedida del aparato:

NOTAS TEATRALES.– Con la función de anoche terminaron las exhibiciones del motorógrafo, o cronofotógrafo o Viograf o cinematógrafo– que de todas esas maneras se escribe– en el teatrito de la Alhambra.
Las vistas que lograron mayores aplausos fueron Incendio en un Establo y la Decapitación de la Reina Estuardo de Escocia. El dueño del aparato, señor Yorick, se embarca hoy para Puerto Rico. Buen viaje.


Diario de la marina (ed. mañana), La Habana, jueves 29 de abril de 1897, p. 6.

La presencia de nuevo de una vista de incendio: Incendio en un Establo que entronca claramente con lo que podríamos llamar una “moda” cuyo origen es de hecho bastante trágico. Sin embargo, y a pesar del anuncio del Diario de la Marina, si bien es cierto que el aparato cinematográfico deja la Alhambra es para ofrecer una exhibición en el teatro Albisu, uno de los pocos que todavía no ha ofrecido vistas animadas, y de nuevo recurrimos al imprescindible Conde Kostia que no se pierde ni una sesión de cinematógrafo:

CORREO DE TEATROS
En la tercera tanda se exhibieron y por una sola noche (en Albisu), la “Cosmopolitan Troupe” y el Biograf, tránsfugo de la Alhambra.
La “Cosmopolitan Troupe” fue más aplaudida en Irijoa.
El Biograf trepidó anoche demasiado y las vistas usaron intervalos demasiado largos.
El público comenzó a aburrirse. Lo sacó de su marasmo las dos vistas de los Bomberos, muy aplaudidas.
La decapitación de María Stuard [sic] me hizo maldecir una vez más a la falsa reina de Albión, la más vengativa de las mujeres. Pensando en ella se me ocurrió la célebre frase que tan bien decía la Ristori en el drama de Schiller:
“Il trono d’Inghilterra e profanato da una bastarda.” [sic]
Yo creo que los “managers” americanos han hecho demasiado cosmopolita [sic] el Biograf. A mí me haría más efecto si fuera en italiano y para farsas italianas.
¡Qué bien se dibujarían sobre blanca tela los personajes inmortales que eternizaron Gozzi y los Pupazzi antes que Molière los “emburguesases”! ¡Cuánto no ganaría el espectáculo si viéramos con sus actitudes y sus colores el “Polichinela” de Nápoles, el Stenterello de Florencia, el Meneghino de Milán, el Granduja de Turin, el Pantalon de Venecia, el Brighelle de Verona, el Pierrot de Génova… y su séquito enorme y alegre de Tartaglia, Scaramuche, Arlequin y Spavento!
Pero, en fin, todos los guanajos – y un servidor de ustedes – salieron contentos anoche de Albisu.
Gracias al “clou” de los Bomberos, tan aplaudidos en Albisu como en la Alhambra.
CONDE KOSTIA


La Lucha, La Habana, viernes 30 de abril de 1897, p. 5.

Como se puede apreciar las vistas que se presentan en el Albisu no son las mismas que las que se ofrecen al público masculino de la Alhambra, no sólo por las dos vistas evocadas por el periodista sino porque disponemos del programa completo de esta sesión excepcional:

En Albisu se ofrece esta noche una variada función, en que tomarán parte la compañía de zarzuela que dirige el señor José María Navarro y la “Cosmoplitan Troupe” que actuó en el coliseo de la calle de Dragones, exhibiéndose además el “Biograff” aparato que reproduce todos los movimientos de la vida.
He aquí el orden de dicha función:
1ª tanda – A las 8 : “El Tambor de Granaderos"
2ª tanda – A las 9: “Las Bravías”-
3ª tanda – A las 10: 1º Introducción por el cuerpo de baile. 2º Variaciones sobre las puntas por la señorita Amelia Basignana.
3º El Biograff con las siguientes vistas: 1º Lucy Murrey – Baile Dolores 2º Campeon Mexicano 3º Salida de las Bombas 4º Salvamento por los bomberos de un incendio 5º Decapitación de María, reina de Escocia 6º Tren expreso de Búffalo a Chicago.
Concluirá el espectáculo con un bonito baile, por toda la “Cosmopolitan Trouppe”.
El sábado debutará en este teatro, el tan celebrado imitador de Fregoli, señor Arcos.


Diario de la familia, La Habana, jueves 29 de abril de 1897, p. 4.

Las sesiones ofrecidas por el señor Yorik tienen una indudable originalidad y es muy probable que las vistas pícaras que ofrece al público cubano le granjean buenos beneficios. Al fin y al cabo, o bien hay que renovar las vistas o bien renovar el público con pocas vistas de interés. En cuanto al exhibidor, señor Yorik, no vuelve a ofrecer sesiones en la Alhambra en las semanas que siguen. De hecho, el señor Yorik ya ha anunciado, a finales de abril, que sale para Puerto Rico (Diario de la marina, ed. mañana, La Habana, jueves 29 de abril de 1897, p. 6.)… lo que no dice es que en la isla vecina va a cambiar su nombre por el de Luigi de Pío, una costumbre bastante frecuente entre las figuras de los inicios del cinematógrafo, aunque es más raro que cambien de seudónimo según los lugares de actuación. Sea como sea, a los pocos días de terminar sus sesiones en el Albisu está en San Juan (Puerto Rico) organizando sesiones de cinematógrafo entre el 9 y el 19 de mayo de 1897. Al terminar estas exhibiciones portorriqueñas, se reanudan las proyecciones en el teatro de la Alhambra:

NOTA TEATRAL
[…]
Muy pronto estreno en la Alhambra de Caballeria chulesca. Esta noche reinauguración del Cinematógrafo que tanta aceptación tuvo hace algunas noches en la Alhambra. Vistas nuevas y la siempre aplaudida Danza del vientre.


La Lucha, La Habana, miércoles 26 de mayo de 1897, p. 5.

Lo que ignoramos es si conserva su seudónimo inicial el señor Yorik y si es él quien realiza estas nuevas exhibiciones. De manera anecdótica resulta curioso que dos días antes del reestreno del cinematógrafo, se ofrezca la obrita El Chiflatógrafo, presentado como una parodia de “El cinematógrafo”. (La Lucha, La Habana, lunes 24 de mayo de 1897, p. 5.) Ignoramos hasta cuando duran estas proyecciones, ya que en lo sucesivo, las informaciones son pocas y el último anuncio del cinematógrafo en la Alhambra lo hemos encontrado en El Diario de la Marina del 14 de junio de 1897:

ALHAMBRA.– A las 8: Caballería chulescaBaile.– A las nueve: La Cuestión del Pan. Baile.– A las diez: La Virgen de Rafael. Baile y Cinematógrafo.


Diario de la Marina, La Habana, lunes 14 de junio de 1897, p. 4.

Las sesiones organizadas en el teatro de La Alhambra tienen un carácter indudablemente original pero son pocas las vistas que presenta el señor Yorik, y su corpus es por supuesto muy limitado. A las vistas aquí presentadas habría que añadir las que ofrece en San Juan de Puerto Rico. La mayoría de las vistas del repertorio del señor Yorik que se pueden identificar pertenecen al catálogo del kinetoscopio Edison que también se venden luego para el vitascopio y el proyectoscopio para los cuales son adaptadas.

El cinématographe Lumière de Gabriel Veyre (La Habana, abril-mayo 1897)

Cuando Gabriel Veyre regresa a La Habana, en abril, da con una situación totalmente inédita para él, con una competencia de cinematógrafos que no ha conocido con tanta fuerza durante su primera estancia en La Habana. Tras su gira cubana que lo conduce por lo menos hasta Cienfuegos y Santa Clara, el pionero lionés vuelve a la capital en una fórmula nueva, combinando sus exhibiciones con espectáculos teatrales presentados en el teatro Payret. Éste se ha inaugurado en 1877, y se le conoce también como “Teatro de la Paz”, pues ese año se firma el Pacto del Zanjón que pone fin, por un tiempo, a la guerra entre cubanos y españoles. Situado en el Prado, frente al Parque Central y cerca del Gran Hotel Pasaje, su arquitectura recuerda mucho la del Teatro Tacón. En 1883 el teatro es parcialmente destruido por un ciclón terrible y es abandonado hasta 1890, año en que el Payret es totalmente restaurado, y se convierte de nuevo en una gran escuela operística. El nombre del teatro se debe a su propietario Joaquín Payret que termina perdiendo su propiedad (J. C. Prince, Cuba Illustrated, New York: The Rowntree Press, 1901, 224 p):

Fundado en una superficie de 3.000 metros cuadros, por un hijo laborioso de la ciudad Condal, Don Joaquín Payret, dicho teatro es diáfano, amplio y elegante. En él, con el Tacón, hemos visto celebridades artísticas de toda índole. Muy bien situado, frente al parque Central, es capaz para unas cuatro mil y pico de personas, y caben sentadas 2,533 en 75 palcos, 524 lunetas, 159 butacas, 708 asientos de tertulia y 692 de paraíso.
Payret es, acaso, el más ordenado de nuestros teatros. Lo que se deba así a la energía de su propietario, el Dr. Saaverio, como a la actividad y constancia de su administrador, D. Ángel Martín.


Rafael Pérez Cabello, En escena. Crónicas y retazos literarios, La Habana, Impr. El Fígaro, 1898, p. 78.

1898habanapayret

Teatro Payret, La Habana (1898)
© Rafael Pérez Cabello, En escena

El cinématographe va a estrenarse en esta nueva fórmula el 29 de abril como lo indica el Diario de la marina; y como lo ha hecho en Cienfuegos –y posiblemente en otras ciudades cubanas como Santa Clara– se presenta en una fórmula heterogénea combinando sus exhibiciones con funciones de la compañía de Sánchez Pozo:

NOTAS TEATRALES.– La Compañía Cómico-Dramática que dirige el señor Sánchez Pozo, asociada con Mr. Veyre, dueño del magnífico Cinematógrafo Lumière, que tanto ha aplaudido el público al lado del Cuartel de los Bomberos del Comercio, se propone ofrecer seis únicas funciones en el hermoso teatro del Dr. Payret, empezando el jueves 29 de los corrientes. Hay que advertir que dicho Cinematógrafo cuenta con una interesante serie de vistas nuevas.


Diario de la marina (ed. tarde), La Habana, lunes 26 de abril de 1897, p. 4.

Sin embargo, la función no puede tener lugar por indisposición del actor y director Sánchez Pozo y se tiene que posponer. En el Diario de la familia, encontramos un programa completo de las vistas presentadas por el cinématographe:

Por indisposición del actor don Antonio Sánchez Pozo, se suspendió el jueves en Payret, la función dispuesta para debut de la Compañía dramática que dirige.
Esta noche, ya repuesto el citado actor, se verificará la aludida función, poniéndose en escena las celebradas obras tituladas Roba en despoblado y Los Asistentes, tomando parte en la primera, la estudiosa actriz señora Clara Fernández de Coré.
En el intermedio de una a otra, se exhibirán en el Cinematógrafo de Lumiere, las siguientes vistas:
1ª Carga de Lanceros de la Reina. 2ª Comida de indios. 3ª Baile de Niñas (La Baivoidas [sic]) . 4-º –Steapple [sic] chasse 5ª Carga de rurales en México. 6ª Enlace de un potro salvaje 7ª Mercado flotante indio 8ª Tocinería fenomenal en Marsella 9ª Desfile de los ingenieros en Madrid. 10ª El muchacho regando 11ª Llegada del tren 12ª Bañándose en el mar 13ª Una fiesta en Ginebra. 14ª La plaza de la ópera en París. 15ª y última. Salida al campo.
Mañana, en conmemoración de la grandiosa epopeya del 2 de mayo, se efectuará en este coliseo una gran función patriótica, representándose el popular drama “Los franceses en España o Madrid en 1808”.


Diario de la familia, La Habana, sábado 1 de mayo de 1897, p. 4.

Como se puede apreciar, en el programa sigue sin figurar el célebre Simulacro de un incendio, lo cual deja pensar que dicha cinta no llega a estrenarse por razones hoy por hoy desconocida. El programa es bastante clásico y ofrece vistas mexicanas, o sea cintas que ha rodado el propio Gabriel Veyre. La indisposición del director de la compañía hace que las sesiones se desplacen en dos días así es como el martes 4 de mayo se ofrece otro programa de cintas en el cual tampoco figura ningún Simulacro de incendio:

PAYRET.– La compañía del señor Sánchez Pozo representará esta noche las comedias Pobre porfiado Levantar muertos, ambas del fecundo y ameno Eusebio Blasco.
El cinematógrafo Lumière exhibirá las siguientes vistas:
Coraceros a caballo. Una calle de Londres. Baños en Milán. Ejercicio a caballo. Los lanceros de la Reina. Acuariuns [sic]. Baile de niñitas (La Badoise) Comida de bebéEl gigante y el enanoUn duelo a pistolaTigres de Bengala. Una visita al castillo. Desfile de los BersagliersEnlace de un potro salvaje. Y última, batalla de nieve en Francia.


La Unión constitucional, La Habana, martes 4 de mayo de 1897, p. 3.

Esta segunda temporada es así muy breve y sólo se dan pocas funciones donde el aparato actúa en cierto modo de comparsa de las obras cómicas de la Compañía de Sánchez Pozo. Esta vez, Gabriel Veyre ya puede anunciar su despedida definitiva de Cuba y sale para otros países latinoamericanos:

NOTAS TEATRALES
Con la función de esta noche se despiden de Payret la Compañía de Sánchez Pozo y el motorógrafo [sic] que maneja el reputado electricista Mr. Gabriel Veyre.


Diario de la marina (ed. mañana), La Habana, martes 4 de mayo de 1897, p. 6.

Según una última carta mandada a su madre, sabemos que Gabriel Veyre sale el día 8 de mayo de La Habana a bordo del México, con dos días de retraso, y la travesía se complica porque a causa de un caso de viruela, el navío tiene que regresar de La Guaira a Santiago (Philippe Jacquier & Marion Pranal, op. cit., p. 86.). De Cuba, Gabriel Veyre sale finalmente el 9 de junio de 1897 para llegar a Colón (Colombia) el 13 de junio, con la intención de seguir para Barranquilla y luego Bogotá (Ibíd., p. 87). Sin embargo, organiza pocos días después su primera sesión en Ciudad de Panamá donde exhibe su cinématographe los martes, jueves y domingos del mes de junio. Sale el 2 de julio de 1897 para Venezuela (El Istmo de Panamá, Panamá, martes 29 de junio de 1897 y viernes 2 de julio de 1897.) y llegó a La Guaira, el 7 de julio (Yolanda Sueiro Villanueva, Inicios de la exhibición cinematográfica en Caracas (1896-1905), Caracas: Editorial Humanidades y Educación, 2007, p. 65-70.) y empieza sus proyecciones en Caracas que se prolongan hasta mediados de agosto. Tras una estancia en Martinica a finales de ese mismo mes, regresa a Cartagena y a Colón en octubre, antes de abandonar América del Sur. Posteriormente el pionero recorre América del Norte (1898), Japón (1898), China (1899), Indochina (1899-1900). Por fin se instala, en 1901, en Marruecos donde se convierte en el fotógrafo e ingeniero del sultán marroquí Abd-el-Aziz hasta 1907. Escribe sus memorias, Au Maroc, dans l’intimité du sultan (1905) y sigue en Marruecos hasta su muerte (Casablanca, 13 de enero de 1936).

Otras vistas del corpus Veyre”: Artillería española haciendo fuego, Baile de niños, El sombrero cómico, Salida para el campo, El regador y el muchacho,  Boliches en Francia (El Hogar, La Habana, 28 de febrero de 1897).

El corpus “Veyre” es perfectamente homogéneo y todas las vistas presentadas pertenecen al catálogo Lumière del que es uno de los cinematografistas. Además de las vistas ya citadas, su repertorio se completa con la cinta siguiente: Herrería (El Diario de la familia, La Habana, 20 de febrero de 1897, p. 4). Como se puede apreciar, Gabriel Veyre dispone de unas sesenta vistas –probablemente un poco más si se considera que la prensa no ofrece la totalidad de los programas–, lo cual le permite variar de manera bastante significativa los programas. Basta con comparar con unos cuantos pioneros cuyo repertorio no pasa de las veinte vistas en La Habana. Las vistas generales dominan de manera muy clara, mientras las vistas militares son relativamente poco numerosas y en su mayoría son las clásicas que ha rodado Alexandre Promio en junio de 1896. Incluso se presenta Danse au bivouac que no parece la más acertada para un país que está justamente en guerra contra los independentistas cubanos en aquel momento. ¡Curiosa manera de presentar el ejército español! Las vistas de actualidad sólo recogen el viaje del zar a Francia en octubre de 1896. En cuanto a las vistas cómicas, tampoco muestran gran originalidad comparándolas con otros corpus Lumière. Tal vez lo más significativo sea la presencia de las vistas mexicanas que Gabriel Veyre ha rodado el año anterior. Por una parte, el pionero puede explicar de manera interesante su estancia en México y su encuentro con Porfirio Díaz, por otra parte se trata de las primeras vistas latinoamericanas disponibles y el público cubano puede sentir cierto interés por la república vecina.

Curiosidades cinematográficas (mayo-junio 1897)

La acumulación de aparatos en tan poco tiempo es realmente notable en el contexto de los inicios del cinematógrafo y muestra claramente el interés que despierta en la capital cubana el nuevo invento. Tal vez, la situación militar hace que los habaneros prefieran refugiarse en las “vistas animadas” para escapar un poco del contexto bélico. Lo cierto es que un crítico de aquellos años llega a escribir lo siguiente:

Desde que se expuso el de Lumière en la antigua contaduría del Gran Tacón, se desarrolló una epidemia cinematográfica alarmante. Se los encuentra usted en cada esquina y hasta creo que los hay ambulantes. No estamos libres de salir expuestos en algunos de ellos.

Federico Villoch.
La Caricatura, La Habana, domingo 18 de abril de 1897.

Frente a la acumulación de espectáculos cinematográficos, nos encontramos con dos aparatos que en cierto modo ocupan un lugar especial en esos momentos. El primero se anuncia en el Diario de la familia relativo a un cinematógrafo instalado en uno de los cafés de la capital. No podríamos confirmar dicha presencia, pero lo interesante del anuncio no reside de hecho en esta información sino en la finalidad publicitaria del reclamo:

El gran Edison.– Una de las maravillas del siglo XIX, es el último invento de Edison, las fotografías en movimiento. Por medio de ella hemos visto anoche en un café, reproducidas con admirable perfección, todos los movimientos de varias personas que saboreaban el exquisito chocolate de Juncosa, que se vende en todas partes.


Diario de la familia, La Habana, jueves 6 de mayo de 1897, p. 4.

chocolatejuncosa 

Chocolate P. Juncosa, cartel publicitario, s. f.

La fábrica de chocolate P. Juncosa se ha fundado en 1835 y la sede está en la ciudad de Gracia que posteriormente se integra a Barcelona. Se trata de una de las marcas españolas de chocolate más conocidas. El reclamo del Diario de la familia deja suponer que se ha llegado a rodar una cinta donde se ven a personajes saboreando el delicioso chocolate Juncosa. Resulta difícil saber si la publicidad se tiene que tomar al pie de la letra y considerar que la fábrica ha rodado alguna película –lo cual sería excepcional porque dicha vista no aparece en ningún otro sitio– o admitir que este “cinematógrafo” es una forma de hablar, ya que el substantivo se utiliza ya en los periódicos como título de artículos o de crónicas. Esta extensión semántica de la palabra “cinematógrafo” también se puede apreciar en su utilización para designar los folioscopios. En La Habana, en el mes de junio de 1897, los fotógrafos Gelabert y Hermano distribuyen unos folioscopios que vienen de Estados Unidos:

Los señores Gelabert y Hermano, acreditados fotógrafos de esta capital, han recibido ayer de los Estados Unidos, una gran colección de libritos que hojeándolos producen el mismo efecto que el “Vitascopio”, aparato inventado últimamente por el gran Edison.
El que tenemos a la vista y que debemos a la generosidad de los citados señores, representa a dos jóvenes esposos dándose besos.
Damos las gracias más expresivas a los señores Gelabert y Hermano, por su atención, y les auguramos el éxito más favorable en cuanto a la venta de dichos libritos.
¿Quién por una peseta no admira un “Vitascopio”?


Diario de la familia, La Habana, domingo 20 de junio de 1897, p. 4

La curiosidad no está tanto en los “libritos” sino en la vista de “dos jóvenes esposos dándose besos” que podría ser la versión para folioscopio de la célebre cinta de Edison, The Kiss (1896). Otra gacetilla amplía un poco la información:

NOVEDAD.– Tenemos a la vista el más pequeño Kinetoscopio conocido, bonito entretenimiento que ha de tener forzosa aceptación. Un número bastante regular de fotografías, las suficientes para copiar un pasaje cualquiera, han sido arregladas al objeto de que por medio de suave presión con los dedos veamos perfectamente desarrollarse un suceso cualquiera.
Los hermanos Gelabert, simpáticos artistas puestos a la altura que se merecen por sus irreprochables trabajos fotográficos y pictóricos, nos han favorecido con un sencillo y cómodo Vitascopio, que facilita ver con suma comodidad las vistas que tanto hemos celebrado en los cinematógrafos que han funcionado en esta capital.
Agradecemos en lo que vale el obsequio de nuestros amigos, recomendando al público que se apresure a adquirirlos en O’Reilly, 63, pues dado su ínfimo precio, una peseta plata, estamos seguros han de tener muy pronta salida.
O’Reilly, 63, fotografía; no olvidarse.


La Unión constitucional, La Habana, martes 22 de junio de 1897, p. 3.

Es probable que la lectura de un artículo como éste pueda introducir cierta confusión, ya que al hablar de pequeño kinetoscopio, el lector puede pensar que se trata del aparato de Edison en miniatura, cuando de hecho son unas 80 fotos reunidas en un librito.

Estas curiosidades cinematográficas dejan lugar en el mes de julio al segundo cinématographe Lumière que se presenta en La Habana.

El cinematographe Lumière de Ubago, Arnautó y Luna (La Habana, agosto-octubre 1897)

La fiebre del cinematógrafo en La Habana se calma en mayo y en junio, lo cual permite dejar paso a un espectáculo, la Exposición Imperial, que los habaneros ya conocen desde hacía años y que funciona de nuevo a partir del 31 de julio de 1897, en Galiano, 116, entre Dragones y Zanja, en un local contiguo a las oficinas del semanario La Caricatura. Unos días más tarde, ya en agosto, los empresarios UbagoArnautó y Luna organizan unas sesiones cinematográficas, en el local donde ha estado el francés y posteriormente las “fotografías en movimiento Edison”. Ricardo Arnautó es un periodista y redactor, en particular, del La Lucha donde también escribe Conde Kostia. Es además director de El Reconcentrado, periódico independentista. De él, hace el retrato siguiente el periódico independentista El Yara, en 1898:

Juan Mambí es Ricardo Arnautó, el Ricardo Arnautó tenido por traidor y como tal insultado, casi a diario, por todos los cubanos, incluso nosotros, sus amigos más íntimos, que nos veíamos en el caso de hacerlo para que él pudiera revolverse en la esfera erizada de peligros en que estaba prestando sus auxilios valiosos a la revolución; vejado, escarnecido hasta por él mismo con idéntico propósito; el Ricardo Arnautó, comandante de bomberos municipales, que desde los comienzos de la guerra –entiéndase bien– sustraía del cuartel de San Felipe miles de cápsulas para los soldados de la patria; el Ricardo Arnautó, redactor de La Lucha, y últimamente director de El Reconcentrado, periódico al que se deben los últimos escándalos militares de la Habana, y por los que, señalado por el gobierno español como el autor de ellos, está citado en un edicto en que la saña y el odio godos superan al más salvaje rencor caníbal…
No es este el momento de enumerar los merecimientos de Ricardo Arnautó. Sólo hemos querido que, al llegar a la comunidad de sus hermanos de Nueva York, Tampa y Cayo Hueso –a donde vendrá muy en breve– sepan todos que Ricardo Arnautó, sacrificando su honra a Cuba durante tres años, ha estado en su puesto como cubano y como patriota.
Le enviamos nuestro saludo más afectuoso y hacemos votos por que pronto podamos tenerlo entre nosotros.


El Yara reproducido en El Imparcial, Madrid, jueves 17 de marzo de 1898, p. 1.

La segunda figura era Juan Bautista Ubago que el Conde Kostia define como “un poeta delicado y un autor cómico bastante popular”. De origen español, llega a colaborar con Ricardo Arnautó para la letra de la zarzuela, La Familia Socarrás, con música del maestro José Marín Verona. También escribe en El Fígaro. Del tercer empresario no sabemos nada… ni tampoco sabe nada Conde Kostia. Lo cierto es que el segundo cinématographe se presenta en La Habana bajo unos auspicios tan favorables como cultos y de hecho las sesiones ofrecidas por los pioneros ocupan un lugar muy especial en los inicios del nuevo invento en la capital. Por una parte, se ofrecen las primeras proyecciones de vistas cubanas de las cuales se tiene constancia y por otra parte, el lugar se convierte en el espacio más fashion de la capital cubana. La inauguración del cinématographe tiene su cronista, el inevitable Conde Kostia que se ha apasionado por los cinematógrafos sean cuales sean. De nuevo dedica una espléndida crónica donde compara los dos cinématographes valorando con creces el último que se presenta:

Recuerdan nuestros lectores –sí que lo recuerdan!– el “Cinematógrafo Lumière” que tan buen éxito alcanzó hace pocos meses con la sorpresa de sus vistas en el breve hall abierto al lado mismo de Tacón? Toda la Habana desfiló ante el cuadrado de tela expuesto por el simpático francés que a estas horas estará viviendo en Francia de sus rentas… cubanas. Porque se hizo rico en mes y medio (o dos meses).
Sin embargo, aquel Cinematógrafo era algo incompleto. A pesar de una minuciosidad francesa para la mejor exibición [sic] del exótico aparato., a veces se empañaba y o nos dejaba en una obscuridad completa o la titilación de grandes mariposas negras en el centro mismo de las figuras quitaba de pronto la ilusión a los espectadores.
Con agradable sorpresa he visto anoche instalado en el mismo sitio —entre Tacón y el cuartel de Bomberos del Comercio— un nuevo Cinematógrafo Lumière, más completo que el anterior, de un repertorio más vasto y de una perfección más completa (Mejor dicho: completa).
Los señores Arnautó, Ubago y Luna, propietarios del cinematógrafo de que hablo, se habrán dicho seguramente: “Si un espectáculo de este género, deficiente e incompleto, ha sido el preferido del público habanero, un Cinematógrafo perfeccionado hasta ser la tradición de la vida misma, tiene que ser —por lógica de las cosas— aún más preferido que el preferido hasta ahora. Pues traigámoslo”.
Y lo han traído. Y el viernes se abrirá al público. Y a juzgar por las pruebas que hemos visto anoche en nuestra corta visita al Cinematógrafo, el espectáculo ofrecido por los señores Ubago, Arnautó y Luna, quedará mucho más que el ofrecido hace pocos meses por el simpático francés —hoy rico, en París.
Todas las vistas – por lo menos las que he contemplado anoche en el Cinematógrafo de Arnautó y compañía son nuevas. Al mismo tiempo he sabido que con este Cinematógrafo ha llegado también un aparato en el cual se obtienen vistas de Cuba. Golosina más apetitosa no se ha ofrecido nunca a los hijos e hijas de Cuba. Esto sólo bastaría –aparte de su mérito propio a hacer el éxito del nuevo y acabado “Cinematógrafo Lumière”.
Pasemos ahora a la inevitable nomenclatura, lo único que puede dar idea completa de la novedad de la futura exposición cinematógrafa. Entre las vistas que me fue dado contemplar anoche, gracias a la muy amable cortesía de los tres propietarios del Cinematógrafo, figuran “Una pelea de gallos”, “Boxeadores” , “Elefantes”, “Dentista” (graciosísima) , “Viajero y ladrones”, “Desfile a paso gimnástico” , “Combate de coraceros”, el “Granovetaria palata” [sic], Descenso (Descanso) de viajeros en Brooklyn” [sic], “Desfile de policías”. Y las que copian escenas interesantísimas y siempre de alta novedad para el público habanero: escenas de episodios de bomberos. Se asiste a la salida de las bombas en una alarma, a la colocación de la batería, al ataque al fuego, al salvamento; todas escenas tomadas en Cuba y ante las cuales forma un soberbio contraste una gran vista que representa “una alarma de incendio entre bomberos de Londres”.
Se ve, aun en la rapidez de lo que escribimos, que tiene más de lo necesario el nuevo Cinematógrafo de Lumière para ser el Salón preferido de la culta sociedad residente hoy en la Habana.
Los señores Ubago, Arnautó y Luna al ofrecer a los habitantes de esta ciudad un espectáculo tan culto, tan ameno, de tanta sorprendente novedad, han subido tres codos sobre la simpatía del público. Yo me alegro de esto más que nadie: el uno es mi compañero en LA LUCHA; el otro es un poeta delicado y un autor cómico bastante popular. Al señor Luna no le conozco, pero les amis de mes amis sont mes amis.
Que el éxito más completo corone la exhibición del mejor Cinematógrafo Lumière que ha llegado a la Habana!
CONDE KOSTIA


La Lucha, La Habana, jueves 12 de agosto de 1897, p. 5.

A pesar de la crónica entusiasta de Conde Kostia, al parecer el cinématographe tiene algunos problemas y se tiene que posponer el estreno hasta el día 18, empezando con seis días de retraso:

NOTA TEATRAL
Anoche abrió sus puertas al público el Cinematógrafo Lumière de los señores Luna, Arnautó y Usago. La concurrencia muy complacida del espectáculo, el más completo de cuantos han venido a la Mabana [sic].
La hora de exhibición de 6 ½ a 10 y media de la noche. Entrada: una peseta oro o 30 centavos billete.


La Lucha, La Habana, miércoles 18 de agosto de 1897, p. 5

A lo largo de los días, allí mismo donde Gabriel Veyre ha inaugurado las sesiones de vistas animadas en La Habana, se va a citar la flor y nata de la aristocracia cubana respaldando de manera realmente inaudita las exhibiciones. Es cierto que también en otras partes, el cinématographe ha recibido la ayuda de lo más selecto de la sociedad como en Rusia, España o México. Gracias a las gacetillas de La Lucha y de El Hogar se puede así conocer la asistencia selecta que presencia la exhibición del cinématographe:

Nota teatral
El cinematógrafo Lumière, de los señores Arnautó, Luna y Ubago, situado al lado del Cuartel de Bomberos del Comercio, se ha hecho el punto de cita de la buena sociedad habanera. Hoy, lunes, es día de moda y se exhibirán vistas nuevas que llamarán mucho la atención por su limpieza y golpe de vista.
Entre ellas hay una carga de caballería, una pelea de gallos, un ataque a un fuego por los bomberos de París, un duelo y una alarma de incendio en Londres, vistas todas de gran efecto.


La Lucha, La Habana, lunes 23 de agosto de 1897, p. 5.

Así pues desfilan por el local del cínematographe, las señoras y señoritas más selectas del Tout-Habana. Algunas están directamente relacionadas con el “Periódico artístico, científico y literario” La Revista del hogar, de orientación femenina, que empieza a publicarse a partir del 1ª de mayo de 1897 y de la cual son redactoras Nieves Xenes y Charito Armenteros de Herrera “Magnolia”, asiduas espectadoras con sus familias. Entre las figuras también están figuras como las señoras o señoritas Josefina Herrera de Pulido, Elvira Montalvo de Montalvo, Valdés Fauli, Curbelo de Torres, Célida del Monte de Del Monte, Clarita Machado –“la lindísima criolla que aca de retornar de los Estados Unidos”–, Caridad Morales, Catalina y Mercedes Lasa, Cantero de Ovies, María Xenes, Elena Herrera, Vives, etc. Además familias tan conocidas como Mendive, Pereda, Sotolongo, Pardo, etc. descubren en el mismo salón las vistas del mundo entero. Además, varios generales famosos también se benefician de las cintas del cinématographe como Maroto, Hernández de Velasco y Moncada. El general Hernández Velasco ha nacido en Motril en 1847, hace sus estudios en el colegio de Toledo, está varias veces en Cuba y regresa como coronel en 1895. El 29 de marzo de 1897, el general que viene operando en la provincia de Pinar del Río contra los libertadores conducidos por Ríus Rivera, sucesor de Maceo, consigue sorpréndele en Cabezadas de Río Hondo, lo hace prisionero. Enrique Fontanills, en las páginas de El Hogar, añadía además que “Ahora que la buena sociedad está retraída de los teatros, el espectáculo favorecido por lo mejor de nuestro mundo elegante es el ‘Nuevo Cinematógrafo Lumière‘ situado en el Parque Central, junto al Cuartel de bomberos. (”Enrique Fontanills, El Hogar, año XIV, nº 28, La Habana, 12 de septiembre de 1897, sección crónica, p. 4.)

herrerapulido

hernandez

delmontecelida

Doña Josefina Herrera de Pulido
© Munsey’s Magazine, Vol. XXIII, nº4, julio de 1900, p. 494.

El General de brigada Cándido Hernández Velasco
© La Ilustración artística, nº801, 3 de mayo de 1897, p. 298.

Doña Celida Del Monte de Del Monte
© Munsey’s Magazine, Vol. XXIII, nº4, julio de 1900, p. 493.

Tal vez para relanzar un poco un espectáculo que dura desde hace casi dos meses, los empresarios del cinématographe añaden un æolian o eolian, instrumento de música que también ha sido utilizado con anterioridad en la Exposición Imperial. Como ocurre a menudo, conforme los días van pasando los anuncios se hacen más escasos y desaparecen a finales de septiembre. En aquel momento, los tres empresarios deciden llevarse el cinématographe a otras ciudades cubanas, siendo así el tercer aparato después del cinématographe de Gabriel Veyre y del biograf de Jorge Suaston en recorrer la isla:

El Cinematógrafo
El Cinematógrafo de Arnautó, Luna y Ubago, ha sido llevado al interior de la isla por sus empresarios.
Pinar del Río, primero, y después, Matanzas, Cárdenas y Cienfuegos, admirarán ahora el maravilloso invento de Mr. Lumiere.
En la Habana volverá a funcionar tan pronto como lleguen las nuevas cien vistas que la Empresa ha pedido a la casa Lumière, de Lyon.


La Lucha, La Habana, lunes 11 de octubre de 1897, p. 5.

Sin embargo el cinématographe ya no da sesiones en La Habana. A eso puede haber varias razones, aunque la causa probable sean los cambios que están interviniendo en la situación político-militar de la isla y la implicación del propio empresario Ricardo Arnautó. La Autonomía es un régimen que ni conviene a los independentistas como Máximo Gómez, ni a los Estados Unidos. que aprovechando los incidentes de enero de 1898, de la cual es responsable el proprio periodista, envían el acorazado Maine que entra el 24 de enero en el puerto de La Habana. Pocas semanas después del motín de La Habana, se vuelve a anunciar el cinématographe:

Nuestros lectores recordarán el Cinematógrafo Lumière del año anterior instalado al lado del Cuartel de Bomberos –hablo del primero que se presentó en la Habana-; pues bien, su propietario, con una nueva colección de 200 vistas ha reanudado desde el viernes sus exhibiciones al precio de 30 centavos las tandas de doce vistas.


El Hogar, periódico artístico, literario y de intereses generales, año XV, núm. 9, La Habana, sábado 27 de marzo de 1898, p. 11.

Dado que sabemos que Gabriel Veyre no vuelve a Cuba, lo más probable es que el periodista confunda los dos cinématographes, aunque estando metido Ricardo Arnautó, en aquel momento, en cuestiones políticas, tal vez haya dejado a sus antiguos colaboradores la responsabilidad de las proyecciones.

Como lo hemos visto, el cinématographe de ArnautóUbago y Luna presenta cuatro cintas rodadas en La Habana –si nos atenemos a lo que escribe Conde Kostia–, pero queda la duda de si se han rodado con este aparato o si pueden ser vistas que ha rodado Gabriel Veyre y que al parecer no llega a presentar. La comparación de los repertorios respectivos de los pioneros no es concluyente porque son pocas la vistas. Otra curiosidad, que fragiliza un poco el testimonio de Conde Kostia es que los tres empresarios parece que juegan algo sobre los títulos presentados. Así por ejemplo la vista cubana La salida de las bombas en una alarma tiene un complemento con La salida de la bomba de incendios, en Londres. Otra curiosidad es el Robo de un viajero en Santander (La Lucha, martes 7 de septiembre de 1897, p. 5) que no se conoce en ninguna parte y que parece ser bastante similar a Viajero y ladrones… El  título curioso Granovetaria palata podría remitir a una vista rusa: “Granovitaya Palata” es el nombre ruso del Palacio de las Facetas de Moscú. Otros títulos del repertorio: Un duelo a pistola, en París(La Lucha, sábado 28 de agosto de 1897, p. 5.), La discusiónRiña entre dos periodistas (La Lucha, martes 7 de septiembre de 1897, p. 5).

La situación de La Habana no es equiparable a ninguna otra ciudad española de aquellos años, ya que en ella se dan de manera simultánea, dos aparatos franceses (cinématographe chronophotographe Demenÿ) y dos norteamericanos (Vitascopio Biograph). Además sus propias peculiaridades hacen que a través del cinematógrafo se pueden percibir ciertos aspectos de la sociedad habanera finisecular.

1898

El Cinématographe Lumière (marzo-abril 1898)

A finales del año 1897, la situación política se va complicando cada vez más y las tensiones tienen una lógica consecuencia sobre los espectáculos, y en particular sobre el cinematógrafo, que sigue siendo un espectáculo itinerante en su mayoría. El hundimiento del Maine (15 de febrero de 1898) y la declaración de guerra por parte de los Estados Unidos (25 de abril de 1898) van a limitar la visita de ambulantes y se puede considerar que el año 1898 es un periodo muy poco propicio para la difusión del cinematógrafo. Sin embargo, también es cierto que, para los primitivos reporteros, la situación cubana es de mucho interés. No solo Edison se interesa por la guerra:

During an interview with Mr. Guth, of Kansas City, Mo., he informed our representative that he will leave for Cuba to take pictures of the Battle ship Maine, the fleet and divers. He expects to be gone about two weeks.


Phonoscope, New York, février 1898, nº 2, p. 9.

La American Mutoscope Company también rueda cintas del hundimiento del Maine. 

Sin embargo, los espectáculos cinematográficos en La Habana, por lo menos, casi desaparecen. las únicas sesiones anunciadas están directamente relacionadas con las que han tenido lugar, el año anterior, organizadas por UbagoArnautó y Luna. Sin embargo, por ausencia de información, no podemos afirmar que sean los mismos empresarios los que organizan las sesiones cerca del Tacón:

Nuestros lectores recordarán el Cinematógrafo Lumière del año anterior, instalado al lado del Cuartel de Bomberos —hablo del primero que se presentó en La Habana—; pues bien, su propietario, con una nueva colección de 200 vistas, ha reanudado desde el viernes sus exhibiciones al precio de 30 centavos las tandas de doce vistas. Rafael B. Santa Coloma.


El Hogar (Año XV, No. 9, 27 de marzo de 1898, Sección Teatros, p. 11.

Aunque no se diga gran cosa sobre las cintas presentadas, resulta interesante que se siga evocando la figura de Gabriel Veyre, y la impronta que ha dejado, por lo menos, entre los periodistas:

Lo que está ocurriendo con la exhibición del Cinematógrafo que actúa al lado del Teatro Tacón, encierra una enseñanza para aquellos que explotan Empresas de Espectáculos. Después de la visita de D. Gabriel Veyre con el verdadero Cinematógrafo Lumière, varias han sido las Empresas que se han establecido con el objeto de alcanzar el éxito que obtuvo aquél y todas han fracasado; nacían, es decir, se abrían, y en poco tiempo sucumbían por la indiferencia del público, de las que intentaron el esfuerzo ni una progresó. Vuelve el verdadero Cinematógrafo Lumière y aunque esta segunda vez no ofrece ya el atractivo de la novedad, como su mérito es real y las vistas numerosas y excelentes, el público vuelve a llenar aquel local antes desierto con otras empresas.
 Rafael B. Santa Coloma.


El Hogar (Año XV, No. 10, 3 de abril de 1898, Sección Teatros, p. 11)

Poco más sabemos de estas exhibiciones. La que no deja de anunciarse, y eso desde hace años, es la Exposición Imperial que sigue siendo, a falta de cinematógrafo, un espectáculo fotográfico. Se anuncia a menudo en la prensa y añade a veces a los espectáculos fotográficos, audiciones fonográficas con el aparato del francés M. Lioret:

EXPOSICIÓN IMPERIAL.- En la preciosa colección que presenta esta semana el culto espectáculo de la calzada de Galiano, es donde puede admirarse bien la grandiosidad de la Naturaleza. Hay paisajes nevados,  montañas colosales, como las del Monserrat; rocas gigantescas de formas rares, como la familia del Burgomaestre; árboles corpulentos, derriscaderos, precipicios, lagos, cascadas, etc.
Mientras se están mirando las vistas, el fonógrafo "Fin de Siglo" amenizará el espectáculo, ejeutando las siguientes piezas: "Los Ratas" de La Gran Vía, "La camisa de la Lola", "Salvidi more" de Faust, "La Marsellesa" y "El Carnaval de Venecia".
El País, La Habana, 3 de febrero de 1898, p. 3

 

Los Cuadros Vivos (junio 1898)

En el resto del año, sólo aparecen unos "cuadros vivos", traducción al parecer del francés tableaux vivants -un gran tradición del final del siglo XIX, que no tienen que ver, a pesar de su nombre con un espectáculo cinematográfico. En el Irijoa, se presentan al final de las revistas, de las zarzuelas o demás espectáculos:

INAUGURACIÓN DEFINITIVA.‑Mañana sábado definitivamente inaugurarán sus funciones en el teatro de Irijoa compañía de bufos que dirige el maestro Palau.
Las obras elegidas por los bufos para su nueva aparición en el coliseo donde en otras épocas han conquistado grandes triunfos con las revistas El Dorado y La Noche de San Juan.
En el primer intermedio contará preciosos couplets la graciosa tiple Sara Roselló y efectuará un bonito baile la aplaudida señorita Bassingnan.
Terminará el espectáculo con la exhibición de los preciosos “Cuadros vivos”.
El País, La Habana, sábado 4 de junio de 1898, p. 3.

Una nota breve, algo posterior, confirma que los "cuadros vivos" nada tienen que ver con el cinematógrafo:

Los célebres “Cuadros Vivos”
Representación plástica, por hermosas mujeres, de las principales escenas del romanticismo, así como de las bellas figuras del arte pictórico y escultural.
El País, La Habana, 17 de junio de 1898, p. 3. 

En los primeros días del mes de noviembre se inaugura el teatro Cuba del empresario Generoso González que ha administrado o sigue administrando el Irijoa  con Jorge Suastón, lo cual constituye uno de los acontecimientos de la temporada:

TEATRO “CUBA”.—El sábado tuvo efecto la inauguración del bonito teatrico que lleva por nombre “Cuba”, establecido en los antiguos salones que ocupó la “Colla de Sant Mus”, Galiano y Neptuno; y a la verdad que el éxito fue sorprendente, pues todas las localidades y pasillos se hallaban ocupadas por un público extraordinario, siendo imposible transitar por ellos.
El empresario de “Cuba”, Generoso González, ha realizado una buena idea, imprimiento cierto sabor genuinamente criollo a la atmósfera que allí ha de respirarse, cosa que faltaba en estos últimos tiempos en todos los teatros.
El cuadro de artistas del género bufo que figura en “Cuba” es excelente, contándose Blanca Vázquez, Susana Mellado, la Nranjo, Rosa Bea, Ramirez, Simancas, Raul Delmonte, Julio Valdés, Lima, Chávez y algunos más y a más, el cuerpo de guaracheros capitaneado por el popular Ramitos.
Las obras puestas en escena en esta primera representación, lo mismo que las guarachas y el punto cubano La Tojosita, fueron estrepitosamente aplaudidos.
La inauguración del teatro “Cuba” ha obtenido éxito completo para Generoso y para los artistas, y ese éxito continuo anoche domingo, pues hubo otro lleno.
Generoso teniendo en cuenta la situación aflectiva porque atraviesa la pobre familia del Sr. Llanuza, dedicará la función del viernes próximo para aliviarla, lo que nos parece muy loable.
Y será el tercer relleno.
El País, La Habana, 8 de noviembre de 1898, p. 4.

generosogonzalez
Generoso González (1898)
popular empresario
© Rafael Pérez Cabello, En escena

Un mes después, el 10 de diciembre de 1898, España y Estados Unidos firman el tratado de París, por medio del cual, Cuba, Puerto Rico y la isla de Guam se quedan bajo dominación norteamericana, y marcan el final de la primera etapa posbélica.

1899

El cinématographe Lumière (Matanzas, abril de 1899)

}

La ciudad de Matanzas ya conoce el cinematógrafo desde que los empresarios UbagoArnautó y Luna lo presentan en octubre de 1897, pero en abril de 1899, el cinematógrafo Lumière organiza, tal vez siga siendo propiedad de un de los tres exhibidores, dos sesiones en dos días consecutivos:

TEATRO SAUTO. El único y genuino cinematógrafo Lumiére, en la Isla de Cuba, por dos noches solamente se presentará en el Teatro Sauto. El sábado ocho y domingo nueve de este mes de abril. La función comenzará a las 8:30 PM. Las puertas del Teatro se abrirán a las 8. Los boletines se expenderán en el despacho del Teatro de dos a cuatro de la tarde y una hora antes de la función cada día. El espectáculo durará tres horas.


La Aurora del Yumurí, La Habana, 8 de abril de 1899, p. 2.

1868matanzasteatrosauto

Teatro Sauto, Matanzas (1868)

Tal vez lo más significativo de estas exhibiciones sea su gran duración, tres horas, lo cual indica que el número de vistas presentadas fue elevado, aunque, ya en 1899, se empiezan a presentar vistas de hasta quince minutos. También es probable que el empresario del proyector lo haya presentado en otros lugares de la isla, aunque todavía no está documentado.

El cineógrafo vs graphoscope (diciembre de 1899/enero de 1900)

En La Habana, en el recién estrenado teatro Cuba, en el mes de mayo de 1899, llega la Compañía de Variedades del prestidigitador y empresario Balabrega. Este ilusionista sueco recorre desde hace años el Caribe y Latinoamérica, pero sólo en pocos casos integra en sus espectáculos un cinematógrafo, como en Costa Rica, en 1897. En La Habana, no dispone de  ningún aparato cinematográfico (La Discusión, La Habana, 16 de mayo de 1899, p. 3). Hay que esperar el mes de agosto para que se vuelva a hablar del Cinematógrafo, en el programa del teatro Lara:

TEATRO LARA.- Función por tandas
A las 8 1/2: "A Guanabacoa la bella."
A las 9 1/2: Exhibición reservada o el Cinematógrafo.
A las 11 1/2: "El caballo de Santiago".
Baile por el cuerpo coreográfico.


La Discusión, La Habana, 16 de agosto de 1899, p. 3

Pero en realidad Exhibición reservada o el cinematógrafo, no es más que el título de una zarzuela.. Es lo que pasa tiempo después con los Cuadros disolventes que de hecho es el título de otra zarzuela conocida presentada en el teatro Albisu (La Discusión, La Habana, 31 de octubre de 1899, p. 3). Así durante más de dieciocho meses, La Habana deja de acoger cualquier aparato de proyecciones. Sólo, a finales de diciembre, coinciden en la capital dos aparatos de vistas animadas: el cineógrafo en el Payret y el graphoscope, en Albisu.
El teatro Payret recibe una de las figuras más importantes del espectáculo de variedades, David Henderson que recorre tanto Estados Unidos como el Caribe y cuyos espectáculos se anuncian en los periódicos americanos como se observa en el New York Clipper.
1899payrethenderson
New York Clipper, New York, 2 de diciembre de 1899, p. 846
 
Así empieza a funcionar, a partir del sábado 23 de diciembre, el cineógrafo, a punto de acabarse el año, y pocas informaciones tenemos sobre su repertorio:
PAYRET
El sábado empezará sus tareas la gran Compañía Henderson compuesta de notables artistas americanos que presentarán en la Habana los más entretenidos pasatiempos y los inventos más famosos de la época.
Figuran en el personal de la Compañía treinta lindas jóvenes que harán los cuadros vivos que en Austria, Alemania, Francia e Inglaterra han conseguido las mayores celebraciones.
Además se exhibirá por primera vez en la Habana el asombroso Cinéografo, aparato superior a todos los cinematógrafos conocidos y en el que se exhibirán las más importantes escenas de la guerra en Filipinas, la lucha de los pujilistas Jeffrey y Strarkey, que tanto llamó la atención en el Norte, y otros sucesos notables.
Su inventor Kilyani ha perfeccionado este aparato con todos los adelantos modernos y le ha aplicado luces eléctricas y maquinaria que dan una gran importancia al invento.
Pronto se dará a conocer el detalle de la primera función, que de seguro será un acontecimiento en la Habana.
 La unión española, La Habana, 19 de diciembre de 1899, p. 3.
En un artículo publicado en inglés en El Diario de la Marina se ofrecen algunas precisiones sobre los títulos proyectados:

THEATRICAL
GRAND PAYRET THEATRE:
Nothing has attracted more attencion in the vaudeville theatres of Europe and America than "Moving Pictures" and it is for this reason that Director Henderson has selected the best apparatus of the kind for exhibition at the Grand Payret Teatre next Saturday night. Nearly all the pictures are of incidents familiar to us, Jeffries and Sharkey last encounter, a Skirmish between Filipinos and Americans. The New York and Buffalo Express passing the Continental Express, a panoramic view of the famous Atlantic Beach and lot of others numerous pictures will be exhibited by the famous cenegraph.


El Diario de la Marina, La Habana, 20 de diciembre de 1899, p. 2

Los títulos de las vistas son por lo general algo imprecisos y, dejando de lado el famoso Jeffries-Sharkey Contest, no se puede afirmar que pertenezcan a la American Mutoscope and Biograph Company o a la compañía Edison. También se presenta "una corrida de toros, siendo Mazzantini el matador, etc." (La unión española, 28 de diciembre de 1899, La Habana, p. 3). Apenas tres días después, el Albisu a su vez presenta otro aparato cinematográfico. Gracias a la "Our Havana Letter" del New York Clipper, conocemos el nombre de dueño del graphoscope:

THE ALBISU is giving Spanish opera, and Prof. Joseph Schmidt, of New York, is producing his grapheoscope (moving pictures), between acts. Business is good. This house is open nightly during the year.


 New York Clipper, New York, 13 de enero de 1900, p. 959.

Como en otras ocasiones, el aparato cinematográfico va presentando vistas entre las diferentes zarzuelas, una función habitual en aquellos momentos como se puede comprobar en el programa siguiente:

ALBISU
A las 8: La nieta de su abuelo.
A las 9: Cuadros disolventes.
A las 10: Fotografías animadas.
Hoy se exhibirá en la tercera tanda el grandioso aparato última novedad del siglo muy superior al Cinematógrafo.
El “Graphoscope” con grandes vistas de los acontecimientos más notables de actualidad.
También se presentará el Fonógrafo Grant, desconocido hasta ahora en esta capital.


La Discusión, La Havane, 26 décembre 1899, p. 3.

Como ocurre muchas veces, no son tanto los aparatos los que fallan como los operadores que no siempre están preparados para el manejo del cinematógrafo. Tambiéne es frecuente, en esos años, que se combinen, juntos o separados, las exhibiciones y la audiciones, como lo hace el Albisu. El periodista de El Diario de la Marina comenta precisamente las diferencias entre ambos aparatos: 

NOVEDADES TEATRALES ANOCHE.—
Las exhibiciones del Cineógrafo en Payret y el Graphoscope en Albisu habían despertado viva curiosidad.
Llámense como se llamen técnicamente, ambos aparatos no son otra cosa que el ya conocido cinematógrafo con mayores perfeccionamientos.
El aparato que se presentó anoche en Payret, sea por ineptitud del que lo manejaba o por algún otro defecto que ignoramos, no fue del agrado de los espectadores. Mucha oscilación, borrosas las figuras y celeridad excesiva en las exhibiciones.
El Graphoscope de Albisu, en cambio, no adolece de nada de eso. Gran precisión, intensidad lumínica y mutaciones perfectas.
La ilusión es completa.
Fueron celebradísimas anoche en Albisu las vistas de un combate en Filipinas, una lucha entre pugilistas y una corrida de toros.
Esta última, sobre todo, arrancó aplausos estruendosos en el público.


El Diario de la Marina, La Habana, 27 de diciembre de 1899, p. 4.

Sin embargo, las proyecciones son pocas y la compañía Henderson organiza su última función, el 5 de enero de 1900, en el Payret. En el Albisu, 13 de enero parece ser la última función. Así durante un año, los habaneros no han podido disfrutar completamente de lo que se perfila como uno de sus futuros espectáculos favoritos. Pero las cosas ya empiezan a cambiar a principios de 1900.

1900

El cinématographe de Édouard Hervet (enero-febrero 1900)

En 1900, Édouard Hervet no es todavía la figura esencial en la que se convertirá en los años venideros. Hasta ese año, sabemos que ha estado varias veces en México. El pionero, probablemente de regreso de Francia, empieza una nueva gira por Cuba. La unión española anuncia, desde el día 25, la llegada de un cinematógrafo Lumière:

PAYRET
Pronto se exhibirá en el elegante coliseo del Dr. Saaverio un nuevo Cinematógrafo Lumière, para lo cual se cuenta con gran número de vistas de los principales sucesos que ocurren en el mundo, muchas de ellas de magia iluminadas.
También se exhibirá una corrida de toros completa en Madrid figurando en ella como espada el famoso matador Luis Mazzantini.
Será un espectáculo al que podrán asistir las familias sin cuidado alguno.


La unión española, La Habana, jueves 25 de enero de 1900, p. 3.

Dos días después empiezan las funciones. En este caso, el espectáculo no es de tipo mixto, y el cinématographe se presenta solo : 

PAYRET
Desde esta noche se exhibirá en este elegante coliseo el verdadero Cinematógrafo Lumière, único aparato, que según la empresa da una ilusión completa de realidad.
En el programa se reseñan las treinta y seis vistas que se exhibirán, contándose entre ellas una corrida de toros completa, desde la llegada de los toreros a la plaza, salida de la cuadrilla, con Mazzantini a su frente, que matará un toro.
La luneta con entrada costará 40 centavos y la entrada general 30 idem.


La unión española, La Habana, sábado 27 de enero 1900, p. 3.

Su estancia en La Habana es bastante breve. Organiza su primera función el 27 de enero: 

EL CINEMATÓGRAFO EN PAYRET
Inaugúrase esta noche en el teatro de Payret un espectáculo por demás […]- La fotografía animada por el cinematógrafo Lumière.
Treinta y seis cuadros diferentes serán expuestos para […] del público.
Los precios fijados para estas exhibiciones no pueden ser más reducidos por cincuenta centavos […].


Diario de la marina, La Habana, 27 de enero de 1900.

En total, Hervet organiza seis sesiones, pero la prensa consultada es muy discreta a la hora de hablar del repertorio, ya que salvo el número de las vistas, no se conoce su título salvo "preciosas escenas históricas, corridas de toros, [una] vista de policía en Chicago" (Diario de la marina, La Habana, 28 de enero de 1900). Por otra parte, el pionero también organiza audiciones fonográficas con el aparato de Edison (Diario de la marina, La Havane, 29 janvier 1900, p. 4.). Las últimas sesiones tienen lugar el 1º de febrero y no sabemos si el pionero sigue en Cuba.

El ilusionista Cesare Watry (febrero 1900)

En esos mismos momentos, está en La Habana, una de las figuras más conocidas del espectáculo de variétés, el señor Watry, que también se encuentra en el teatro Albisu. Cesare Watry, el ilusionista de fama ya internacional tiene números muy conocidos. Francisco Hermida, en La Discusión, le dedica largos artículos. De uno de ellos, entresacamos estas líneas:

WATRY
ÉXITO GRANDÍSIMO
De sorpresa en sorpresa, admirativa hasta llegar a la estupefacción, fue conducido sugestivamente el público anoche en Albisu por el singular Watry.
En su género no he vista nada superior en la Habana. Su prestidigitación es suya: no se parece a otras por lo sencilla, lo elegante y al mismo tiempo lo excepcional.
A pesar de que es difícil hacer ya nada nuevo en la prestidigitación, Watry ha hecho anoche, experimentos de asombrosa novedad.
Tanta ¡Fin de Siglo! como Un viaje de placer entusiasmaron unánimemente al auditorio. [...].


La Discusión, La Habana, 9 de febrero de 1900, p. 3

En las primeras representaciones, el ilusionista no utiliza su cinematógrafo, aunque se anuncia a los pocos días: "Hoy será la última de la Cámara amarilla para dar lugar al Cinematógrafo-Cartocci, que según, en diarios extranjeros, es digno de mayor admiración." (La Discusión, 14 de febrero de 1900, p. 3). No sabemos realmente lo que es el "cinematógrafo-Cartocci", y tal y como se anuncia, existe incluso una duda de que sea realmente un aparato de proyecciones. Al día siguiente, por fin, se confirma que se trata efectivamente de un proyector:

Nuevo espectáculo dará el incomparable Watry esta noche en Albisu, y conste que son muy pocos los días que estará entre nosotros tan famoso artista, que además del asombroso acto llamado "La mujer impalpable", presentará el verdadero y perfeccionado Cinematógrafo Lumière de su propiedad, en el que se exhibirán quince expléndidas vistas.


La unión española, La Habana, jueves 15 de febrero de 1900, p. 3.

Como ocurre con frecuencia, e incluso varios años después de las primeras proyecciones, el cinematógrafo Lumière sigue siendo una referencia de calidad y de hecho, según la prensa, es un aparato que funciona muy bien:

Cinematógrafo
Anoche en Albisu después de las sorprendentes nuevas diabluras de Watry, éste hizo que funcionara el Cinematógrafo de su propiedad y resultó ser el mejor que ha funcionado en la Habana.
Esta noche gran variedad en todo el expectáculo Watry.


La Discusión, La Habana, 16 de febrero de 1900, p. 3

watry

Cesare Watry, La Discusión, La Habana, 5 de febrero de 1900, p. 3

Desgraciadamente, el ilusionista Cesare Watry desaparece con su cinematógrafo justo después de este anuncio y con dos únicas funciones. Posteriormente sigue, en otras zonas del mundo, sus espectáculos y llega a presenta un "watrigraff".

Los kinetoscopios de Auguste Delamare, Emilio Bellán y Antonio Rodríguez (abril-septiembre 1900)

La influencia del cinematógrafo en otras formas artísticas es bastante constante desde los inicios y, en particular, se conocen varias zarzuelas cuyo tema es el cinematógrafo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la palabra "cinematógrafo" conoce una extensión semántica y llega a designar una serie de acontecimientos, y se utiliza con un valor metafórico. Así, en la prensa, surge a veces la palabra para caracterizar un artículo que va contando varias cosas vagamente hiladas entre sí. En esos primeros días de abril de 1900, se ofrece en el Jardín Americana, una zarzuela o un juguete cuyo título contiene la palabra "cinematógrafo":

El Jardín Americano estrena el Cinematógrafo cubano, representando además las obras ¡Hoy! y Bobo, guajiro y gallego, y en Cuba tendrá lugar en beneficio de las celebradas bailarinas hermanas Bassignana y Josefina León, con un programa lleno de atractivos.


La unión española, La Habana, sábado 21 de abril de 1900, p. 3.   

Sin embargo, y hablando ya de cine, la mayor parte del año 1900 está claramente dominada por las dos figuras pioneras Auguste Delamare, de origen francés, y Emilio Bellán, mexicano. Llegan a La Habana a mediados de abril para presentar un kinetosocpio.Como lo vamos a ver, la situación durante esos meses va cambiando, probablemente, porque, en cierto momento los dos exhibidores van por caminos distintos. La primera función tiene lugar el 21 de abril de 1900, en el teatro Tacón que ya ha acogido otros cinematógrafos, en particular el de Gabriel Veyre. Durante esos largos meses, las exhibiciones se van sucediendo sin ningún incidente, ni problema importante. Las sesiones se organizan por tandas, lo cual es muy habitual. En cuanto al repertorio no tenemos amplios informaciones. Lo que sí sabemos es que los exhibidores están relacionados directamente con Edison con el cual parecen mantener intercambios de correo. Pero es conveniente señalar que el aparato que se presenta, llamado "kinetoscopio" no tiene nada que ver  con el primitivo kinetoscopio que sólo permite la visión de una película por un espectador. Con siempre, los primeros anuncios son, de hecho, unos reclamos para informar y atraer al público:

EL KINETOSCOPIO.—De tres tandas constará la función que se efectuará mañana en nuestro Gran Teatro, para dar a conocer el célebre aparato denominado Kinetoscopio.
Entre las numerosas vistas que componen esta primera exhibición, cuéntase la de un horroroso incendio en Nueva York, donde admírase el arrojo de los bomberos americanos.
Esta vista, como otras muchas de la colección, es de proporciones extraordinarias.
Los precios son extremadamente módicos. Un ejemplo: la luneta con entrada sólo vale treinta centavos.

Imposible más ganga.


Diario de la Marina, La Habana, 20 de abril de 1900, p. 

A pesar de este anuncio, las cosas se complican lo cual es relativamente frecuente, y por causa a veces muy variadas: las fallos del aparato, la falta de luz, la presencia de otro competidor... Como sea, Delamare y Bellán tiene que posponer su presentación: 

LOS TEATROS
Por no llegar hasta el lunes las vistas para Kinetoscopio, la empresa se ve obligada a dejar para la próxima semana la función que tenía anunciada para esta noche en el gran teatro Tacón. 


La unión española, La Habana, sábado 21 de abril de 1900, p. 3.

Según lo que se desprende de la prensa cubana, se van ofreciendo sesiones en las cuales se alternan las proyecciones y las audiciones fonográficas y la propaganda no deja de comparar este nuevo aparato con los anteriores, y en particular, el más afamado, el cinématographe de los hermanos Lumière:

TACÓN
El Kinetoscopio exhibido el sábado y anoche en Tacón ha tenido un éxito grandísimo: teatro lleno y aplausos atronadores a cada vista. A pesar de las deficiencias de la luz eléctrica, con que tropiezan invariablemente aquí todos los espectáculos de ese género, el hecho es que el Kinetoscopio ha resultado mucho mejor, por su calidad y duración, que todos los Cinematógrafos vistos en la Habana.
Las dos primeras tandas del Kinetoscopio y del Fonógrafo estuvieron embellecidas por un numeroso concurso de elegantes cubanas y yankees, tan bonitas y sugestivas las unas como las otras.
El Kinetoscopio presentado en Tacón por Mr. Delamare y Mr. Bellán, de paso en esta ciudad, es el único autorizado por Edison para la exhibición de vistas animadas. Estos señores tienen la exclusiva del uso en Cuba de ese portentoso invento que supera evidentemente al Cinematógrafo Lumière.
La flota del Almirante Samson habiendo fuego, presentada anoche, llevó al colmo el entusiasmo del público.
Pronto, tal vez pasado mañana, será presentado el combate de Colenso, una victoria de los boers y el copo de Cronger, victoria inglesa.
En suma: un "existazo" el Kinetoscopio en Tacón. ¿Cuánto, cuánto público.!


La Discusión, La Habana, 30 de abril de 1900, p. 3. 

Siempre resulta delicado saber cuál es el éxito real de las funciones, sobre todo cuando ya han pasado varios años. Sin embargo, algunas informaciones permiten, en este caso, saber que las presentaciones tienen una fuerte repercusión:

TACÓN
Cada exhibición que se anuncia de El Kinestoscopio de vistas animadas es cosa sabida que es un lleno; así es que la de hoy miércoles, en que habrá vistas en colores, entre ellas, La Cenicienta, llevará numeroso público a este coliseo. La empresa ha dispuesto, evitando así abusos de especulación, que las lunetas y los asientos en palcos del piso tercero estén a la disposición del público; es decir del primero que los ocupa. La entrada general valdrá como siempre solamente veinte centavos plata; los palcos principales con seis entradas un peso veinte centavos y la entrada a tertulia o cazuela diez.


 La unión española, La Habana, miércoles 9 de mayo de 1900, p. 3.

Es bastante probable que el aparato también sirva en el teatro Albisu al final de unas tandas como ocurre el lunes 14 de mayo de 1900 (La Discusión, La Habana, 11 de mayo de 1900, p. 3), aunque la prensa no llega a aclarar el tema. Lo cierto es que, a la diferencia de lo que ha ido ocurriendo, tenemos algunas informaciones relativas al repertorio de Delamare y de Bellán. Los temas bélicos son indudablemente los que más se señalan: la guerra de los Boers y la de Cuba. Así lo leemos:

KINETOSCOPIO-EDISON
En el teatro de Tacón, hoy, serán exhibidas vistas de la guerra entre ingleses y boers y entre americanos y españoles, vistas que el mismo Edison ha enviado por el último vapor a los señores Dalamare y Bellán. Entre otras recordamos éstas:
Batalla de Makefin.
Tropas inglesas después de la batalla de Colento.
Ingleses recogiendo muertos y heridos.
Lanceros ingleses cargando sobre los boers.
Tropas inglesas saliendo para la guerra.
Artillería y caballería inglesa marchando a través de territorio enemigo.
Toma de la loma de San Juan por los yankees.
El general Shafter, a caballo, pasando un desfiladero.
La batalla de Mafeking irá en la tercera tanda.
En fin, esta noche habrá gran amenidad visual en Tacón.
El inventor del Kinetosocpio y del Fonógrafo, o sea Edison, ha escrito, desde París, una carta a los señores Delamare y Ballán, prometiéndoles mandar "muy en breve, vistas de la Exposición, que ha obtenido un éxito nunca igualado, extraordinariamente colosal", según palabras del mismo Edison, que desde hace algunos días se halla en París y está asombrado de cuanto ha visto en la Exposición, en todos los órdenes de progreso de la Humanidad en Ciencia y Arte y en Civilización en general.


La Discusión, La Habana, 24 de mayo de 1900, p. 3.

En los siguientes días se conocen otras cintas del repertorio: La defensa de una batería boer, Carga a la bayoneta por los ingleses, La Cruz Roja […]”, …. También será expuesta hoy "una corrida de toros por Mazzantini y su cuadrilla” y “Una lección de tauromaquia en Sevilla”.La Discusión, La Habana, 28 de mayo de 1900, p. 3.

Hasta este momento el circo Pubillones, uno de los circos más famosos, y no sólo en Cuba, va a organizar algunas proyecciones aunque no se sepa cuáles son las vistas presentadas. La primera sesión tiene lugar el 19 de mayo:

PUBILLONES
Mañana sábado se inaugura la nueva temporada, bajo la dirección del Comendador Martini o sea el Brujo verde.
Las funciones serán variadísimas, propias para los niños, pues se presentará el teatro en miniatura por la compañía infantil de fantoches. Una nota del programa dice:
"Acaba de llegar el verdadero y legítimo "Kinetoscopio Edison" traído expresamente para esta Empresa, acompañado de su "Vitascopio", en el que se exhibirá una grandiosa colección de retratos de jefes de la revolución, encontrándose entre ellos un campamento cubano y la explosión del Maine y otros atractivos que no se mencionan. 


La unión española, La Habana, viernes 18 de mayo de 1900, p. 2.

Resulta delicado saber exactamente la diferencia entre "Kinetoscopio Edison" y "Vitascopio", ya que se podrían pensar como dos aparatos similares. Incluso, no se tienen que aceptar las descripciones como las de vistas cinematográficas, queda la duda que algunas puedan ser únicamente vistas fotográficas proyectadas. En los días siguientes, nada permite saber realmente si son lo uno o lo otro. Lo cierto es que las proyecciones animadas no constituyen más que un número entre otros, en una situación clásica de combinaciones de espectáculos en el circo.

Probablemente en la segunda quincena, Delamare y Bellán se asocian a su vez con Antonio Rodríguez como lo indica la prensa habanera:

TACÓN
De tres tandas de escogidas vistas animadas en El Kinetoscopio, constará la función que hoy sábado anuncian los señores Delamare, Bellán y Rodríguez, empresarios de este célebre aparato, que con tanto éxito funciona en el gran coliseo.
Los precios continúan siendo los que conocen ya nuestros lectores.
Mañana domingo por tener efecto el baile de las flores del Centro de Dependientes, no habrá función.


La unión española, La Habana, sábado 26 de mayo de 1900, p. 2

Entre las novedades que presentan en estos últimos días de mayo, está una corrida con "el aplaudido Luis Mazzantini y su cuadrilla se presentará por segunda vez en este elegante coliseo a lidiar un hermoso toro de Miura, que dará mucho juego" (La unión española, La Habana, martes 29 de mayo de 1900, p. 2.). Un fenómeno que hemos podido apreciar, como lo indicamos más arriba, es que entre los coliseos habaneros existen a veces "pasos" de películas de uno a otro. Así, la corrida de Mazzantini se anuncia tanto en el Albisu como en el Tacón. Las sesiones benéficas es una práctica corriente en los teatros y espectáculos y los empresarios organizan una a favor de los bomberos del Comercio, los más conocidos de La Habana:

TACÓN
Nuevamente se exhiben hoy en el Kinetoscopio de Edison las más celebradas vistas animadas, entre ellas las de un gran incendio, la corrida de toros, la Cenicienta y otras no menos notables.
Esta función será a beneficio del Muy Benéfico Cuerpo de Bomberos del Comercio.
Según tenemos entendido, el producto de ella se destinará a la compra de una Ambulancia para la sección de Sanidad.
No dudamos que el gran teatro se verá muy concurrido, dadas las simpatías que cuentan los bomberos en esta capital.


La unión española, La Habana, viernes 8 de junio de 1900, p. 2. 

Siguen las proyecciones según el ritmo que imprime la llegada de las nuevas vistas que vienen, muy probablemente de Estados Unidos, aunque a mediados de junio se evoca también la llegada de un nuevo proyector, lo cual no es tan frecuente:

TACÓN
Hoy jueves festividad del Corpus; habrá como de costumbre un lleno en nuestro principal coliseo: se exhibirán vistas escogidas en el Kinetoscopio, entre ellas la corrida de toros lidiada por Mazzantini. La función será por tandas, costando la entrada general veinte centavos y la tertulia diez.
En el vapor del sábado se esperan un nuevo aparato y una completa colección de vistas, que serán estrenadas en la próxima semana.


La unión española, La Habana, jueves de 14 de junio de 1900, p. 2.

En la segunda quincena de junio, aparece un nuevo aparato -a no ser que se trate del de Tacón, prestado por algunas sesiones- en el Jardín cubano (Prado 87)

Sigue exhibiéndose en el Jardín Cubano, Prado 87, entre Neptuno y Virtudes el curioso invento en el que una joven, a la vista del público, se convierte en cadáver y después en esqueleto, volviendo después a su estado normal. Además se exhibe un Kinetosocpio y un fonógrafo, costando veinte centavos la entrada y diez los niños.


La unión española, La Habana, miércoles 20 de junio de 1900, p. 2.

El truco que se presenta en el Jardín cubano, llamado "Metamórfosis", tiene que ver, muy probablemente, con los rayos X, que forman parte habitualmente de los espectáculos de varietés. En cuando al kinetoscopio presenta cintas cinematográficas, pero pocos días. Sin embargo, Tacón es el teatro que se dedica de forma exclusiva a las proyecciones cinematográficas y a veces tenemos algunas informaciones sobre las cintas:

TACÓN
Hoy viernes, función de moda, exhibiéndose vistas animadas de mérito en el Kinetoscopio, entre ellas el estreno de dos payasos (cuadro cómico), un niño contorsionista, y jugadores de pelota en el terreno, no faltando la lidia de un toro por Mazzantini y sus chicos.
Se esperan vistas de la Exposición de París, que serán estrenadas en la próxima semana.


La unión española, viernes 22 de junio de 1900, La Habana, p. 2.

A partir del mes de julio, de forma bastante repetitiva, el kinetoscopio anuncia las últimas sesiones, aunque se va demorando a lo largo del verano:

LOS TEATROS
Esta semana será la última que se exhiba en Tacón el Kinetoscopio, pues la próxima sale en excursión por la Isla su empresario, señor Delamare.
Las vistas que se ofrecen hoy son completamente nuevas, recibidas directamente de París.
A Tacón, pues, que la cosa es digna de verse y los precios no pueden ser más módicos.


La Unión española, La Habana, miércoles 4 de julio de 1900, p. 2

Aunque durante semanas y semanas, el único aparato que funciona en La Habana es el del señor Delamare, a veces se anuncia un aparato que, a menudo, no dura mucha. Así pasa con la presentación en el teatro Marti del cinematógrafo Lumière:

En el teatro Martí se exhibirá hoy, según el programa que hemos recibido, el legítimo y verdadero Cinematógrafo Lumière, que dará a conocer al público de esta capital M. Pitión llegado recientemente de París.
Las funciones serán corridas, exhibiéndose 25 vistas de escenas cómicas y grotescas, bailes y vistas de todas clases, dividiéndose el espectáculo en dos partes.
Los palcos con cinco entradas costarán un peso, veinte centavos la luneta con entrada y diez la tertulia.


La Unión española, La Habana, sábado 14 de julio de 1900, p. 2.

O también con un kinetoscopio – ¿será el del teatro Tacón?- que se exhibe en el Jardín cubano (La Unión española, La Habana, martes 17 de julio de 1900, p. 2). En agosto, ya sólo se habla de Delamare que se ha asociado, desde el mes de mayo, con Antonio "Antoñico" Rodríguez para seguir presentando vistas en el teatro Estrella, nuevo nombre del Tacón: 

Estrella

La empresa Delamare-Rodríguez anuncia para esta noche una función extraordinaria por tandas, exhibiéndose 15 vistas en cada una de las dos primeras y 12 en la última. Como siempre, la sala del gran teatro se verá llena de damas y damitas de nuestra mejor sociedad, que tanto gustan del Kinetoscopio.


La Discusión, La Habana, 11 de agosto de 1900, p. 2.

Y por su parte, en el mes de septiembre, el antiguo colaborador, Emilio Bellán, organiza sesiones de cinematógrafo en el teatro Payret, abriendo así un corto periodo de competencia:

En el teatro de Payret se exhibirá hoy, por tandas, el nuevo Cinematógrafo adquirido por don Emilio Bellan en la Exposición de París, presentando vistas de los sucesos de palpitante actualidad, costando la entrada y luneta 20 centavos y 10 la entrada a tertulia.


La unión española, viernes 14 de septiembre de 1900, p. 2.

Entre las vistas presentadas por el Sr. Bellán, se encuentran algunas de la Exposición de París (La Discusión, La Habana, 26 de septiembre de 1900, p. 4), aunque no podemos saber de qué casa son ya que casi todas las productoras de aquel momento han rodado series del evento internacional. 

Los últimos anuncios de proyecciones en Tacón son de mediado de septiembre, probablemente los itinerantes Delamare y Bellán siguen su recorrido en particular en México.

El kinetoscopio de Regino López (septiembre-diciembre 1900)

En aquellos mismos días, el teatro Lara -ex Alhambra- presenta a su vez un aparato, llamado kinetoscopio, adquirido por Regino López, responsable del coliseo, que podría ser también uno de los aparatos anteriores. De hecho, resulta difícil saber exactamente cuando empieza las exhibiciones si nos atenemos a lo que escribe la prensa:

Lara ofrece esta noche además de vistas en el Cinematógrafo, las aplaudidas obras Envenenamiento duelo y muerteLa trancada del gallego Don Bartolomé.


La unión española, La Habana, lunes 24 de septiembre de 1900, p. 2.

En cualquier caso, hace poco que Regino López ha adquirido el aparato para proyectar vistas animadas:

MÁS ESPECTÁCULOS
Regino López no descansa en ofrecer novedades y ahora acaba de adquirir un Kinetoscopio pra amenizar los intermedios, exhibiéndose en cada uno seis preciosas vistas, sin aumento en el precio de la entrada, cuyo aliciente llevará a Lara numerosa concurrencia.
El programa de hoy lo forman La trancada del gallego, el estreno de la zarzuela La viuda virgen y el juguete y Don Bartolomé.


La unión española, La Habana, martes 25 de septiembre de 1900, p. 2.

La diferencia está en el repertorio que según los títulos y los comentarios parecen ser escenas picantes:

Lara
Anoche, en los intermedios se estrenó con gran regocijo del público que concurre a dicho teatro, un kinetoscopio, cuyas vistas, completamente nuevas en esta capital, son muy sujestivas. Sobresalieron las tituladas "El baño de esponja" "El beso" y "La modelo de un pintor".
Este kinetoscopio posee una extensa colección de vistas, la cual permite variarlas todas las noches.
Esta noche, en segunda tanda, se estrena una zarzuela, letra de A. P. A. y música del maestro Palau, titulada La Viuda Virgen.


La Discusión, La Habana, 25 de septiembre de 1900, p. 4.

reginolopez

Regino López (1898)
© Rafael Pérez Cabello, En escena

Esto se confirma pocos días después con otras cintas: Un peinadoUna bailarina y El sueño de un artista (La Discusión, La Habana, 29 de septiembre de 1900, p. 3). Pero en general, pocas son las informaciones sobre este aparato que se presenta hasta el mes de diciembre por lo menos. A veces algunos anuncios de aparatos como "El Cronomotógrafo Elgere" (La unión española, La Habana, martes 30 de octubre de 1900,  p. 2) aparecen en la prensa, sin que se vuelva a anunciar.

1901

[Federico] Courrech (abril 1901)

Como ya ha ocurrido anteriormente, y tras unos meses de "fiebre cinematográfica", los aparatos desaparecen de la La Habana, y eso durante casi dos años. Esa larga interrupción puede tener motivaciones diversas: la situación política, el desinterés del público o, sencillamente, la casualidad de los itinerarios de los exhibidores ambulantes. Lo que sí se sigue perfilando es la progresiva implantación de los ambulantes mexicanos que cada vez más pretenden extender su rayo de acción hacia el Caribe y las islas.

El cinematógrafo ya no constituye un espectáculo de por sí tan atrayente como en los primeros años. Sin embargo, la palabra "cinematógrafo" ha ido integrándose al vocabulario corriente y el fenómeno cultural se extiende más allá de las proyecciones de vistas animadas. Así, en enero de 1901, en la Alhambra se estrena una obra cuyo título, Cinematógrafo parlante, muestra la importancia social que ha ido adquiriendo el invento:

Alhambra
Cinematógrafo parlante se titula la obra que ha de ser estrenada hoy en la Alhambra.
Dicen que es una obra muy divertida, por su trama y amenidad.


La Discusión, La Habana, 25 de enero de 1901, p. 4. 

Cinematógrafo parlante es una obra del señor Díaz y Manuel Mauri, interpretada por los señores Piroli, Zarzo y Castillo y las señoritas Vicens y Corona. En cuanto al cinematógrafo, se puede pensar que ya en 1901, van existiendo aparatos que pertenecen o bien a la compañía de variedades que pasan por La Habana o tal vez a algún empresario local que lo alquila de vez en cuando. Así en Tacón, se presenta un aparato en febrero, apenas anunciado:

Cinema...
Hoy, en el Cinema... tógrafo de Tacón nuevas vistas de combates entre boers e ingleses, entre civilizados y chinos, y también vistas del aspecto de Marsella y París durante la presencia de Krüger en su viaje por Europa para reposar en Holanda.

El Cinema.... atrae poderosamente los niños a Tacón.


La Discusión, La Habana, 16 de febrero de 1901, p. 2.

Las vistas son poco originales como en el caso de La pasión y muerte de Jesús. (La Discusión, La Habana, 30 de marzo de 1901, p. 2.). Tampoco resulta fácil saber de qué catálogo son las cintas, ni siquiera de qué años son. Estas presentaciones fugaces, en cualquier caso, no las organiza un ambulante que, realmente, no invertiría en tan pocas presentaciones.

El fenómeno del año 1901 es sin duda la llegada, en abril, de [Federico] Courrech, un de los primeros ambulantes caribeños que ya ha estado en Costa Rica en 1898. En febrero de 1901, está en Barcelona donde presenta precisamente el singular aparato llamado un Biofono-Teatro. La peculiaridad de este aparato es que combina la imagen y el sonido, lo cual es, con el color, una de las máximas preocupaciones de los inventores como Léon Gaumont. El origen de este aparato es desconocido y resulta difícil saber quién lo ha inventado. La primera presentación tiene lugar el día 6 de abril en el teatro Tacón de Ramón Gutiérrez. No disponemos de críticas sobre estas funciones, y lo único son reclamos que no permiten saber si realmente funciona correctamente la sincronización entre imagen y sonido:

Esta noche primera exhibición en el Gran Teatro de Tacón de la maravilla del siglo o sea el “Biofono-Teatro” (cinematógrafo parlante) recién llegado de París, donde ha tenido un gran éxito.
La función será por tandas, a las ocho, a las nueve y a las diez. En las tres tandas se exhiben 28 vistas, once en la primera, siete en la segunda y diez en la tercera. Entre ellas “Resbalones de un batallón en las nieves”, “Ducha pacificadora”, “Tempestad”, “Pirámide humana del Hipódromo de París”, “El sombrero endiablado”, Juana de Arco y su historia completa (cuadro que dura quince minutos, desde Domremy hasta la apoteosis después de quemada en la hoguera), y visiones fantasmagóricas, etc., etc.
Todas interesantísimas.
La entrada 20 centavos. A tertulia diez. Será un gran éxito.


La Lucha, La Habana, sábado 6 de abril de 1901, p. 1

Gracias a una de las figuras más importantes de la prensa habanera, "Conde Kostia", que dedica desde hace años artículos relacionados con los espectáculos y el cinematógrafo en particular, disponemos, sin embargo, de una extensa descripción del aparato presentado:

 El Biofono
Aprovecho un alto entre dos estrenos para ratificar el triunfo espléndido del último invento del siglo XIX –o el primero del siglo XX- que París ha distribuido por el mundo y que hoy llama la atención de los innumerables que en las tres exhibiciones ofrecidas por Tacón se han entrado por las puertas del Gran Teatro.
Realmente es para llamar la atención el abigarrado y brillante espectáculo que combina por manera ingeniosísima –tan ingeniosísima que es arte- la voz del “fonógrafo” y el movimiento del “cinematógrafo”. Es la vida misma con toda su turbulencia y agitación sorprendida sobre el hecho –en el instante de realizarse. Hombres y cosas, acciones y gestos, actitudes y movimientos renacen del abismo del pasado y del polvo de los siglos circunvalando la realidad pasada y presente, al umbral mismo de lo futuro.
Cada figura surge, sobre el lienzo alzado ante nuestros ojos, modelada como un retrato –pero un retrato que se mueve, habla y ejecuta.
No sé que asombro nuevo nos preparan los émulos de Edison, pues es difícil nada más asombroso que las sorprendentes experiencias del Biofono.
Yo, un epicúreo de goces literarios, he abandonado las páginas en que se bañan los pobres ojos de mi espíritu para pasarme horas y horas ante el kaleidoscopio extraño que Tacón ofrece al público.
Y hoy vuelvo –aunque hoy como día de moda (los jueves lo son para el Biofono) estará relleno el teatro y acaso no tenga donde sentarme.
Pero qué importa? No he oído yo de pie los sietes actos del “Tenorio” hecho –deshecho- por Commerma (un actor muy malo que ya se murió)?
Pues bien puedo permanecer de pie las cuatro horas que dura un espectáculo tan interesante.
Lo dicho: a Tacón me vuelvo (esta noche) “a por” el “Biófono –la última maravilla del siglo XIX y la primera del siglo XX, preñada de tantas, Maravillas.
CONDE KOSTIA


(La Lucha, La Habana, 11 de abril de 1901, p. 1

 El extenso artículo de Conde Kostia es bastante similar, en su contenido como en su forma, a los que él mismo ha ido escribiendo y de hecho no aporta gran cosa sobre el aparato, aunque sí ofrece una información sobre el éxito del biófono y además sobre el abarrotamiento del lugar dado que algunos espectadores tienen que quedarse de pie. Pero nada preciso sobre el proyector. En los anuncios, se menciona varias veces al público infantil, lo cual no es frecuente hasta el momento (La Discusión, La Habana, 8 de abril de 1901, p. 3.), y poco se dice del repertorio salvo en pocos casos: 

La Compañía del Biofono-Teatro (antigua Compañía del Cinematógrafo Lumiere), que acaba de llegar de París, presenta hoy en Tacón un ameno, variado espectáculo, dividido por tandas: vistas de combates culminantes en el Transvaal y en China y de la escuadra italiana e inglesa del Mediterráneo maniobrando juntas en aguas africanas. Muchas otras vistas nuevas hoy en Tacón y también mañana domingo. Veránse allí, como otras noches, muchas caras bonitas, bonitas en verdad.


La Discusión, 13 de abril de 1901, p. 3.

La mayor parte de estas vistas son de difícil identificación, ya que existen series en diferentes catálogos. En el caso de la vista Juana de Arco (El Diario de la marina, La Habana, 17 de abril de 1901, p. 4.), se trata de una cinta Méliès. Al cabo de tres semanas se anuncia la última sesión (La Discusión, La Habana, 27 de abril de 1901, p. 4.)

Varios cinematógrafos (junio-diciembre de 1901)

Durante el resto del año, los cinematógrafos se van a hacer muy discretos, salvo muy salpicadas sesiones, lo cual también indica que la afición por la novedad ya no funciona y que la rentabilidad para los ambulantes no es la misma que en los primeros años. En junio de 1901, sí se presenta, por pocos días un cinematógrafo Edison en el teatro Cuba:  

EN EL TEATRO CUBA,-Ernestina Ramírez, primera tiple cómica, que viene de México precedida de buen nombre, hará esta noche su debut en el teatro Cuba.
La nueva artista se presentará en la primera parte del programa.
El Cinematógrafo Edison, estrenado anoche, alcanzó bueno éxito. Las vistas son nuevas y algunas de ellas tuvieron que repertirse a instancia del público.
En el espectáculo de hoy tomará parte, además de la debutante, Julia Jimeno y Charito Contreras, con sus aplaudidos bailes españoles. El resto de la Compañía presentará nuevos números bonitos e interesantes.
Después de la función, baile con dos populares orquestas.
Ya están colocados todos los palcos para la matinée que en obsequio de la gente menuda se verificará mañana.
El embullo es extraordinario.
Se rifarán bonitos juguetes.


La Discusión, La Habana, 15 de junio de 1901, p. 4

Probablemente sólo se presente un par de veces el cinematógrafo sin llegar a convencer del todo. El cinematógrafo, a pesar de todo, se ha inscrito en el paisaje habanero y es muy probable que puedan funcionar aparatos sin que la prensa lo repercute. La ausencia de información no se tiene que comprender como una huella de la desaparición parcial de las proyecciones. Así, en Tacón, se ha instalado un cinematógrafo en la azotea, y el artículo siguiente deja suponer que funciona desde hace algún tiempo:

EL ANUNCIADOR DE TACÓN.-El cinematógrafo que a diario funciona en la azotea de Tacón constituye a diario uno de los espectáculos gratis de la ciudad.
El pueblo se recrea y el bolsillo no padece en lo más mínimo.
Actualmente se exhibe en el Anunciador una gran colección de vistas entre las que se encuentran La CenicientaHay que desternillarse de risaVenganza de fregadores El hombre que revienta.
Todas son a cual más bonita y más recreativa.


Diario de la marina, La Habana, 10 de julio de 1901, p. 4.

1900teatrotacon1

Teatro de Tacón (c. 1900)
© The LIbrary of Congress

Desconocemos a quien se debe la idea de presentar gratis películas en el anunciador, pero lo cierto es que una iniciativa poco frecuente, por no decir casi única en los orígenes del cine, aunque siempre han existido sesiones de beneficencia. De hecho, se trata del "Anunciador comercial" de José García González que va cambiando de sitio en los meses siguientes, pasando a la manzana Gómez. Las cintas proceden en su mayoría del catálogo Méliès. Otro ejemplo que muestra que ya las proyecciones de cintas no se limita a los teatros oficiales lo encontramos en la fiesta organizada por la colonia francesa con motivo de la fiesta nacional:

HOY.-Hay fiestas a escojer.
Las de la Colonia Francesa, en celebración de la toma de la Bastilla, prometen revestir un lucimiento excepcional.
A la recepción oficial y la matinée infantil en el Consulado, sucederá un banquete en la Chorrera, y una gran soirée en los salones de la Sociedad del Vedado, amenizando estos últimos actos la Banda de la Beneficencia.
En esta soirée se hará música selecta por profesores y amateurs tan distinguidos como Martín Solar, Mlle Léonie Olivier, los esposos Bours y M. Falguere.
El clou de esta fiesta será la exhibición de un gran cinematógrafo con vistas de los monumentos de París, el Louvre, el Luxemburg y Versalles, aplicando cada una de ellas el Dr. Louis Montané y M. Albert Goupille, delegado y miembro fundador, respectivamente, de la Alliance Française.
Las notas de la Marsellesa y los gritos de ¡Vive la France! se confundirán hoy alegre y bulliciosamente mientras el champagne hierva en las copas y el recuerdo de la gloriosa jornada reviva en todos los corazones franceses.


Diario de la marina, La Habana, 14 de julio de 1901, p. 2.

Muy meteórico también es el "gran cinematógrafo" que se presenta, del 25 al 28 de agosto, en el teatro Lara: 

Hoy en Lara A Avilés me vuelvo de los autores de La Marina Cubana.

En el intermedio, exhibición de un gran cinematógrafo.

Baile al final de cada acto.

De Avilés me vuelvo hay buena información.


La Discusión, La Habana, 26 de agosto de 1901, p. 3.

Ningún otro aparato se presenta hasta el final del año 1901, lo cual marca claramente un descenso. Sin embargo, y de forma un poco contradictoria, el cinematógrafo sigue siendo una referencia cultural y se llega a estrenar una obra teatral escrita por Casasús, un autor cubano, sobre la figura célebre de Edison:

Edison o El Brujo de Memlo Park, en Martí, obra dividida en los siguientes cuadros: El crimen, Encuentro funesto, Castigo del cielo, La fuga de la prisión, El amor y el deber, El hombre y la maldad, El fonógrafo, via Edison, Un muerto que habla, Gloria a Edison.


 La Discusión, La Habana, 5 de diciembre de 1901, p. 3.

No se llega a saber si en la obra se habla del cinematógrafo, pero sí se dedica un acto al fonógrafo. 

1902

Frégoli (enero 1902)

El gran transformista italiano Fregoli es una de las figuras esenciales de las variedades de finales del siglo XIX y principios del XX. Se le puede considerar como el inventor del "transformismo" del que es el líder indiscutido. Su éxito lo lleva a presentar su espectáculo por el mundo entero y varias veces por América. De su carrera ha dejado unos recuerdos (Fregoli, Fregoli raconta da Fregoli, Milano, Rizzoli & Co, 1936, 292 p.). Ya a finales de octubre de 1901, se anuncia la presencia del transformista italiano por La Habana, aunque solo de paso hacia México:

En el vapor Alfonso XII llegó el célebre transformista italiano don Leopoldo Frégoli en compañía de su esposa, de varios familiares y de todo el personal que le acompaña en sus excursiones artísticas.
Frégoli permanecerá en esta ciudad hasta el lunes.
Se trasladará ese día a México, a cumplir sus compromisos con la empresa del Renacimiento, para después venir a la Habana y dar en Tacón una serie de representaciones.
Reciba el artista italiano, por anticipado, nuestro saludo de bien venida.


Diario de la marina, La Habana, 31 de octubre de 1901, p. 4. 

Fregoli, le da tiempo para asistir a una obra de teatro y alojarse en el Gran Hotel Pasaje. Esta figura mundialmente conocida es observado con frecuencia en la prensa y sus actuaciones tienen repercusiones en los periódicos. El Diario de la marina sigue el recorrido del artista y no vacila en citar artículos completos de la prensa mexicana:

[...] ¿A dónde llegará este coloso si sigue empeñado en divertir al público? Horas y horas nos entretiene haciéndonos ver en la escena todos los personajes de una comedia, de un café-concert, de una estación de ferrocarril, de un circo... El cinematógrafo, con todas sus maravillas, no compite con Frégoli.


Diario de la marina, La Habana, 29 de noviembre de 1901, p. 6.

Paso a paso, la prensa va siguiente la gira de Fregoli por México y su llegada próxima a La Habana está constituyendo un auténtico acontecimiento. El Diario de la marina nos ofrece algunas precisiones sobre el viaje del transformista:

FRÉGOLI-Ya está en camino de la Habana el gran Frégoli.
Hemos tenido ocasión de ver en manos del señor Gutiérrez el telegrama donde le comunicaba don Fanetino Da Rosa la salida del célebre transformista italiano.
Embarcó Frégoli el sábado, a bordo del vapor, P. de Satrústegui, en el puerto de Veracruz.
Del 10 al 11, siendo más probable este último día, que es sábado, inaugurará su temporada en Tacón el artista genial, único, inimitable.
Frégoli nos dará a conocer en esas deseadas noches artísticas su último repertorio de novedades.


Diario de la marina, La Habana, 30 de diciembre de 1901, p. 5).

Pero de hecho el viaje se retrasa algunos días. Y precisamente mientras los habaneros esperan con entusiasmo la llegada del italiano, el Anunciador Comercial presenta vistas cinematográficas con su aparato:

NUEVAS VISTAS.-Las presentará esta noche el Anunciador Comercial, situado desde el año 1893 en la azotea de la Manzana de Gómez, en su magnífico cinematógrafo.
Pertenecen a una gran colección, muy variada y muy recreativa, que hará pasar bien el rato a los espectadores que se sitúan, libre de gastos, desde el Parque Central.
Son vistas... nunca vistas.


Diario de la marina, La Habana, 5 de enero de 1901, p. 3. 

Desde los últimos años del siglo XIX, se proyectan en la zona del Parque Central, vistas fijas. En particular, la Exposición Universal o su predecesora la Exposición Imperial presenta vistas fijas de forma prácticamente ininterrumpida. De hecho, desde la azotea de ciertos edificios, se efectúan esas proyecciones como ya se ha dicho. El "Anunciador Comercial", una pantalla transparente, con la llegada del cinematógrafo, va a renovar sur proyecciones. El Anunciador Comercial, a lo largo de los años, va cambiando de sitio, estando situado algún tiempo en el teatro Tacón, como se ha visto, antes de trasladarse a la manzana de Gómez, que permite ver mejor las proyecciones. Como se entienden en el artículo del Diario de la marina, se trata de proyecciones gratuitas. Posteriormente, el "Anunciador Comercial" se instala en la calle Neptuno. Estas proyecciones, poco anunciadas, muestran sin embargo, que el cinematógrafo, ya se ha convertido en un espectáculo habitual y conocido y que no necesita anunciarse con regularidad.

En cuanto a Leopoldo Fregoli, que por cierto ya ha estado en La Habana, en abril de 1899, constituye sin duda alguna el clou de la temporada. Recoger todos los artículos que se le dedican daría para publicar un libro entero, pero bastante más discretas son las informaciones relativas al fregoligraph que es lo que aquí nos interesa. Desde 1897, en Barcelone, Leopoldo Fregoli ya utiliza un cinematógrafo al que le pones más tarde el nombre de fregoligraph. En esta tournée el italiano presenta su creación El tren de las 9 y 23Mimí y otras muchas obras: 

[...]
Sí: Frégoli es único en su clase; y como único, sorprende y cautiva. Lo que él hace, no tiene explicación. Ni viéndolo entre bastidores, con ayuda del cinematógrafo que exhibe como final de sus trabajos, realizar en un segundo aquellos cambios rápidos como el pensamiento, se concibe su labor.
Frégoli es actor genérico de extraordinaria gracia; es cantante que tiene el privilegio de cambiar de voz, cantando en diversas tesituras; es prestidigitador habilísimo; diríase que es ventrílocuo; es bailarín; es... ¡Frégoli!


Diario de la Marina, La Habana, 13 de enero de 1902, p.3

fregoligraph

El Fregoligrah (principios del siglo XX)

Las vistas del fregoligraph se sitúan al final de los números de variedades y son unas doce (Diario de la marina, La Habana, 15 de enero de 1902). Constituyen de hecho un número en sí como lo muestran los programas siguientes:

FREGOLI... POR TANDAS.-Solo restan cinco funciones para conclusión de la temporada de Frégoli.
Las cinco, incluyendo la de esta noche, son por tandas.
El genial e inimitable transformista italiano ha combinado para hoy el programa de ambas tandas del modo que sigue:
A las ocho y media:
Orquesta
La Gran Vía (parodia de los tres ratas).
al Veglione (Al baile de máscaras)
Relámpago.
Imitaciones de compositores célebres.
Fregoligraph.
A las nueve y media:
Orquesta
¡¡A Cafetera!! El Maestro de Canto,
Notte d'amore
Imitaciones de grandes maestros.
Fregoligraph.
En los precios se han hecho rebajas de consideración a fin de que todos, pobres y ricos, no se queden sin ver al celebérrimo actor.
Vayan pruebas: los palcos principales sin entrada costarán dos pesos y medio, la luneta con entrada sesenta centavos y la entrada general dos pesetas.
Entiéndase por cada tanda.


Diario de la Marina, La Habana, 29 de enero de 1902. 

A diario, la prensa dedica artículos, a veces muy largos, al transformista italiano mundialmente conocido. Desgraciadamente se habla muy poco del fregoligraph y menos de las cintas presentadas.Las funciones se acaban en los primeros días de febrero, cuando Fregoli ya está a punto de abandonar La Habana:

Frégoli ha hecho entrar más espectadores en Tacón que todos los otros espectáculos sumados que han funcionado desde hace tres años en el Gran Teatro. Ayer, de día y de noche, estuvo Tacón colmadísimo de concurrencia. Nunca he visto en aquel teatro concurrencia igual.
Hoy será la "función de adiós" de Leopoldo Frégoli, que partirá mañana para Lima, con su empresario Paradossi.
Ayer debutó en la pieza que precede a las transformaciones, la joven, bella y elegante actriz, Rosa Castillo. Frégoli ha hecho con ese contrato una excelente adquisición.


 La Discusión, La Habana, lunes 3 de febrero de 1902, p. 3. 

La figura excepcional del italiano consigue integrar totalmente el aparato cinematográfico, rodando películas -algunas se han conservado- donde se le puede ver transformándose y consigue poner el aparato al servicio de su arte. Se anuncia que Fregoli sale para México y en Lima está en abril (La Discusión, La Habana, miércoles 9 de abril de 1902, p. 4).

El único cinematógrafo que se sigue anunciando después de la salida de Fregoli es el del "Anunciador Comercial" (Diario de la marina, La Habana, 16 de febrero de 1902, p. 3; 30 de marzo de 1902, p. 3). Por lo demás, y si nos atenemos a lo que hay en la prensa habanera es como si el cinematógrafo casi hubiera desaparecido, de nuevo, de la capital y durante semanas y semanas, no se ve el más mínimo proyector. Si bien siempre podemos pensar que algún cinematógrafo sigue en La Habana, lo cierto es que los teatros que suelen acoger este tipo de espectáculo ya se han olvidado del aparato, a no ser que siga interviniendo de forma discreta entre zarzuela y juguete. De lo que pueden disfrutar los habaneros es de la Exposición Imperial (Galiano, 116) que desde hace años va presentando vistas fijas de todo lo que acontece en el mundo. Mientras tanto, La Habana se ha convertido en un desierto cinematográfico, y los espectadores sólo tienen como consuelo las innumerables zarzuelas o juguetes que se estrenan cada semana. Algunas tienen títulos que recuerdan el cinematógrafo o la fotografía:

Hubo estreno en Alhambra, el del juguete cómico de Ignacio Sarachage, "Una plancha fotográfica".
Es un gracioso juguete, dentro del género bufo de aquí, con retruécanos y "quid pro quos" que arrancan risotadas.
A los inteligentes nos gustó mucho la obra estrenada; pero el bestia del público aquel, cuando vio bajar el telón sin que hubiera tangos, rumbas ni meneos, la emprendió a gritos y silbidos contra los actores.


La Discusión, La Habana, 24 de febrero de 1903, p. 1) 

El articulista ofrece una visión bastante negativa del público habanero y echa de menos su falta de interés por la cultura teatral. Un juicio tal vez un poco severo pero que da una idea por lo menos de lo que mueve a los habitantes de la capital.

1903

Édouard Hervet vs Empresa F. Williams, Costa y Prada (abril-junio de 1903)

Como se ha podido apreciar, la evolución del cinematógrafo durante los primeros años no deja de ser algo caótica. Momentos de buena actividad cinematográfica suceden a largos meses durante los cuales los aparatos escasean y a veces desaparecen durante varios meses. Sin embargo, ya a partir del año 1903, se puede decir que las cosas se van estabilizando y que el cinematógrafo aborda una segunda etapa que se puede considerar como la de la integración, la implantación y la extensión  del espectáculo cinematográfico. Incluso podemos decir que ya se van instalando formas de competencia entre los diferentes teatros donde se exhiben los aparatos y las vistas animadas.

Como un auténtico milagro, tras más de un año de vacío cinematográfico, se anuncian dos aparatos casi de forma simultánea cuando empieza la temporada teatral. En los casos en que existe alguna competencia, se multiplican las gacetillas en la prensa, como si los dueños respectivos quisieran sobrepasar al competidor. Muchas veces esos artículos son publicidades disfrazadas. El primero de los dos cinematógrafos pertenece a una de las figuras más relevantes del Caribe y Brasil, Édouard Hervet, que por cierto, conoce La Habana, ya que ha estado más de tres años antes. El año anterior ha recorrido Haití. Desde hace tiempo, lleva un cinématographe Lumière, y últimamente lo ha presentado en Matanzas:

CINÉMATOGRAFO.-La empresa Hervet, que en Matanzas últimamente dejó buen recuerdo de su paso, ofrecerá esta noche en nuestro gran teatro Nacional una exhibición del magnífico Cinematógrafo Lumiere.
Es el mejor y más completo que se ha presentado en la Habana.
La exhibición será por tandas al precio de veinte centavos entrada y luneta para cada una de las tres que componen el espectáculo.


Diario de la marina, La Habana, sábado 11 de abril de 1903, p. 8

Édouard Hervet ha elegido el teatro Tacón -reabautizado Teatro Nacional-, un lugar que ha acogido a varios pioneros, mientras que el competidor, Mr. Williams, un empresario norteamericano, se instala en el Payret, casi enfrente. El aparato que presenta es un bioscopio inglés, de delicada identificación:

BIOSCOPIO.-Cuando menos lo esperaba el doctor Saaverio le ha venido para su teatro un espectáculo, que, a juzgar por lo que se nos dice, ha de darle a ganar muchos pesos, peseta a peseta.
Se trata de la exhibición de un gran bioscopio inglés, que es el más completo y perfecto que se conoce, con vistas completamente nuevas, como De la tierra a la luna, de Julio Verne, Ali Babá Los cuarenta ladronesBarba AzulTreinta años o La vida de un jugadorLa CenicientaEl sueño del Bombero, un horroroso incendio, cuadro éste de gran espectáculo que ha tenido que ser repetido en cuantas capitales se ha dado a conocer, Saint Claus o el sueño de Noel, y otras muchas de magia, cómicas y de gran espectáculo, la mayor parte en colores.
Entre las vistas locales que se exhibirán figura un desfile de voluntarios por la calle del Obispo y un engancho y salida en el cuartel de los Bomberos del Comercio. En cada se distinguen perfectamente algunos bomberos muy conocidos en la Habana.
Hoy sábado se dará en Payret la primera función por tandas.
Los precios de estas no pueden ser más módicos:
Entrada general,, con derecho a sentarse en cualquier luneta, butaca o palco del segundo pico, $1-20.
Entrada a tertulia y cazuela, diez centavos.
También se darán a conocer, alternando con las vistas, dos magníficos fonógrafos de concierto.
El notable bioscopio inglés que trae este empresario americano, ha obtenido los primeros premios en la última Exposición de París.
Solo se darán dos exhibiciones: las de hoy mañana.


Diario de la marina, La Habana, sábado 11 de abril de 1903, p. 8.

Las vistas pertenecen a varios catálogos lo cual muestra que, ya en 1903, los exhibidores constituyen sus programas a partir de diferentes productoras. Sin embargo, lo más relevante del artículo, es sin duda, la presencia en el repertorio de Mr. Williams de vistas locales, de cinematografista desconocido, de las que se citan dos. La segunda se inscribe directamente en la línea abierta por Gabriel Veyre, y constituye una nueva vista de bomberos, un clásico cubano. Aunque de forma muy breve, el articulista alude, sin duda alguna, al comportamiento del público al reconocer a algún bombero en la pantalla. Por otra parte, el americano no vacila en utilizar abundantemente la prensa para publicitar su aparato "de que tanto hablaron los periódicos franceses y americanos hace tres años". (La Lucha, La Habana, sábado 11 de abril de 1903, p . 1). Lo cierto es que ambos aparatos atraen un público enorme que lleva ya más de un año sin cinematógrafo. Algunos artículos permiten apreciar el éxito de las sesiones:

El público se ha enamorado de los magníficos cinematógrafos que se exhiben en los dos mayores escenarios de la Habana; y en verdad que bien merecen ambos espectáculos el favor de las gantes. Estos dos aparatos son de los mejores que se han visto, y presentan escenas fantásticas, magia y copias de la vida real, de manera portentosa.
Esta noche el Nacional y Payret, volverán a verse llenos.
El bioscopio inglés está proporcionando continuas sorpresas al doctor Saaverio. El lunes es el peor día para cualquier espectáculo. Pues anoche quebró el juego: Payret se llenó, como en los buenos tiempos de Franceschini, Tomba y los Living Pictures, lo cual quiere decir que la concurrencia era extraordinaria por el número y por la calidad. No había un solo palco ni una luneta desocupada.
Siempre lo he dicho a los empresarios: ofrezcan atractivos al público y este acudirá con gusto a llenar el teatro.
Lo están probando hoy el bioscopio inglés de Payret y el francés del Nacional.
En Payret hay además un fonógrafo magnífico que entre las muchas piezas de su repertorio tiene un danzón tan admirablemente reproducido, que nos hacemos la ilusión de que está en el escenario la orquesta de Valenzuela.


La Discusión, La Habana, martes 14 de abril de 1903, p. 3.

"Se calcula -escribe el Diario de la marina (13 de abril de 1903, p. 4)- que pasaron de seiscientas las personas que tuvieron que retirarse anoche de la taquilla de Payret sin haber podido adquirir billetes de entrada por haberse agotados." 

anastasiosaaverio

Anastasio Saaverio
Propietario del teatro de Payret
© Rafael Pérez Cabello, En escena

El propietario del Payret, el doctor Anastasio Saaverio, saca buen provecho del éxito del cinematógrafo del empresario Mr F. Williams, como lo indica un periodista: "Si Payret sigue llenándose como en las tres últimas noches, va a ser el bioscopio para el doctor Saaverio más productivo que ningún otro espectáculo de los muchos que ha traído y que tanto dinero le han costado."  (Diario de la Marina, La Habana, 14 de abril de 1903, p. 4.). Ese mismo día, el empresario anuncia su salida para Estados Unidos. En realidad, no regresa y deja el aparato al cuidado de sus representantes, los cubanos Costa y Prada. Entre las cintas que presentan éstos en el Payret, tal vez una de las más relevantes sea una ejecución por medio de una silla eléctrica. Este tipo de vistas llega a constituir una especie de subgénero que proponen los catálogos de la empresas cinematográficas como Pathé:

Siguen muy favorecidos por el público los cinematógrafos que se exhiben en el Nacional y en Pairet.
En este último teatro apareció en el transparente, muy al natural, una ejecución por medio de la silla eléctrica, mientras el fonógrafo entonaba el Miserere del Trovador, con la voz de una tiple muy conocida en la Habana y que perteneció a la naufragada compañía de ópera de este invierno pasado.
Uno de la cazuela gritó al terminarse la vista:
-¿Ya mataron al hombre?
Y otro espectador de arriba contestó:
_Y al Trovador también!"


La Discusión, La Habana, sábado 18 de abril de 1903, p. 3.

Ese tipo de ejecuciones capitales se reconstituyen, aunque se conoce alguna cinta realmente rodada durante tan dramática circunstancia. En este caso se trata de una reconstitución realizada en Vincennes (Francia) por la casa Pathé, dado que estos pioneros disponen principalmente de vistas de esa casa o de Méliès. La casa Edison también dispone de una vista sobre el mismo tema: Execution of Czolgosz, with panorama of Auburn PrisonSin embargo, según lo que recoge la prensa, el repertorio de Costa y Prada no parece muy extenso. La noticia de la presentación de vistas locales ya no parece excepcional, y se supone, incluso, que son más de las que se citan :

NOTABLES VISTAS.-La noche que estuvieron cerrados los teatros, fue aprovechada por los amigos Costa y Prada, propietarios del bioscopio inglés que se exhibe en Payret, para dar a conocer a un grupo de periodistas algunas de las vistas que tenían preparadas para la próxima semana.
Quedamos realmente admirados ante la perfección a que ha llegado el arte cinematográfico en esas copias de la vida real.
La fecha de estreno de algunas de esas vistas ha sido adelantada, y hoy podrán ver los que acudan a Payret, la que representa un incendio en New York, desde la señal de alarma hasta los actos de heroísmo realizados por los bomberos, salvando de las llamas a una madre con su hija. Esta vista está dividida en doce cuadros y dura veinte minutos.
También se exhibirá hoy el desfile del tercer batallón de Cazadores por el costado de Payret y la Plaza de Albear.
Para la primera tanda han combinado también los amigos Costa y Prada una gran novedad, conmovedoras e interesantes escenas de la guerra anglo-boer.
No es posible faltar esta noche en Payret.


Diario de la marina, La Habana, 24 de abril de 1903, p. 4.

El Desfile del tercer batallón de cazadores por el costado de Payret y la plaza de Albear constituye una nueva aportación cubana a la cinematografía. Lo que resultado delicado es saber quién ha rodado estas vistas cubanas y en qué moomento. Tanto pueden ser vistas rodadas por cubanos como por norteamericanos. Lo cierto es que la propaganda de los empresarios es muy agresiva y  no vacilan en manipular a los lectores. Esto ocurre con motivo de la presentación de la vista Life of an American Fireman, pretendiendo situar la acción en La Habana. Lo que no se puede descartar es que Costa y Prada hayan intercalado alguna vista local para crear la ilusión de que la cinta en su totalidad se desarrolla en la capital. Este tipo de manipulación ya se ha producido, incluso en La Habana, cuando el vitoscopio de la acera del Louvre ha anunciado vistas de bomberos cubanos, en febrero de 1897. Así es como describe la cinta el articulista del Diario de la marina

EL BIOSCOPIO DE PAYRET.-Pocas veces ha sido una vista cinematográfica más aplaudida que la que fue anoche en Payret la que representa un gran incendio; pero pocas veces también se presenta al público una copia más exacta de la realidad.
Todas las escenas que se relacionan con un incendio han sido fielmente tomadas.
La señal de alarma, el enganche dentro del cuartel, la salida del material, los bomberos de la Habana, la estación del Parque Central, las bombas dirigiéndose al lugar del incendio, el tendido de mangueras, el interior de la casa incendiada, el exterior de la misma, la desesperación de una madre, la heroicidad de los bomberos, el salvamento de una niña, todas, todas las escenas interesantes y conmovedoras de un incendio, pasan durante veinte minutos ante la vista admirada del espectador, que no puede contenerse y aplaude cada una de aquellas como si estuviera presenciando la realidad.
Razón tenía el señor Costa cuando decía que esta vista, en su género, era lo mejor que podía exhibirse, pues es muy clara, fija y con efectos disolventes, cosa hasta ahora imposible de llevar a la práctica al tomar vistas de incendio.
Este noche se repite en las dos tandas de que consta la función.
Recomendamos a todo el que nos lea que no deje de ver el gran incendio que exhibe el bioscopio inglés, pues, realmente, sin exageración de ninguna clase, es una vista digna de ser admirada.
Mañana, domingo, ofrece el bioscopio dos funciones; la de la tarde, dedicada a los niños, estará dividida en dos partes; con quince vistas cada una, y el precio de la entrada con asiento, para toda la matinée, será de una peseta.
El fonógrafo sigue dando juego.
El Miserere de El Trovador, tal como se oyó anoche en Payret, no lo han centrado nunca en la Habana, ni las más aplaudidas y celebradas compañías de ópera.


Diario de la marina, La Habana, 25 de abril de 1903, p. 3.

Para poder mantener el interés del público habanero, conviene renovar las proyecciones y ofrecer vistas nuevas. Es indudable que poner cintas nuevas acrecienta el interés, sobre todo si son películas nunca vistas. De hecho, muchos pioneros van reutilizando hasta la saciedad las mismas vistas animadas, lo cual termina por cansar al espectador. Esto lo han entendido muy bien, Mr F. Williams y sus representantes en La Habana Costa y Prada. La prensa es esencial en este tipo de estrategia comercial:

PAYRET.-Continúa funcionando el bioscopio en Payret y continúa el público favoreciéndole con su presencia.
Esta noche, en las dos tandas, serán presentadas las vistas que más han gustado en los últimos días.
El amigo Costa ha recibido ayer un cable de Mr Willian [sic] anunciándole el envío de cuarenta vistas de gran espectáculo y todas ellas de más de veinte minutos de duración.
Mr. Willian, después de adquirir en New York las mejores vistas, anuncia también que sale mañana con dirección a París con el mismo objeto.
El fonógrafo sigue obteniendo igual éxito que el bioscopio. Anoche fue necesario repetir tres veces el Miserere de Il Trovatore.
La concurrencia en Payret no decae. Cada noche es mayor.


Diario de marina, La Habana, 29 de abril de 1903, p. 3

En la competencia entre Payret y el teatro Nacional, lo esencial es poder ser el primero en ofrecer vistas inéditas. A pesar del cinematógrafo Lumière, el señor Hervet no puede hacer gran cosa y vuelve a repetir las mismas cintas. Sin embargo, aprovecha esos momentos para presentar el clásico la Vida, Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo y Sanson y Dalila, ambas en color, temas religiosos de la casa Pathé que indudablemente le interesan al público cubano (La Lucha, La Habana, 1º de mayo de 1903, p. 2). También recurre a las vistas locales para estimular el interés y propone cintas de la guerra de independencia:

Teatro Nacional
Para esta noche ofrece el gran cinematógrafo Lumière, que con tanto éxito funciona en este teatro, una lección de vistas nuevas, de sabor local patriticas. Son escenas de nuestra guerra de independencia. He aquí las vistas que se estrenarán en la noche de hoy: desembarco de las tropas en Daiquiribatalla de la loma de San Juan, el Arbol de la Paz, triunfo de la bandera cubana.
El domingo, a las de la tarde, gran matinée dedicada a los niños. Por la noche, las dos tandas de costumbre; las mejores vistas del extenso repertorio.

La Lucha, sábado 2 de mayo de 1903, p. 1.

Mientras tanto se siguen esperando noticias de Mr F. Williams, que parece se ha esfumado, y como las vistas nuevas, al parecer, siguen sin llegar, uno de los ahora propietarios del bioscopio decide salir para Nueva York:

Teatro Payret
Hoy sale para New York nuestro particular amigo el señor C. Prada, uno de los propietarios del biocopio inglés que con tanto éxito está funcionando en este coliseo, con objeto de adquirir multitud de vistas que han de causar la admiración de los aficionados a esta clase de espectáculos, y obtener cilindros para los fonógrafos Costa Prada, de los mejores cantantes del mundo.


La Lucha, sábado 2 de mayo de 1903, p. 1.

Gracias a una breve gacetilla sabemos que Costa y Prada intentan rodar -y tal vez logran- algunas películas en La Habana:

Ayer, por estar algo nublada la tarde, no fue posible obtener las vistas del Prado y el Malecón. Se sacaran otro día, que anunciaremos.


Diario de la  marina, La Habana, 15 de junio de 1903, p. 4

En cualquier caso, tienen las posibilidades de grabar cintas y es probable que empiece entonces la carrera de cinematografista de Carlos Prada.

Con el final de las sesiones en el teatro Nacional, los anuncios del Payret van desapareciendo y sólo de vez en cuando alguna gacetilla recuerda que siguen las sesiones que se terminan el 21 de junio de 1903. Durante casi tres meses, los habaneros han podido volver a ver cintas cinematográficas nuevas y variadas.

Teatro Nacional (otras vistas): Desfile de soldados franceses (La Discusión, La Habana, sábado 11 de abril de 1903, p. 3.), La Caperucita Roja (quince cuadros), De la tierra a la luna (treinta cuadros). (La Lucha, La Habana, sábado 11 de abril de 1903, p . 1); Corrida de toros por Reverte (Diario de la marina, La Habana, 15 de abril de 1903, p. 7); La bella en el bosque durmiente (La Discusión, La Habana, jueves 16 de abril de 1903, p. 3); El viaje de KrügerUn combate entre un león y un toro (Diario de la marina, La Habana, 17 de abril de 1903, p. 7);  Un match de "football" en el hipódromo de Madrid, bajo la presidencia de Alfonso XIII, Las fiestas de la coronación del rey de España S. M. Alfonso XIII. (La Lucha, La Habana, sábado 18 de abril de 1903, p. 1); Gran revista militar en ParísSueños de NavidadUna cacería de ciervosEl hijo pródigo (La Discusión, La Habana, miércoles 22 de abril de 1903, p. 3),  Los Alpes (La Discusión, La Habana, viernes 24 de abril de 1903, p. 3.); La Vida, Pasión y Muerte de Nuestro Señor JesucristoEl célebre domador Mr List y los trabajos que realiza (La Lucha, La Habana, 24 de abril de 1903, p. 1.); El Czar de Rusia pasa revista a las tropas francesas en Betheny (La Lucha, La Habana, 25 de abril de 1903, p. 1), Un gran combate navalLa historia de un crimenSantos Dumont en su globo (La Discusión, La Habana, sábado 25 de abril de 1903, p. 6), Viaje del Touring Club en Bélgica, (La Lucha, La Habana, 25 de abril de 1903, p. 1), vistas de Exposición de ParísEl puerto del HavreUn viaje en los Alpes (Diario de la marina, La Habana, 27 de abril de 1903, p. 4); La gran vista de la última Exposición de París (La Discusión, La Habana, martes 28 de abril de 1903, p. 3.);  una gran corrida de toros (en colores) por Luis Mazantini y Lagartijillo, un Carnaval en NizaAlí-Babá y sus cuarenta ladrones (en color) (La Lucha, La Habana, 29 de abril de 1903, p. 2); La catástrofe de la Martinica (La Lucha, La Habana, 30 de abril de 1903, p. 2). 

Teatro Payret (otras vistas): El ómnibus de los locosConcurso de negritos comiendo sandías, Episodios de la guerra hispano-americana (Diario de la Marina, La Habana, 14 de abril de 1903, p. 4; El policía peleón (La Discusión, La Habana, jueves 16 de abril de 1903, p. 3.); La catástrofe de la Martinica o La erupción del Mont Pelée,  Los tesoros de Satanás, Escenas de la guerra anglo-boer (Diario de la marina, La Habana, 20 de abril de 1903, p. 4), El baúl misterioso, (Diario de la Marina, La Habana, 22 de abril de 1903, p. 4), La serpentina (en colores), Desfile de un batallón de voluntarios por la costa de "Payret" y Plaza de Albear, (La Discusión, La Habana, viernes 24 de abril de 1903, p. 3.), Salvamento del ahogado en la estación balnearia de Atlantic-City (Diario de la marina, La Habana, 30 de abril de 1903, p. 3); Ducha imprevista (cómica), La doncella ingeniosa (cómica), Cake walk en el país de los enanosPenas de amarEntrada en Philadelphia de la gran compañía ecuestre de Forspangh & Selles [Forepaugh & Sells], Parada o desfile de toda la compañía por las calles de la ciudad, Entrada en el Circo, Elefantes amaestrados, La cabeza mecánica, Se bañó el gallego (cómica), ¡Es el tapicero!El curioso impertinenteEl lente de abuelita (muy notable), Fiestas de la coronación de S. M. el Rey de España, Alfonso XIII, Desfile de la comitiva real al volver del juramento, por la calle de Alcalá, Húsares de la Princesa y de PaviaEn el confesonarioEl almuerzo del fraileLos efectos del 20 de mayo (muy cómica), Variados ejercicios por la familia Julians, los mejores acróbatas del mundo. (La Discusión, La Habana, sábado 6 de junio de 1903, p. 3); La fiesta de la coronación de D. Alfonso XIII (Diario de la  marina, La Habana, 15 de junio de 1903, p. 4).

Si comparamos el repertorio de Hervet y el de Costa y Prada nos damos cuenta que buena parte de las cintas son las mismas. Resulta difícil dar una única explicación. Por una parte, ambos pretenden presentar lo último y lo más interesante de las productoras, pero no se puede excluir que los competidores compartan algunas vistas. No es la primera vez, en el mundo de los inicios del cine, que encontramos este tipo de prácticas. Sin embargo, unas cuantas cintas presentadas por Costa y Prada pertenecen al catálogo del americano Lubin. En cuanto a los pioneros, es probable que Hervet siga algún tiempo en la isla, ya que sabemos que el 21 de julio de 1903, viaja con su mujer a Nueva York, con destino a París. Costa y Prada por su parte siguen sus actividades de empresarios.

Durante el mes de julio, y antes de que llegue José Esteban Casasús a La Habana, un cinematógrafo está a la venta. Es probable que se trate del aparato de Hervet, a punto de salir de la isla para Nueva York.

cinematografo

Diario de la marina, La Habana, 15 de julio de 1903, p. 9

José Esteban Casasús (julio-agosto y diciembre 1903)

El Irijoa, renombrado teatro Martí, acoge una de las figuras principales de los inicios del cine en Cuba. José Esteban Casasús, que ha formado parte de la compañía del italiano Luigi Roncoroni. Aunque parece haber tenido actividades con el cinematógrafo anteriormente, lo cierto es que la primera noticia que se publica en la prensa sobre esta figura importante, la encontramos en La Discusión:  

El artista señor Casasus, que perteneció a la compañía dramática del señor Roncoroni, exhibirá dentro de poco por toda la isla un magnífico aparato cinematógrafo de los reformados últimamente por Lumiere y Edison.
Después de su excursión por la República, ocupará uno de los teatros de la Habana.
Entre las vistas de movimiento en colores que ha recibido el señor Casasús de París, figuran El asesinato de los Reyes de ServiaDon Juan Tenorio y Los dos pilletes.


La Discusión, La Habana, jueves 9 de julio de 1903

La gacetilla muestra que José Esteban Casasús tiene ya una indudable experiencia en la exhibición cinematográfica. Se desconocen las ciudades que recorre en esa gira, pero lo más relevante en el artículo son las películas, ya que posteriormente, carecemos de informaciones relativas al repertorio del pionero. Tal vez sea El asesinato de los Reyes de Servia la cinta más relevante, dado que se trata de una escena de actualidad reconstituida, en Vincennes, del trágico acontecimiento. Sin embargo, la prensa llega a veces a confundir realidad y ficción, y nos encontramos con un artículo que así lo comenta:

EL CINEMATÓGRAFO PORTENTOSO.-Dice Pepe Estradi en una de sus [...] "pesadillas" de El Cantábrico.
Un periódico de León da cuenta de que en un cinematógrafo que hay en aquella capital, se ha presentado una película representando el asesinato de los reyes de Servia. A la vista del espectador van pasando la conjura, las voladuras con dinamita, el acto del asesinato de los reyes en paños menores y el de arrojar los cadáveres por una de las ventanas de Palacio.
No se puede pedir más actividad, ni más oportunidad tampoco, al Arte de la fotografía.
Se conoce que algún fotógrafo, de esos que sacan vistas cinematográficas, en cuanto supo la fiesta que se estaba celebrando en el Palacio de los Reyes, en Belgrado, cogió la máquina y allá se fue a tomar del natural todas aquellas escenas trágico-horripilantes.


Diario de la marina, La Habana, 26 de julio de 1903, p. 7.

La inauguración tiene lugar en el teatro Martí el 25 de julio (La Discusión, La Habana, 25 de julio de 1903, p. 3), pero la prensa no recoge el repertorio y los artículos son breves y con poco contenido.

1901teatromarti

La Habana, Teatro Martí (1901)
Cuba y América

Lo único relevante es el papel que desempeña Casasús durante las sesiones en que presenta el cinematógrafo. El actor mezcla unos números de prestidigitación con la exhibición de cintas cinematográficas:

Conocía al señor Casasús como actor discreto, de cuando trabajaba con el Comendador Luigi Roncoroni, artista bilingüe; pero nada sabía de Casasús como prestidigitador, y anoche quedé gratamente sorprendido cuando lo vi convertido en el Brujo de los salones.
El público de Martí aplaudió todas las suertes y escamoteos que hizo el Brujo, y salió muy complacido de las nuevas y magníficas vistas del Cinematógrafo Lumiere.


La Discusión, La Habana, 3 de agosto de 1903, p. 3

Las sesiones se acaban hacia el 5 de agosto para dejar lugar a otro espectáculo. Como en otras ocasiones, durante meses el cinematógrafo ya no se anucia en la prensa habanera y sólo aparecen presentaciones episódicas como ésta:

El "Cinematógrafo Lumière" y al "Concertógrafo Edison" serán presentados esta noche con muy atractivos programas en los salones de "El Progreso" de Jesús del Monte.
Será una velada agradabilísima.


La Discusión, La Habana, 13 de septiembre de 1903, p. 3.

Sólo a partir de finales de 1903 vuelven a presentarse cinematógrafos en el teatro Payret. El coliseo de Saaverio reanuda su temporada con varias compañías de Variedades que, entre número y número, ofrecen proyecciones de vistas animadas. En la primera compañía, interviene la bailarina cubana, Conchita Martínez:

NOVEDADES EN PAYRET.-Conchita Martínez, la bailarina cubana, se queda entre nosotros.
Desde el miércoles abre sus puertas el teatro de Payret con un espectáculo en que alternarán exhibiciones en un cinematógrafo con actos de magia y bailes por la gentilísima niña.
También se  ofrecerá la bella ilusión de La reina del [...]
Las funciones serán diarias, en dos tandas y a precios excesivamente económicos


Diario de la marina, La Habana, 7 de diciembre de 1903, p. 4

En este caso, el aparato presentado lleva el nombre de American Vitagraph (Diario de la marina, La Habana, 10 de diciembre de 1903, p. 4) que presenta vistas "muchas de ellas en colores" . Esta compañía se queda muy pocos días, ya que desde el día 12 de diciembre se anuncia la próxima llegada de otra Compañía Cómico Dramática y de Variedades que acaba de trabajar en PInar del Río, en el teatro Milanés (Diario de la marina, La Habana, 12 de diciembre de 1903, p. 10).

1910pinardelrioteatromilanes

Pinar del Río, Teatro Milanés (c. 1910)

La nueva compañía es la que han formado Casasús y Adams y con la cual, posiblemente, hayan ya recorrido parte de la isla, además de Pinar del Río. Los empresarios y actores llevan en este caso un cinematógrafo Lumière, pero poco se sabe de las cintas presentadas:

Esta noche se presentará al público de Payret, "El Brujo de los Salones", gran prestidigitador que viene precedido de sólida fama conquistada en México y Centro América.
Alternará con el "Brujo" el cinematógrafo ya conocido. Para hoy se prepara una gran vista en que representan los más salientes episodios de la novela "La Cabaña del tío Tom."


Diario de la marina, La habana, sábado 19 de diciembre de 1903, p. 2.

Uncle Tom's Cabin, adaptada de un clásico de la literatura de Harriet Beechere Stowe (1852), es uno de los éxitos de la temporada 1903. También se anuncia una gran corrida de toros en la plaza de Barcelona. (Diario de la marina, La Habana, 18 de diciembre de 1903, p. 2). La estancia de la compañía es muy breve, apenas una semana, y los empresarios salen poco después para Mérida (México), pero el Payret ya anuncia la próxima llegada de una nueva Compañía de Variedades, aunque en este caso ya sin cinematógrafo (Diario de la marina, La Habana, 22 de diciembre de 1903, p . 4).

1904

Empresa Costa-Prada (abril-junio 1904)

Y durante meses, de nuevo, el cinematógrafo ya no aparece en La Habana. Estas largas temporadas sin vistas animadas muestran que todavía este espectáculo no se ha implantado del todo y que sigue siendo bastante oportunista, relacionado frecuentemente con compañías de Variedades. Precisamente durante el mes de febrero, el doctor Saaverio se dispone a arrendar el teatro Payret a Mr. Alfred A. Sommerville, un rico comerciante de Boston (Diario de la marina, La Habana, sábado 13 de febrero de 1904, p. 2), pero la experiencia no es concluyen y el americano desaparece de La Habana (Diario de la marina, La Habana, miércoles 16 de marzo de 1904, p. 2).

Finalmente, casi a finales de abril, regresa a la capital el espectáculo cinematográfico de la mano de los ya conocidos Costa y Prada que, según la prensa, han estado en Europa durante largo tiempo:

Última nota
En Payret comenzará el sábado una temporada del Bioscopio de los Sres Costa y Prada, que acaban de hacer una larga excursión por Europa.
Esta vez hay entre las vistas nuevas, algunas de la guerra entre Rusia y el Japón, la historia de María Antonieta, las leyendas de Guillermo TellDon Quijote y Fausto y las fantasías "El Baúl de Barnum" y "El Genio de las Hadas".


La Discusión, La Habana, miércoles 20 de abril de 1904, p. 12

Lo más relevante de esta nueva estancia de Costa y Prada es sin duda que permanecen dos meses, como ya lo han hecho el año anterior, ofreciendo así al público habanero vistas cinematográficas variadas y nuevas. Ya en 1904, el espectador no se satisface de las breves cintas de un minuto de los primeros años, y los exhibidores no vacilan en presentar películas ya más elaboradas y de mayor longitud. En el caso de El Fausto, se presentan las dos partes que corresponden a dos cintas de Georges Méliès: Faust aux enfers Damnation du docteur FaustEl periodista de Diario de la marina, P. Giralt, dedica a la película de Méliès, un texto largo donde, entre otras consideraciones y reflexiones, recoge el argumento de la segunda parte, de hecho, la primera que se ha rodado: 

Payret
El Fausto, 1ª y 2ª parte
La novedad más interesante de estos días en las funciones del teatro Payret es la representación cinematográfica del Fausto, el gran poema de Goethe, la cinta de arte literario más colosal que registra el siglo XIX. Como espectáculo nuevo, después de la primera parte con escenas de la época de Gounot, se da a conocer la segunda, de la que muy pocas personas tienen idea.
La segunda parte continúa después de la muerte de Margarita. Es una serie de episodios mágicos, una historia fantástica llena de personajes simbólicos, que en el cinematógrafo hacen un efecto emocionador. Fausto abandona la vida de las pasiones ardientes y agitadas en que fracasó el tierno idilio de amor convertido en horrible tragedia por el arrebato brutal de sus apasionamientos. Su alma aspira a un nuevo éxtasis, el de la contemplación augusta de la belleza.
Se dirige a la Corte del emperador, en busca de una mujer que encarne el tipo de una hermosura extraordinaria, que resucité las formas pares de Elena, la belleza clásica descrita por Homero, que fue ocasión de la epopeya troyana.
Desciende con el diablo a los profundos [conos] de la tierra y atraviesa los abismos, entre las más abruptas y cavernosas profundidades donde se crían seres extraños y creaciones diabólicas, extravagantes, gnomos y hadas bellísimas, que se cuelgan del techo y de las columnas, como estalactitas vivientes; hidras monstruosas, arañas inmensas, endriagos y visiones de formas horribles.
Fausto encuentra al fin a la belleza ideal que habla evocado en sus deseos; la hermosa Elena el modelo plástico más perfecto surge a su visita entre un mundo de figuras femeniles encantadoras. Son las ideas madres de lo creado, que presiden la formación de cuanto hay de bello en la Naturaleza.
Después Fausto se cada con Elena y tiene [devoción]; símbolo del arte que ha de centrar en nuevas formas de belleza soñada, como reflejo vivo del ideal que nunca perece, porque es el [sino] de cuanto existe.
Fausto muere sin haber saciado ese afán de emociones, móvil de la vida que nos lleva ciegos y atolondrados después de mil tropiezos y caídas, a un estado final de beatitud celeste, que es la del espíritu iluminado por la inteligencia y la gracia de una quietud serena: el amor reposado y tranquilo; la contemplación de la naturaleza y de su Criador, lo único perfecto que algún día logramos entrever con el alma ya cansada y halagada por la satisfacción de haber vivido.
Son una verdadera curiosidad las escenas de la primera y segunda parte del Fausto, vistas en el cinematógrafo de Payret. La imaginación y los ojos se esparcen agradablemente en un mundo de sensaciones extrañas y conmovedoras, como si experimentásemos algo de una nueva existencia no sospechada.
P. GIRALT


Diario de la marina, La Habana, 11 de mayo de 1904, p. 6

Los espectadores del Payret pueden disfrutar de vistas feéricas o fantásticas, las de Méliès, por supuesto, o las de Pathé que intenta, con sus propias producciones, hacerle la competencia al mago de Montreuil. Con cierta frecuencia, la prensa evoca las sesiones del coliseo, y a veces llegamos a tener más informaciones sobre el repertorio de Costa y Prada. Así ocurre con el que encontramos en Diario de la marina:

PAYRET
Bioscopio Costa y Prada
Ha dado principio una segunda serie de vistas cinematográficas que promete muy agradables distracciones al público. El debut del sábado y las dos tandas de ayer domingo obtuvieron gran concurrencia hasta llenarse el teatro.
Lo más curioso y atractivo en el primer acto fue el entierro del señor Sagasta en Madrid a principios de 1903. Muchos de los personajes públicos que formaban el cortejo fúnebre se distingue claramente quienes eran.
La corrida de toros con la suerte de las banderillas por el célebre Guerrita, también causó mucha emoción.
Fueron muy divertidas las escenas mágicas del sombrero, los hijos del diablo, y la de la guerra del Japón y Rusia, y causó un fran efecto la vista panorámica desde un ferro-carril.
La segunda parte, no es menos interesante. Comienza por un [acidado] que fuma el primer tabaco, figura completamente nueva; la lucha de un perro con varias ratas, escenas de magia muy admirables y caprichosas; y sobre todo una en que sale una señorita muy bella mirando con unos gemelos. Se la ve gesticular de tal modo que parece que se le entiende lo que dice. Después sale el novio y se produce una escena tan interesante, que el público pide la repetición.
Pero lo más grandioso de la segunda parte es el final. Una vista de 32 transformaciones escénicas, que se titula "Reino de las Hadas". Las escenas fantáticas y maravillososas que se suceden causan verdadera estupefacción en el ánimo. Allí se ve el fondo del mar con enormes peces y monstruos marinos, ballenas que sirven de ómnibus, submarinos transportando gente en su interior, pulpos [fumeados] que agitan sus tentáculos como serpientes colosales. La diosa Azurine paseando en su carroza tirada por delfines y pergos, el reino de las perlas el coral, cubierto de algas, y estrellas, madrinas, cancrejos y langostas, ostras submarinas llenas de tesoros formando bóvedas de cristal cuajadas de estalactitas. El incendio de un palacio y multitud de figuras de mujer prodigiosamente bellas, diablos, [nervédas], enanos y hechiceros de todas clases. Aquello es un encanto de la vista y de la imaginación.
Amenizan las escenas cinematográficas, multitud de piezas musicales ejecutadas por el concertógrafo, que toca en los intermedios y durante la función.


Diario de la marina, La Habana, 25 de abril de 1904, p. 2

El repertorio, basado  principalmente en casas como Pathé o Méliès, es significativo de la evolución que va conociendo el cinematógrafo. Las cintas se van alargando y frente a los primeros años en que pocas veces las vistas pasan de los cinco minutos, ahora, estamos ya frente a películas de 15 o 20 minutos. Así es el caso de la campaña de Napoleón (Diario de la marina, La Habana, 30 de abril de 1904, p. 2) "dividida en dos partes y treinta cuadros" ((Diario de la marina, La Habana, 6 de mayo  de 1904, p. 2). Una atención particular al público infantil se va repitiendo varias veces en esos dos meses. Los niños y niñas habaneros descubren maravillados el cinematógrafo y su magia: 

PAYRET.-Nótase gran animación en el mundo infantil para asistir mañana a la matinée que ofrecerá en el elegante teatro de Payret, con su magnífico bioscopio los señores Costa y Prada.
El programa combinado por estos señores no puede ser más a propósito para que los niños pasen un rato divertido.
Los señores que aún no tengan localidades para la matinée pueden dirigirse a nuestro simpático amigo el señor Pedrano, en la contaduría de Payret.
Quedan pocos palcos.
Respecto de la función de esta noche solo diremos que las veinte vistas que se exhibirán, en dos tandas, todas son a cual más digna de admirarse.


Diario de la marina, La Habana, 21 de mayo de 1904, p. 3.

Durante esos dos meses de bioscopio en el teatro del Dr. Saaverio, otras cintas se presentan como La catástrofe del Mont Pelée de la Martinica (Diario de la marina, La Habana, 30 de abril de 1904, p. 2) que tanto puede ser la versión de Pathé como la de Méliès, la sempiterna Pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo, o las menos conocidas Un matrimonio a toda prisaUna estación balnearia de Atlantic city (Diario de la marina, La Habana, 10 de mayo de 1904, p. 9) o las aventuras de Robinson Crusoe (Diario de la marina, La Habana, 16 de mayo de 1904, p. 4). En junio también se presentan Los siete castillos del diablo, La historia de Barba Azul (Diario de la marina, La Habana, 6 de junio de 1904, p. 4), El cofre encantadoLa posada encantadaEscenas en un reservadoEpisodios de la guerra ruso-japonesa (bombardeo de Puerto Arturo)Cogido infranganti (Diario de la marina, La Habana, 24 de junio de 1904, p. 4). Todas estas vistas muestran que Costa y Prada disponen de un repertorio que de un año para año se ha renovado casi en totalidad. Sin embargo, la vista más interesante, por ser una vista habanera es El paseo del Malecón de la Habana en día de Carnaval,  (Diario de la marina, La Habana, 10 de mayo de 1904, p. 9). En junio del año anterior, los exhibidores ya han tratado rodar películas en el Malecón y en el Prado, aunque no hemos llegado a saber si lo han conseguido. Esta vez, no hay duda, la cinta existe y se proyecta. Probablemente rodada durante el verano de 1903, esta cinta muestra que, en cualquier caso, Costa y Prada tienen la capacidad para rodar películas, y se puede suponer que Carlos Prada, que rueda en los años siguientes otras cintas, es en realidad el cinematografista de El paseo del Malecón de la Habana en día de Carnaval.

A partir del 10 de junio, el bioscopio comparte el escenario con la "bella Irma" (Diario de la marina, La Habana, 10 de junio de 1904, p. 4) "realizando sus transformaciones en la cámara oscura" (Diario de la marina, La Habana, 15 de junio de 1904, p. 7), y pocos días después se terminan las exhibiciones del bioscopio: 

Payret se reanima. El verano no permite que nada permanezca frío, inactivo, congelado.
Todavía desenlazando el cinematógrafo su tira inacabable de figuras y paisajes y haciendo recorrer a su público todo un mundo en media hora, ya otro género de espectáculo se prepara a mover un poco la atención pública en estos tres meses de respirar volcánico de la tierra.
Esta vez se proyectan cosas serias. Una compañía de melodrama puro, melodrama "en libertad," de los que matan del corazón a las muchachas pobres.


La Discusción, La Habana, viernes 24 de junio de 1904, p. 2

Entre los pioneros Frank Costa y Carlos Prada, son los primeros cubanos en tener una actividad cinematográfica estable, sobre todo teniendo en cuenta las giras que dan por la isla. En cierto modo se sitúan ya entre dos épocas de pionerismo, la de los itinerantes extranjeros con estancias limitadas y la de los primeros empresarios de cine.

Empresa Barrosch y Compañía (agosto-septiembre 1904

Poco van a tener que esperar los habaneros antes de volver a contemplar vistas animadas. Esta vez se presenta la Empresa Barrosch y Compañía, totalmente desconocida en el ámbito de los inicios, que va a proponer durante más o menos un mes unas sesiones de cinematógrafo en el Nacional, ex Tacón. Éste coliseo es, desde los inicios, el lugar privilegiado para las proyecciones de vistas animadas. De inmediato, la gran diferencia entre Frank Costa y Carlos Prada, la tenemos en el repertorio. Cuando en el caso de estos últimos, las vistas proceden de los catálogos de Pathé o Méliès y presentan vistas realmente nuevas, la Empresa Barrosch y Compañía tiene un repertorio esencialmente compuesto de vistas de la casa Pathé, y, en algunos casos, cintas que pertenecen al catálogo Lumière, y que es claramente menos fantasmagórico. La prensa anuncia la première para el día 16 de agosto de forma muy convencional:

EL CINEMATÓGRAFO DEL NACIONAL
A partir de la noche de hoy inauguran los señores Barrosch y Compañía, en el gran teatro Nacional, las exhibiciones de su magnífico cinematógrafo.
El espectáculo se dividirá en dos tandas, a las ocho y a las nueve, correspondiendo a cada tanda diez vistas.
El palco para cada tanda, con seis entradas, cuesta un peso veinte centavos, y la entrada general, con derecho a cualquier luneta del teatro, una peseta.
Todas las vistas que hoy se presentan son nuevas en la Habana.
Entre ellas, las más notables, por su actualidad, son las que se refieren a los reñidos combates de las escuadras de Rusia y el Japón.
No dejan nada que desear.
Reúnen estas vistas, sobre su precisión y su claridad, el mérito de no tener esas oscilaciones que acaban por molestar al espectador.
Aparato como el que desde esta noche se exhibirá en el Nacional no ha venido ninguno a la Habana.


Diario de la marina, La Habana, 16 de agosto de 1904, p. 7

El  clou del repertorio es indudablemente la serie de vistas dedicadas a la guerra ruso-japonesa, que éstas sí son vistas de actualidad. Sin embargo, como ocurre a veces, el estreno no tiene lugar. Mientras tanto en el Payret se presenta un stereopticon que defrauda al público por no se más que imágenes fijas:

[...] Las vistas del "Stereopticon" una decepción. La gente esperaba un gran cinematógrafo y se encontró con vistas, bonitas sí, pero que no se "movían".


La Discusión, La Habana, viernes 19 de agosto de 1904, p. 2.

Finalmente el cinematógrafo del Nacional empieza a funcionar al día siguiente, 20 de agosto. Las presentaciones de la Empresa Barrosch no son muy diferentes de las anteriores y los artículos publicados en la prensa son muy parecidas a los que se han referido a los cinematógrafos. Aunque no sea del todo original, sí conviene señalar que a partir del 1º de septiembre la empresa introduce un gramófono en sus espectáculos:

En el Nacional
Anoche fue la primera audición -con gran éxito- en el Nacional, del excelente "Gramófono alemán".
Al público le agradó mucho aquello de oír desde una luneta de Nacional, las grandes voces de Caruso y Tamagno.
Las vistas del "Cinematógrafo" se varían cada noche y hacen pasar un rato entretenido al numeroso concurso que acude al Nacional.


La Discusión, La Habana, viernes 2 de septiembre de 1904, p. 11

Este tipo de asociación entre el cinematógrafo y el gramófono es muy corriente, a veces simultáneamente, y en el mayor de los casos, consecutiva. En el caso de Barrosch, las músicas son simultáneas. Lo que se desprende de los artículos es el problema que va a seguir existiendo durante los diez primeros años del cinematógrafo: la calidad de la proyección. El principio, y que la mayoría de los aparatos no consiguen resolver, es el centelleo debido a una falta de luz y a un problema de ritmo de proyección. El aparato de la empresa Barrosch repite varias veces -o los articulistas- que la proyección es fija y de calidad:

NACIONAL
Cinematógrafo Lumière
Continúan los llenos en el gran teatro con motivo de las interesantes vistas que allí se exhiben. Ahora el espectáculo aparece amenizado con música en los intermedios, y en las representaciones. Para ello la empresa Barrosch y Ca ha adquirido un buen fonógrafo que deja oír escogidos trozos de música.
Las figuras cinematográficas salen con una precisión y una limpieza admirables. No se advierte el desagradable centelleo de que adolecen otros aparatos de esta clase.
Las escenas que causan mayor efecto son la de la guerra ruso-japonesa, el incendio del teatro de Chicago, y sobre todo la maravillosa maleta de Barnum.
Causa asombro ver como una figuras pintadas en un cartel toman cuerpo y resultan después seres vivos y sonrientes.
El panorama de la cascada también es maravilloso y salen escenas cómicas como la del tiro al blanco, que hacen las delicias del público.
Creo que la Habana entera irá a ver el cinematógrafo de Barrosch y Cª.


Diario de la marina, La Habana, 2 de septiembre de 1904, p. 4.

Por lo demás, las sesiones se van siguiendo con poca novedad a no ser la de las vistas que van cambiando. A veces, y de forma excepcional, aparece el programa completo de una tanda, como lo que ocurre el 5 de septiembre:

En el Nacional
Las vistas del "Cinematógrafo Lumière" y las piezas selectas de ópera del gran "Gramófono alemán, sigue llevando al Nacional un público numeroso todas las noches.
He aquí el interesante programa de la primera tanda de esta noche, repleto de novedades atractivas:
1º. Sinfonía por el "Gramófono alemán".
2º. Metamorfosis de la mariposa (iluminada)
3º. Últimos cartuchos (estreno)
4º. Cascada, efecto de agua 200 pies de largo.
5º La maleta de Barnum. Vista de duración, 300 pies de largo (cómica)
6º Habanera, iluminada (estreno)
7º Salida de un trasatlántico (estreno)
8º Desfile de ingenieros españoles (estreno)
9º Incendio del teatro de Chicago. Esta vista en varios cuadros, representa el incendio en el teatro de Chicago, el fuego empieza por el escenario, donde hay asfixiados salvados por los bomberos y la policía, viéndose al público arrojarse por los balcones del teatro para salvarse.
10º. Saludo de Dranen (cómica)
11º. Corrida de toros completa, por Fuentes, estreno.-Títulos de los cuadros: 1 Recoher la llave.-2 Salida de la cuadrilla.-3 Capeo.-4 Picadores.-5 Banderillas.-6 Muerte del toro.-7 Arrastre.-300 pies de largo.
Cada una vista irá acompañada de una pieza musical por el "Gramófono alemán".


La Discusión, La Habana, lunes 5 de septiembre de 1904, p. 11.

Finalmente, tras un mes de exhibiciones, las sesiones cinematográficas de la Empresa Barrosch y Compañía se terminan:

LOS TEATROS.-Concluyó anoche el Cinematógrafo del Nacinal y se despide hoy el Fakir de Payret.


Diario de la marina, La Habana, 19 de septiembre de 1904, p. 4.

La Empresa Barrosch y Compañía termina así sus funciones sin que se sepa más de ella ni de su responsable, hasta pasada la Nochevieja. No se puede descartar que haya recorrido la isla durante algunas semanas. Mientras tanto ningún otro cinematógrafo se instala en La Habana. Sin embargo, de una forma u otra, estas nuevas tecnologías -el cinematógrafo, el fonógrafo...- se han ido instalando en el paisaje cultural y a veces algunos dibujos humorísticos recogen esta evolución.  

yerofono

La Discusión, viernes 18 de noviembre de 1904, p. 1

1905

Regreso de la Empresa Barrosch y Compañía (enero-febrero 1905)

El regreso de la Empresa Barrosch y Compañía a la capital tiene lugar el 20 de enero y en este caso la estancia es bastante más breve. En este caso, las sesiones no aportan mucho con relación a la estancia anterior:

TEATRO DE PAYRET.-Desde mañana empieza a funcionar en el elegante teatro de Payret el magnífico Cinematógrafo Lumière alemán de los señores Barrosh y Compañía, que con brillantísimo éxito estuvo funcionando últimamente en el Nacional.
La empresa del cinematógrafo ha adquirido una nueva y  numerosa colección de vistas de gran mérito que exhibirá en esta capital.
También ofrecen los señores Barroch y Compañía que las exhibiciones serán siempre variadas pues cuenta, para hacerlo así, con suficientes vistas.
Entres las que se exhibirán mañana se nos hacen grandes elogios de las siguientes: La niña y el gatoLa maleta de BarnumEl niño perdidoPerseguido por un perro  y Gran excursión por Italia, todas son de gran duración y sorprendente efecto.
Cada vista irá acompañada de una pieza musical por el grafófono alemán.
Una de las mejores condiciones del cinematógrafo de los señores Barrosh y Compañía es que no hace oscilaciones y por consiguiente no molesta la vista.
Las funciones serán diarias, por tandas y a los precios siguientes:
Palcos platea y principal con seis entradas..... $1.20
Entrada general, con derecho a sentarse en lunetas, butacas y palcos de tercer piso...  20
Tertulia y cazuela..10
Y los domingos, matinées.

Diario de la marina, La Habana, 20 de enero de 1905, p. 3.

Curiosamente, en este artículo se evoca un cinematógrafo Lumière "alemán", lo cual podría ser sencillamente un error, ya que no se repite luego. En cuanto a las sesiones, podemos resaltar la organización de función dedicadas al público infantil:

También, al igual que en Albisu, habrá dos funciones en Payret, tarde y noche, exhibiéndose en ambas preciosas vistas en el gran cinematógrafo de la empresa Barrosch y Ca.
En las exhibiciones de la tarde se presentará una colección de vistas propias para los niños.


Diario de la marina, La Habana, 22 de enero de 1905, p. 7

También se ponen en marcha las funciones de moda, los miércoles, las matinées, los domingos, y otras "en honor y beneficio del aplaudido bajo, señor Alberto Pando y Pon, con un selecto programa (Diario de la marina, La Habana, 4 de febrero de 1905, p. 4). Sin olvidar por supuesto el grafófono alemán para amenizar las exhibiciones. Pero poco más hay que señalar sobre esas nuevas funciones. A pesar de que se señale que se estrenan "nuevas vistas llegadas de París y New York" (La Discusión, La Habana, viernes 20 de enero de 1905, p. 9), resulta difícil saber siempre el origen de las películas. Se pueden sin embargo identificar vistas de las casas Pathé y Lumière en el repertorio de la Empresa Barrosch y Compañía:

Drama de AmorCristóbal Colón (La Discusión, La Habana, sábado 20 de agosto de 1904, p. 2);  Incendio de un teatro de Chicago (Diario de la marina, La Habana, 24 de agosto de 1904, p. 7); La CascadaLas habladorasLlegada de un trenDesfile de un regimiento de artillería española, Drama socialista, grandiosa vista de gran duración. (Diario de la marina, La Habana, 28 de agosto de 1904, p. 4) ; Los desfiles de artillería italiana y española (La Discusión, La Habana, lunes 29 de agosto de 1904, p. 10.); Baños de negritosBaños rápidos, Procesión en Sevilla, Ladrones furtivos (Diario de la marina, La Habana, 4 de septiembre de 1904, p. 4);  Vista tomada desde un trenPor matar un mosquitoTranseúntes apuradosQuien acaba primero, y Dando de comer a las palomasFotógrafo fin de sigloLevántate y duerme al niñoJuego de salón por la familia OlerLucha fin de sigloOperación milagrosa, Gran incendio, dividido en catorce cuadros. (Diario de la marina, La Habana, 12 de septiembre de 1904, p. 4.);  Siempre vestidoLimpiador de cristalesPolicia y ladrones, Un imitador de Frégoli. (Diario de la marina, La Habana, 16 de septiembre de 1904, p. 7) ; Tiro al blancoUna comida fantásticaSaludo de DrannePesca fantásticaEl árbitro, Llegada de un trenUna ojeada por pisoLauray reservistaCirujía mecánicaLadrones chasqueados (Diario de la marina, La Habana, 21 de enero de 1905, p. 4); Escenas de niños, Desfile de bebé en cochecitosDetrás del objetivoEl falso estropeado, (Diario de la marina, La Habana, 23 de enero de 1905, p. 4); la Exposición de San Luis (Diario de la marina, La Habana, 25 de enero de 1905, p. 7); Baño de caballosEl hombre y la moscaBaile directorUna rabia de muelasEn casa del dentista (Diario de la marina, La Habana, 31 de enero de 1905, p. 5); Noble caballero francésCocina encantada (Diario de la marina, La Habana, 31 de enero de 1905, p. 11); El ladrónFuera de su alcanceEl me[c]edorLlegada de un trasatlánticoSueño verde (Diario de la marina, La Habana, 1 de febrero de 1905, p. 4); La buena purgaEl castillo encantado (Diario de la marina, La Habana, 4 de febrero de 1905, p. 4).

La Empresa Barrosch y Compañía tras unas actividades de más de seis meses da su última función el 4 de febrero, desaparece y muchas incógnitas siguen por resolver. Algunos meses más tarde volverá a organizar proyecciones en el Nacional. Coincidiendo con el final de las sesiones en Payret, se anuncia un cinematógrafo en Albisu:

[...] Se estrenará un gran cinematógrafo con preciosas vistas en colores, combinándose con la bella Geraldina, en alternativa con la Zarzulea, un interesante espectáculo.


Diario de la marina, La Habana, 5 de febrero de 1905, p. 7

Es posible que el cinematógrafo sea el que ha utilizado Barrosch, lo cual explica en particular que éste no aparece en ninguna otra parte posteriormente. 

1905albisu

Dibujo humorístico, La Discusión, La Habana, 9 de marzo de 1905, p. 1

Las proyecciones son escasas y se presenta el nuevo aparato bajo el nombre de "Cinematógrafo franco-cubano con vistas de colores." (Diario de la marina, La Habana, 7 de febrero de 1905, p. 4). Se presentan, al parecer, dos películas únicamente: Un viaje a través de lo imposible (Diario de la marina, La Habana, 7 de febrero de 1905, p. 4) y La condenación de Fausto (Diario de la marina, La Habana, 8 de febrero de 1905, p. 4). Poco duran las funciones, ya que el día 12 de febrero ya ha desaparecido el cinematógrafo.

José E. Casasús (Teatro Martí, abril 1905) y Frank Costa (Teatro Payret, abril-junio 1905)

El año 1905 marca sin duda alguna una evolución significativa en los orígenes del cinematógrafo en Cuba. El terrero, claramente ocupado durante años por los itinerantes extranjeros es ahora de los propios exhibidores locales. De hecho, a partir de los primeros días de abril, nos encontramos con dos pioneros conocidos, que ya han presentado aparatos cinematográficos. El primero es José Esteban Casasús que ya ha presentado durante el verano de 1903, en el teatro Martí, un cinematógrafo. Dado el retraso en la llegada de nuevas vistas, éste tiene que posponer la inauguración de la temporada hasta el 15 de abril:

Marti
Esta noche ofrece su primera función la empresa Casasús y Ca., que en combinación con un concertógrafo exhibirá un cinematógrafo Lumière alemán.
En la tanda de las 8 y cuarto se exhibirán las siguientes vistas: Pesca de la sardinaLos ladrones de nidosGullivers, El mono Cukoki, Sombrero de muelles, Colmenar maravilloso, Niño obediente, Por robar un perro, Visita de los Alpes, Gran robo en un tren. Esta última es una vista sensacional de larga duración, en 16 escenas.
La tanda de las 9 y cuarto, consta de las vistas siguientes: Acróbatas, Camarero indiscreto, Un drama en el aire, Gran corrida de toros, Danza liliputiense, Llegada de un tren, Primera vez que fumo tabaco, Ladrones divertidos, Little Pich, Fuegos artificiales.
Los precios son módicos: palcos son 6 entradas $ 1.20, luneta con entrada 20 centavos. Tertulia, 10 centavos.


La Discusión, La Habana, 15 de abril de 1905, p. 4.

A los pocos días, en el Payret, se anuncia otro cinematógrafo, en este caso Lumière, presentado por Frank Costa. Este exhibidor ya ha presentado un aparato en La Habana, en las primaveras de 1903 y 1904, pero en este caso, lo hace solo sin su antiguo colaborador Carlos A. Prada. No conocemos las razones de esta separación, pero lo cierto es que poco tiempo después, su socio se convierte en un competidor con otro cinematógrafo. La inauguración del bioscopio inglés tiene lugar el sábado de Gloria:

PAYRET.-El sábado de Gloria empezará a funcionar en el elegante teatro de Payret un excelente Cinematógrafo Lumière.
La Empresa  formada por los señores Franck y Costa (antigua Costa Prada) ha adquirido una magnífica colección de vistas, todas nuevas en esta capital, por lo cual se propone dar a sus exhibiciones gran variedad.
Las exhibiciones serán por tandas y a los precios de costumbre.


Diario de la marina, La Habana, 19 de abril de 1905, p. 4

Durante varios días ambos teatros van proponiendo vistas en sendos aparatos, pero a veces, se combinan con número de variétés, como en el Martí con "el aplaudido prestidigitador cubano 'El brujo de los salones'" (La Discusión, La Habana, sábado 22 de abril de 1905, p. 5) o en el Payret, con "el sexteto que dirige el maestro González Gómez." (La Discusión, La Habana, domingo 23 de abril de 1905, p. 3). Apenas unos días después, un tercer aparato se anuncia en el Albisu donde hace su debut el artista Aldo:

TEATRO ALBISU.-Compañía de Zarzuela. Función por tandas y corridas, los domingos matinée.
DOS FUNCIONES
DEBUT DE ALDO
CENTRICO O TRANSFORMISTA
CINEMATÓGRAFO PATHÉ


La Discusión, La Habana, domingo 23 de abril, p. 9.

Sólo unos días se mantiene en el teatro Martí, el cinematógrafo de José Esteban Casasús que desaparece hacia el 26 de abril.

Otras vistas presentadas en Martí por Casasús:  Pasión y Muerte de Nuestro-Señor Jesucristo (Diario de la marina, La Habana, 19 de abril de 1905, p. 4); Un viaje imposible (La Discusión, La Habana, 25 de abril de 1905, p. 4); Corrida de toros. (Diario de la marina, La Habana, 25 de abril de 1905, p. 4)

Indudablemente, el cinematógrafo está cada vez más presente en la oferta de espectáculos en la capital. La necesidad de poder abastecer los cinematógrafos en nuevas películas le conduce a Frank Costa a salir para Estados Unidos, dejando que una compañía se instale, mientras tanto en el Payret:

Payret
Hoy y mañana se darán las últimas exhibiciones del Bioscopio inglés, con un selecto y variado programa.
El lunes 8 debutará en este teatro la gran compañía del célebre ilusionista Lafayette, y el martes partírá para los Estados Unidos el señor Costa, empresario del Bioscopio, con objeto de adquirir las últimas producciones cinematográficas y darlas a conocer a este público al terminar la temporada del señor Lafayette.
La compañía consta de cincuenta personas, una banda de concierto, todo lo mejor que se ha podido conseguir en los Estados Unidos Lafayette trae consigo 187 bultos de decorado, attrezo, vestuario, etc., tres jaulas con fieras y animales, y no ha omitido gasto alguno para presentar un espectáculo con todo lujo y propiedad.


La Discusión, La Habana, 5 de mayo de 1905, p. 4

Mientras tanto, en el Albisu, se van a ofrecer vistas con un nuevo aparato de proyecciones. Como en el caso del Cinematógrafo Pathé exhibido durante unas cuantas funciones, estamos frente a una modalidad diferente de exhibición, ya que el cinematógrafo no es más que un número más en el programa de las compañías de Variétés y no sabemos de hecho a quién le pertenece el proyector que poco tiempo se va a quedar: "La empresa del cinematógrafo, advierte al público que sólo podrá ofrecer cuatro exhibiciones, siendo estas variadísimas, pues cuenta con suficiente número de vistas para hacerlo." (Diario de la marina, 8 de mayo de 1905, p. 5). En realidad, el cinematógrafo no es más que una manera de llenar un hueco "hasta tanto llega la Compañía de Barcelona" (Diario de la marina, La Habana, 10 de mayo de 1905, p. 2). Lo que sí merecer señalarse es que en el repertorio figura una nueva vista cubana la batalla de flores que se efectuó en la Habana el 11 de pasado Febrero, y en la cual se distinguen perfectamente, desde Miramar, muchas de las personas que iban en los carruajes." (Diario de la marina, La Habana, 10 de mayo de 1905, p. 2). Las vistas locales tienen siempre el aliciente de presentar no solo aspectos de la ciudad, sino además a personas conocidas o menos conocidas pero que tienen un indudable interés para los espectáculos que intentan identificarlas. Es muy probable que el autor no sea sino el propio Carlos A. Prada, por ser el responsable de la Moving Pictures Co.

Frank Costa, que mantiene las informaciones en la prensa, mientras sale para Nueva York, en 11 de mayo para recuperar cintas nuevas (Diario de la marina, La Habana, 10 de mayo de 1905, p. 2). De nuevo en Albisu aparece lo que parece ser una nueva compañía, la Moving Picture C(La Discusión, La Habana, miércoles 10 de mayo de 1905, p. 12.) con sus propias exhibiciones de cintas. A los pocos días Costa está de vuelta y el artículo de su regreso aporta nuevas informaciones:

VUELTA DEL BIOSCOPIO.-Desde el jueves próximo se reanudan en el teatro de Payret las exhibiciones del Bioscopio inglés.
Su propietario, el señor Costa, ha adquirido en su reciente viaje a los Estados Unidos la última novedad en aparatos cinematográficos, esto es, el tipo ... de máquinas para la proyección de cuadros animados.
Este aparato con el cual el señor Costa se propone exhibir las soberbias películas, que también adquirió en New York, es el modelo de la máquina 1905, siendo el primero que sale este año de los talleres de la gran fábrica inglesa The London Proyecting Machines Co Ltd, constructora de las mejores fábricas de proyección que se conocen.
El bioscopio,  modelo 1905, da una luz blanca y clara a la vez que una proyección inmejorable, permitiendo la exhibición de películas nunca vistas entre nosotros, pues vence las dificultades que ofrecen la corriente eléctrica alterna, de uso en esta capital.
A pesar de tantas innovaciones [beneficiando] al público, no se alterarán los precios, contando veinte centavos al entrada general, un peso veinte centavos los palcos y diez centavos la tertulia.
Las funciones serán diarias y divididas en dos tandas.


Diario de la marina, 30 de mayo de 1905, p. 7

En un principio, el nombre utilizado "bioscopio inglés" es algo genérico y  no resulta del todo fácil saber de qué aparato se trata. Sin embargo, con las nuevas informaciones que aporta la gacetilla, podemos considerar que se trata, con toda probabilidad, del modelo de 1905 del bioscope comercializado por la Warwick Trading Company. En cualquier caso, no cabe duda de que en un primer momento Frank Costa domina el paisaje cinematográfico de La Habana. Precisamente, en esos momentos, se publica un libro de Antonio G. Zamora, director de El Hogar, que se titula precisamente Cinematógrafo. Según las reseñas (Diario de la marina, La Habana, 30 de junio de 1905, p. 3), uno puede pensar que de hecho no se trata realmente de un libro sobre el nuevo invento, sino que hay que tomar el título con una forma de metáfora, un "recorrido" por la cultura cubana.

Frank Costa (Payret, julio 1905) y Carlos A Prada (Nacional, julio 1905)

Lo que va a constituir una auténtica noticia es que a primeros de julio, en el Nacional -antiguo Tacón- se anuncia el profesor Chas A. Prada, que no es sino Carlos A. Prada, responsable de la Moving Pictures Co,que poco tiempo antes ha estado en Albisu. Se abre entonces un tiempo de clara competencia -o sencillamente de separación comercial- entre los dos antiguos colaboradores, lo cual podría dejar pensar que las relaciones se han ido deteriorando, a no ser que cada uno haya querido sacar provecho del negocio del cinematógrafo. Sin embargo, en el caso de Prada, nos encontramos no solo con una persona experimentada desde el punto de vista de la exhibición y del rodaje de películas, sino además de un prestidigitador que trabaja con hija Amice:

EN EL NACIONAL.La Compañía Cinematográfica del profesor Prada, ventajosamente conocida del público de esta capital, reanuda en la noche de hoy sus exhibiciones en el gran teatro Nacional.
El espectáculo que ofrecerá The Moving Pictures Co, consta de dos tandas.
A ocho vistas por tanda.
Entre las de esta noche figura la preciosa colección de las Cortes de Luis XIV y XVI, todas en colores, de gran precisión y sin oscilaciones de ningún género:
La vistas que representa el famoso periódico The Times llamará la atención.
Finalizará cada una de las tandas con notas de ilusión realizados por el profesor Prada y su hija, Miss Amice Prada, una adivinadora sorprendente.
El precio de entrada, por tanda, es una peseta.
A galerías, diez centavos
No siendo los palcos de platea y principal -cuyo coste es de un peso veinte centavos con seis entradas-puede el espectador ocupar libremente las lunetas, asientos de palco de tercer piso y delanteros de tertulia.
La empresa se propone, en su honor y provecho, hacer frecuente renovación de vistas.


Diario de la marina, La Habana, 6 de julio de 1905, p. 7

A partir de ese momento, los dos empresarios rivalizan con series de vistas anunciadas como nuevas e insuperables. Sin embargo, la ventaja la tiene el Nacional por su capacidad en presentar películas locales, y eso gracias a Prada, el cinematografista más importante de aquellos años. Precisamente, el exhibidor ofrece, por primera vez en La Habana, la vista  Entierro del general Máximo Gómez (Diario de marina, 8 de julio de 1905, p. 7)

1905entierromaximogomez

Habana.- Entierro de Máximo Gómez (de fotografías de Otero y Colominas)
La ilustración artística, nº 1230, Barcelona, 24 de julio de 1905, p. 5

La muerte del líder es un acontecimiento trascendente en la Cuba de aquellos años y son muchas las reseñas que evocan el entierro. Que Prada haya rodado el sepelio -la primera vista de "actualidad" rodada en Cuba al parecer- muestra que ya es un cinematografista hábil. Aunque resulta muy delicado saber donde está para rodar la cinta, podemos pensar que estaría con los otras fotógrafos, tal vez en el lugar también ocupado por los famosos fotógrafos Otero y Colominas, instalados en San Rafael, 32.

Por razones todavía desconocida, Carlos A. Prada pone fin a sus exhibiciones al cabo de un poco más de dos semanas:

NACIONAL
Se despide la empresa del Cinematógrafo del Nacional con las exibiciones de la tarde y noche de hoy.


Diario de la marina, 23 de julio de 1905, p. 7

Las razones del final de las exhibiciones puede tener que ver con los contratos, la llegada de otra compañía de Variétés, el proyecto de una gira por la isla o sencillamente porque las vistas se han agotado y hay que esperar un poco para renovarlas. De hecho, el repertorio conocido de Prada es bastante limitado, y muchas de las películas son del catálogo Pathé.

Otras vistas: Gran corrida de torosPaz universalEl abanico mágico, Indios y vaqueros o la venganza de un piel rojoDrama en el aireCacería, Viajero impertinente (Diario de la marina, La Habana, 11 de julio de 1905, p. 4.); Rapto en automóvilJosé vendido por sus hermanosEl noble francésGuillermo TellBaile en la gran Opera de París (La Discusión, La Habana, jueves 13 de julio de 1905, p. 4.); Las seis hermanas Daineff, El restaurant del organista (Diario de la marina, 13 de julio de 1905, p. 4); El caldero del diabloLa fuga del loco.  El mono AugustoEmpleo del ciclismo. (Diario de la marina, 15 de julio de 1905, p. 3); El Cañón de Puerto Arturo (La Discusión, La Habana, miércoles 19 de julio de 1905, p. 10).

Mientras Prada abandona el Nacional, las sesiones del Payret siguen y van a seguir durante semanas y se anuncian cintas nuevas:

En Payret, una novedad.
Trátase del estreno de la grandiosa vista compuesta de treinta cuadros titulada Las mil y una noche.
Tenemos las mejores referencias respecto al mérito de esta vista.
Las mil y una noches se exhibirá al final de la primera y segunda tanda.
Las restantes vistas que se presentarán esta noche son las más éxito han obtenido en la actual temporada.


Diario de la marina, La Habana, 25 de julio de 1905, p. 4

Tercera temporada de la Empresa Barrosch (agosto 1905) y El bioscopio inglés de Costa (agosto-septiembre/diciembre 1905)

Indudablemente, el bioscopio de Frank Costa está batiendo récor de permanencia en un teatro habanero y le queda mucho todavía. Pocos días pasan antes de que el Nacional anuncie la próxima llegada de otro cinematógrafo, en este caso, un Lumière. El espectáculo cinematográfico se va imponiendo como ya un claro competidor de las innumerables zarzuelas que suelen presentar los coliseos habaneros. La empresa que lleva el aparato ya ha estado, dos veces, en la Habana organizando exhibiciones. De esta inauguración, la prensa nos ofrece un programa completo:

NACIONAL
Esta noche dará comienzo en el teatro "Nacional", la exhibición del cinematógrafo de la empresa Barrosch y Compañía.
He aquí el programa de la primera tanda que dará comienzo a las ocho y cuarto.
1.-Sinfonía por el Grafófono Alemán.
2.- Cascadas efectos de agua.
3.- Malos inquilinos (cómica)
4.-Vista tomada desde un tren al través de los Alpes.
5.-Elefantes amaestrados en el Hipódromo de Londres.
6.-La compra del sábado, magnífica vista muy cómica.
7.-La vista titulada El Hombre Dios en sus operaciones quirúrgicas (cómica):
8.-Lola Fuller en su baile serpentina (iluminada)
9.-Inspección del capitán (cómica)
10.-Pesca fantástica (cómica).
11.-DE TEMPORADA A LA CASA DE CAMPO, vista muy cómica y de gran duración por tener ochocientos pies de largo, dividida en ocho cuadros y su argumento es el siguiente:
Una familia que va a pasar el verano a su finca le suceden escenas tan cómicas y desagradables que desisten por más tiempo estar en ella, alquilándola para que otros disfruten de sus comodidades.
El programa de la segunda tanda es como sigue:
1. Sinfonía por el Grafófono Alemán,
2. Diversiones infantiles.
3.-El cesto mágico (cómica)
2.-Metamórfosis de la mariposa (iluminada)
5.-La maleta de Barnum (cómica)
6.-Viajante desesperado (cómica)
7.-Pierrot y el mágico (cómica)
8.-Regando sus flores (iluminada)
9.-El galán hechizado (cómica)
10.-Juegos de prestidigitación (cómica)
11.-UN VIAJE POR ITALIA, vista de gran duración por tener mil pies de largo dividido en 8 cuadros, algunos en colores.
Los palcos de primero y segundo piso costarán $ 1.20; la entrada general, 20 centavos y la de tertulia y cazuela, 20 centavos.
Los palcos de tercer piso y las lunetas estarán a disposición del que primero las ocupe.


La Discusión, La Habana, martes 8 de agosto de 1905, p. 11

Como en otras ocasiones, el periodista "Montecristo" dedica artículos muy personales al cinematógrafo, en este caso el del Nacional. Partiendo de unas descripciones de las vistas, fantasea para evocar sus propios gustos. En este caso, las vistas le llevan a imaginarse viajero por el mundo: 

NACIONAL
Cinematógrafo Lumiere
La empresa de Barrosch y Compañía ha traído a la Habana y exhibe en Teatro Nacional un cinematógrafo excelente con vistas muy claras y sugestivas, y muchas de ellas sorprenden por la originalidad de asunto.
Llaman la atención sobre todo los bellísimos saltos de agua que florean con rosetones de espumas las abruptas peñas de un paisaje agreste, la ruinas de Roma antigua, de Nápoles y de Egipto, la famosa calle centro de El Cairo; mezcla extraña de un pueblo árabe con elementos de civilización cristiana, donde circulan infinidad de transeúntes de distinto color y con variedad de trajes. Aquellos tipos faraónicos conduciendo recuas de asnos cargados de mercancías; y aquellos árabes enfundados en vestimentas holgadísimas, envueltos en alquices blancos dan un aspecto interesantísimo a la gran ciudad egipcia.
Luego se exhibe el desierto y cruza por delante de nosotros la misteriosa carga de piedra, junto la cual se mueven los hombres como hormigas en pelotones de tierra.
En el fondo se ven las grandiosas pirámides, testigos de la historia en cuanto alcanza el conocimiento de los hombres hacia la antigüedad. Y es cosa imponente ver como los indígenas pasan por delante de aquellas moles inmensas con la misma indiferencia que si viesen montañas vulgarísimas.
Si por algo me decidiera yo a viajar sería por tender las plantas lleno de emoción profunda en aquellos lugares históricos que tan hondas meditaciones promueven al espíritu. Roma, Grecia, Egipto, Palestina, el Asia Menor, la Persia y la India y todos los países inmortalizados por insignes poetas de la antigüedad clásica, tienen para mí un atractivo más vehemente que las grandes ciudades de París, Londres, Berlín, Nueva York y Filadelfia. Lo moderno con todas sus maravillas no ostenta el sello augusto de aquellas ruinas evocan el recuerdo de [...] epopeyas. Todo lo más grande y portentoso de la Humanidad heroica y persistente en lo que tiene de inmortal y venerable, está [...] en la lobreguez de aquellas moles destrozadas, donde aun parece que se cobijan las almas de cien héroes, artistas y poderosos que allá se hicieron [...]. Nada hay más imponente que esas ruinas de la antigüedad heroica.
Las vistas cómicas del cinematógrafo Lumiere presentadas por la Empresa Barrosch son muy entretenidas y chistosas, especialmente la del mono Augusto, el hombre Dios, La casa de Campo, el reservista, etc.
MONTECRISTO


Diario de la marina, La habana, 12 de agosto de 1905, p. 3

El éxito del cinematógrafo del Payret es indudable y lo prueba el anuncio de la función nº 100. Está claro que estamos asistiendo a un cambio notable en la forma de "consumir" el nuevo espectáculo que compite ya con otras formas de diversión. Durante los primeros años, observamos que la exhibición era más caótica, pudiendo pasar varios meses sin que se vea el más mínimo proyector. En este año 1905, La Habana en pocas ocasiones se queda ya sin proyecciones cinematográficas y se está batiendo record es precisamente por el interés que le reserva el público habanero:

PAYRET
Esta noche completa las cien funciones el bioscopio inglés.
Se estrenarán preciosas vistas, entre ellas, Alfonso XIII en París.


La Discusión, La Habana, sábado 19 de agosto de 1905, p. 10.

Mientras Frank Costa bate record, la Empresa Barrosch y Compañía pone un punto final a sus proyecciones en el Nacional, el 20 de agosto, tras apenas doce días de exhibición cinematográfica:

NACIONAL
Las dos últimas exhibiciones del cinematógrafo Lumiere, tendrán efecto hoy.
La "matinée", dedicada a los niños, constará de numerosas vistas cómicas.
Por la noche despedida del cinematógrafo, con un variado programa.
La Discusión, La Habana, domingo 20 de agosto de 1905, p. 3

Otras vistas del repertorio de Barrosch (Nacional): El enamorado de la lunaLa huelga y La corrida de toros, Diez novias para un galánCélebre transformaciónEl caldero diabólicoNuevas vistas de la guerra ruso japonesa (Diario de la marina, La Habana, 12 de agosto de 1905, p. 4); Un campesino en Conay Island, "una señora que pone un anuncio en el DIARIO solicitando un perro para guardar una quinta. Es de efecto admirables" (Diario de marina, La Habana, 18 de agosto de 1905, p. 7), 

El acontecimiento del final del mes de agosto es sin duda la presencia excepcional de las vistas rodadas con motivo de la visita de Alfonso XIII a París. Existen varias vistas que cubren el acontecimiento, en particular, las de la Warwick Continental Trading Co, rodadas por Felix Mesguich y las de la casa Pathé. Según lo que se puede apreciar por la descripción que ofrece el incansable "Montecristo", es probable que sean éstas últimas que presenta el Payret:

PAYRET
Bioscopio
Anoche hubo función de moda en el teatro Payret. El teatro estaba lleno con muchas familias en los palcos.
Las vistas nuevas del Cinematógrafo o Bioscopio Frank-Costa son muy notables y atractivas: estrenaron una en la que no ve la sublevación del acorazado ruso Príncipe Potenkine y el bombardeo e incendio de Odessa, con muchos detalles sensacionales.
El Steeplechase o gran carrera de caballos de París: sigue causando admiración por la limpieza de sus figuras y claridad del conjunto.
También merece aplausos la visita del viaje de Alfonso XIII a París; desde que sale de Barcelona hasta que visita Versalles,  las grandes fiestas que le hicieron en París.
En Barcelona el rey va confundido con la multitud del pueblo que le aclama, y al final se ve de gran tamaño el joven monarca en un coche, al lado de M. Loubet, saludando a todos y sonriendo. Se ha hecho tan simpático el rey Alfonso III con su sencillez y naturalidad, que en el teatro Payret todos le aplaudían al verla.
Otras vistas nuevas muy notables son la primera juerga, y la Vendetta. Esta última de carácter dramático muy conmovedor.
Las vistas son muy claras y bien alumbradas.
MONTECRISTO.


Diario de la marina, La Habana, 30 de agosto de 1905, p. 4.

Además en el programa figura la vista, también de la casa Pathé relativa al amotinamiento de los marineros del acorazado Potenkin. En este caso, sin embargo, se trata de una vista reconstituida, una práctica ya habitual cuando no se puede rodar en vivo el acontecimiento. Frente a la efervescencia cinematográfica de los meses anteriores, Payret es ya el único que presenta vistas y esos durante varias semanas. La información va menguando con el tiempo y no siempre conocemos las cintas presentadas. El artículo siguiente es bastante excepcional por describir con detalles una de las vistas presentadas:

PAYRET.-Noche de moda, y como es costumbre, se estrenarán tres magníficas vistas.
Estas se titulan: El cesto misteriosoUn traje improvisado y el ex-presidiario.
Esta última representa a un hombre que no encuentra destino para haber sido presidiario; expone su vida por salvar a una niña, y en su casa no hay pan y su hija está enferma. Se ve obligado a robar, pero por casualidad lo hace en la casa de la niña a quien salvó, y con tal motivo, se suceden escenas que contribuyen al gran éxito que obtendrá la vista.
En obsequio al público se exhibirán estas tres vistas en las dos tandas.
No se cabe en Payret esta noche.
Ya lo verán ustedes.


Diario de la marina, La Habana, 19 de septiembre de 1905, p. 7

Entre los exhibidores y empresarios del cinematógrafo es habitual organizar una serie de sesiones especiales, la noche o el día de moda, es una de ellas y también lo son las funciones benéficas que preparan el doctor Saaverio, propietario del Payret, y Frank Costa. De hecho, la última función es precisamente una de éstas:

PAYRET.-Mañana es el último día de la temporada de funciones del bioscopio inglés. Con este motivo se darán dos funciones extraordinarias: una matinée y otra por la noche, con programa escogido.
Cada tanda tendrá 15 vistas.
Además tenemos el gusto de manifestar que el doctor Saaverio y el señor Frank Costa, tienen concertado para la matinée con entrada gratis a los niños de la Beneficencia y los del Asilo Huérfanos de la Patria.
Aplaudimos de veras esta generosidad de los señores empresarios del bioscopio inglés.
La función de hoy será espléndida.


Diario de la marina, La Habana, 30 de septiembre de 1905, p. 7.

Tras prácticamente cinco meses y medio, el Payret suspende las funciones cinematográficas. Estamos frente a una novedad absoluta y el bioscopio inglés de Frank Costa bate todos los records anteriores y, lo que es esencial, muestra que el cinematógrafo puede convertirse en un espectáculo permanente. Gracias a la prensa consultada se conoce una buena parte del repertorio del exhibidor: 

Los Omer'sLas delicias del automovilismoEl reino de las hadasLos ladrones nocturnosHay fuego (Diario de la marina, La Habana, 26 de abril de 1905); El guarepeta [?] recalcitranteGran Exposición de San LuisSport invernalAventuras de Perico marca[?]vidriosEl sueño de OfeliaServicio doméstico a la modernaEl rey del escamoteoEl Hada de las floresResultados de una juerga (Diario de la marina, La Habana, 28 de abril de 1905, p. 4.); El incendiarioUn viaje imposible (La Discusión, La Habana, sábado 29 de abril de 1905, p. 5) ; Sport en la nievePor ocultarse en un baúl (Diario de la marina, La Habana, 29 de abril de 1905, p. 4); Incidente de la vida de un policía neoyorkino, El Angel de Navidad, La Escuela (?) de la vida (Diario de la marina, 2 de mayo de 1905, p. 4);  Don Quijote de la ManchaEl asesinato del Gran Duque Sergio (La Discusión, La Habana, lunes 5 de junio de 1905, p. 4); Episodios de la guerra ruso-japonesa: Gran batalla del río YalúEvoluciones de la escuadra de Togo (La Discusión, La Habana, sábado 10 de junio de 1905, p. 10); Ejercicio de fuego del acorazado Mikasa de la marina del Mikado. (La Discusión, La Habana, 16 de junio de 1905, p. 3); El marco misteriosoVengadoEl BigamoPrecocidad infantil, Los dos rivales (Diario de la marina, La Habana, 28 de junio de 1905, p. 4); La creación de un demente,  La Salida de un trasatlántico de Nueva York (Diario de la marina, La Habana, 29 de junio de 1905, p. 4); Tobogán o el trineo de los abismos, La Evasión de un demente (Diario de la marina, 30 de junio de 1905, p. 4);  La Linterna MágicaEl combate de las escuadras ruso-japonesaLa baraja animada(Diario de la marina, La Habana, 1 de julio de 1905, p. 7.); Sensacional corrida de toros y muerte de un torero, El amante de la luna o sueño de un libertino; La corrida de toros es la que se efectuó en las grandes fiestas de la coronación de Alfonso XIII (Diario de marina, 3 de julio de 1905, p. 6.); Prestidigitador japonésEmpleos del ciclismoBailes, La corte de Luis XIVMaría Antonieta o la corte de Luis XIXLadrones de nidosImposible trabajarEl MagoEl carteristaApuros de un cocineroThe Times, Picardías clericalesEl niño perdido, (La Discusión, La Habana, 6 de julio de 1905, p. 10); Historia de Fausto y La Condenación de FaustoUn hombre casado con diez mujeres (Diario de la marina, La Habana, 7 de julio de 1905, p. 7), Últimos sucesos de RusiaNoche espantosaEl gato con botasLos cazadores furtivos, Treinta años o la vida de un jugadorRivalidades entre dos cantantes, La posada encantada (Diario de marina, 8 de julio de 1905, p. 7); La venganza de un pierrotNoche espantosaLas seis hermanas Dainef  (Diario de la marina, La Habana, 11 de julio de 1905, p. 4.);  La vida del mineroEl honor de un padreMártires cristianosUn viaje de recreo (La Discusión, La Habana, domingo 16 de julio de 1905, p. 3); Horrible pesadillaCatástrofe de la MartinicaBlanco y negroApicultura modernaLucha entre un perro y veinte ratas, Estación balneraria en Atlantic City, Cojido infragantiDe la Tierra a la Luna (Diario de la marina, 15 de julio de 1905, p. 3); Sucesos de la historia antiguaLos apuros de un novioEl ferrocarril centralLa vida del mundo (La Discusión, La Habana, miércoles 19 de julio de 1905, p. 10); Vision de arte o la ninfa aerea,  Los raterosLa maleta de BarnumLas regiones minerasEl premio de casa (Diario de la marina, La Habana, 4 de agosto de 1905, p. 4), El mono sabioLos perros acróbatasViaje cómicoLa fantástica sirenaLa peluca de D. HomobonoLas apariciones fugitivasEl ballet SinbadEl permiso de caza (Diario de la Marina, La Habana, 5 de agosto de 1905, p. 7); Se solicita... un perroRobo en despoblado (Diario de la marina, La Habana, 8 de agosto de 1905, p. 4); Una división de la escuadra de Togo, "compuesta de diez barcos entre los cuales se ve el buque insignia Mikasa haciendo disparos con las plazas de grueso calibre" (Diario de la marina, La Habana, 12 de agosto de 1905, p. 4); VaquerosAsalto de un tren (Diario de marina, La Habana, 18 de agosto de 1905, p. 7); El viaje del Rey Alfonso XIII a París (Diario de la marina, La Habana, 19 de agosto de 1905, p. 4); El maravilloso abanico animadoViaje de Gulliver, Rapto en automóvil (Diario de la marina, La Habana, 22 de agosto de 1905, p. 7), La revolución en RusiaLa primera juerga, Vendetta (Diario de la marina, La Habana, 29 de agosto de 1905, p. 4);  En las regiones infernales, De París a Monte Carlo en automóvil (Diario de la marina, La Habana, 5 de septiembre de 1905, p. 4); La carrera de caballos en ParísLa tentaciónLa gran vista de la regiones infernales o Dominios de Satanás (Diario de la la marina, La Habana, 8 de septiembre de 1905, p. 7); Esgrima fantásticaEl gastrónomo impaciente, Buster Brown (Diario de la marina, La Habana, 12 de septiembre de 1905, p. 4); El linchamiento (Diario de la marina, La Habana, 23 de septiembre de 1905, p. 4).

19051221pubillones

La Discusión, La Habana, martes 7 de noviembre de 1905, p. 1

De forma sorprendente, durante unas cuantas semanas, los teatros ya dejan de presentar cinematógrafo y triunfar la compañía de variétés Pubillones en el Nacional. Hay que esperar el final del mes de diciembre para que se comente la construcción del teatro Actualidades, que de hecho, se puede considerar como la primera sala dedicada al cinematógrafo:

Teatros
Don Tomás Nicolau, emprendedor cubano catalán, es el gerente de la sociedad "París Construcción".
Y Nicolau ha comenzado a construir un teatro... aquí, en la Habana.
Un teatro más, exclamará el lector.
Sí, un nuevo teatro, y en sitio de lo más céntrico. ¿Dónde? Casi al lado de "La Leal."
Nicolau construye ese teatro por encargo y cuenta de Eusebio Azcue y Enrique Villarreal.
Objeto del teatro?
Dedicarlo el obrero y al empleado de corto sueldo, que por diez centavos tendrán espectáculo donde dar expansión al ánimo.
No habrá en ese teatro dramas, ni comedias, ni zarzuelas.
El espectáculo será de variedades cómicas, bufas, coreográficas, fonográficas, con aplicación telefónica.
Vendrán a ese teatro novedades "flamencas" de Sevilla y de Madrid.
También vendrán de New York y de Chicago.
Azcue y Villareal, tomando lo gracioso donde lo encuentren, traeranlo al tablado del teatro hoy en construcción.
El teatro se llamará "Actualidades" y ha de estar en diaria función.
Nicolau se propone tener construido el edificio en mes y medio.
Cemento y amianto, materiales que entran en su construcción, garantizan contra incendio la seguridad.
El plano del nuevo teatro es muy estético, y por tanto, ese edificio contribuirá al embellecimiento de la ciudad.
Es de suponer que nuestro Alcalde, hombre de sano, excelente espíritu, no se deje influir por los que se le acerquen a inclinar su voluntad en contra de una obra grata al elemento más democrático de la población.
Hay aquí, tal vez más que en ningún otro país del mundo, personas influyentes cuyo influjo se aplica siempre al triste uso del entorpecimiento y de la obstrucción a toda obra de urbano solaz.
Contra esos seres negativos, es de creer se muestre inflexible la primera autoridad municipal.
Insisto en el anterior extremo, porque aquí el periodista tiene que [aitar] al fraile en aquella máxima conventual: todo lo que digas, dilo [calcando]
Francisco HERMIDA.


La Discusión, La Habana, jueves 21 de diciembre de 1905, p. 3

Si resulta difícil comprender el final del artículo y sus alusiones a ciertos políticos influyentes, el artículo ofrece las informaciones esenciales sobre el nuevo local en construcción.... Sin embargo Francisco Hermida no habla de cinematógrafo, cuando, de hecho, las proyecciones se van a convertir en una actividad muy presente en Actualidades. Cuando los teatros ya sólo ofrecen sus escenarios para zarzuela o para compañía de variétés, en los últimos días de diciembre, como un broche final del año 1905, regresa al Payret, Frank Costa para organizar unas cuantas sesiones más. Poco hay que añadir a lo ya dicho, y la primera función tiene lugar el día 21 de diciembre con la presentación de nuevas vistas, entre estas, La fabricación del acero (Diario de la marina, La Habana, 19 de diciembre de 1905, p. 4). En los días siguientes, otros títulos aparecen en la prensa: Jardín ZoológicoMitologíaToca y TocadosEl panadero maldito y Césate y verás. (Diario de la marina, La Habana, 20 de diciembre de 1905, p. 4). Y al cabo de una semana, el bioscopio deja el Payret:  

La empresa de Franck Costa, propietaria del gran bioscopio de Payret, ofrece en la noche de hoy su última exhibición.
El espectáculo está dividido en dos tandas a las horas y precios de costumbre.


Diario de la marinaLa Habana, 29 de diciembre de 1905, p. 4.

1906

El cinematógrafo de Andrés Du Bouchet (enero 1906)

El año 1906 es, sin duda alguna, el año del cinematógrafo. Nunca como ahora se van a transformar los teatros en sala de cinematógrafo, llevando en algún momento a que media de docenas de aparatos funcionen al mismo tiempo. Tal vez el dibujo satírico que pública La Discusión, a principios de enero pueda considerarse como una premonición.

1906cinematografonacional

"Cinematógrafo nacional"
La Discusión, La Habana, miércoles 10 de enero de 1906, p. 1.

El mes de enero de 1906 es revelador de la evolución que manifiesta el espectáculo cinematográfico. En cierto modo, podríamos decir que se va "instalando" en el paisaje habanero y asume su función de noticiero, llegando a competir con la prensa gráfica. Las imágenes animadas le permiten al ciudadano estar al corriente de los principales acontecimientos mundiales. Dos cinematógrafos, estrenados en enero anuncian claramente sus intenciones. El primero se instala en el jardín del teatro Martí y de forma autónoma con relación al coliseo. El anuncio de La Discusión nos ofrece varias informaciones:

Andrés Du Bouchet, el famoso empresario, inaugurará un Cinematógrafo sin igual en el Jardín del teatro "Martí".
Ese espectáculo será independiente del que viene dando la Compañía que en dicho teatro funciona.
Dicho cinematógrafo cuenta con las vistas de los sucesos más sensacionales ocurridos en Europa, Asia y América, en los últimos tiempos.
Durante los entreactos pueden los asistentes a "Martí" para ver el cinematógrafo. A la puerta del teatro se expenden billetes para ver el cinematógrafo tan sólo.
H.


La Discusión, La Habana, lunes 22 de enero de 1906, p. 3.

Andrés Du Bouchet es uno de los empresarios más importantes de aquellos años, siendo en particular el representante de la compañía de Luis Roncoroni. Gracias a otra información sabemos que "este cinematógrafo es obra de la casa París Confección" (La Discusión, La Habana, lunes 29 de enero de 1906, p. 3) y que lleva el nombre de polyscopio, una "especie de cinematógrafo" (Diario de la marina, La Habana, 23 de enero de 1906, p. 9). Resulta interesante notar que el nombre del aparato se adapta de hecho a la función que se le atribuye : "poly" recuerda las vistas procedentes de todo el mundo. El polyscopio se deja de anunciar hacia el 24 febrero de 1906.

El cinematógrafo del salón de la Exposición Imperial (enero 1906)

El otro acontecimiento es la instalación anterior, en el salón de la Exposición Imperial, Galiano 116 -que también es el del periódico La Caricatura-, de un cinematógrafo que permanecerá durante varios meses en la capital cubana. Sabemos que la Exposición Imperial es un espectáculo que suele presentar vistas fijas de todos los acontecimientos del mundo, y eso desde hace más de diez años. La integración, finalmente tardía, del cinematógrafo le asigna a éste una clara función de vector de las informaciones y acontecimientos mundiales, privilegiando por supuesto las, otrora, llamadas "vistas de actualidad":

GRAN CINEMATÓGRAFO.-En el bonito salón donde está situada La Exposición Imperial, Galiano 116, ha empezado a funcionar desde el lunes un gran cinematógrafo.
Las exhibiciones ofrecidas han obtenido cada día mayor éxito y el público que asiste a ellas es más numeroso cada noche.
Personas que han estado en las exhibiciones nos dicen que el aparato es inmejorable y que las vistas son espléndidas y muy recreativas.
La empresa del cinematógrafo se propone dar diariamente al espectáculo gran variedad pues cuenta para ello con innumerables colecciones de vistas.
Respecto a las exhibiciones de hoy, sólo diremos que todas las vistas son de verdadero mérito.
Habrá dos tandas, a las ocho y a las nueve, costando la luneta con entrada  diez centavos.


Diario de la marina, La Habana, 5 de enero de 1906, p. 4.

En ambos casos, sin embargo, carecemos de informaciones relativas a los títulos de las vistas que se presentan. Tal vez, eso también, muestre que el cinematógrafo -o por lo menos esta función- se esté normalizando como espectáculo "informativo". 

El cinematógrafo de Enrique Díaz Quesada (Albisu, febrero-marzo 1906)

A primeros de febrero, de forma muy discreta, el teatro Albisu anuncia unas exhibiciones cinematográficas para los niños que tendrán lugar justo antes de la presentación de la zarzuela El salto del Pasiego:

[...] Antes de dar comienzo el espectáculo habrá una tanda de cinematógrafo, de seis a ocho, dedicada a los niños.
Vistas todas nuevas.


Diario de la marina, La Habana, 2 de febrero de 1906, p. 7.

Queda abierta la posibilidad de que el cinematógrafo ya haya funcionado de forma ocasional. De hecho, en aquel momento, es bastante probable que los teatros hayan dispuesto de cinematógrafos personales. Sea como sea, la hora elegida, de 7 a 8 de la tarde, hace que el público pueda ser de niños o de adultos. En pocas ocasiones tenemos informaciones sobre el repertorio de películas y el siguiente anuncio se puede considerar como una excepción:

Cinematógrafo
Cada noche aumenta el público en la tanda de siete a ocho, destinada por la empresa de Albisu a la exhibición del magnífico cinematógrafo que presenta en su escena. Y es lógico este progresivo aumento de concurrencia, porque todos los que acuden salen encantados de las nuevas y preciosas vistas que allí se desarrollan, convencidos de que es el mejor de los espectáculos en su género que se han vista en la Habana.
En el programa de esta noche figuran las siguientes vistas:
El rival del marino
Murió el tío rico;
El avisador de vapores de Manzanillo.
Tres escenas de un circo
La princesa oculta: cuento fantástico en cinco cuadros
El limpiador de cristales, y
La fuga del loco.


Diario de la marina, La Habana, 5 de febrero de 1906

Si, como ocurre con frecuencia, la identificación de las vistas es bastante delicada -algunas ya se han proyectado en La Habana, caso de La fuga del loco El limpiador de cristales-, no deja de sorprender aquí la presencia de la vista El avisador de vapores de Manzanillo. El título es una clara referencia a la ciudad de Manzanillo y se refiere probablemente a una figura típica de "anunciador". Gracias a una gacetilla, publicada ya en marzo de 1906, sabemos que una de las figuras esenciales de esas proyecciones es el proprio Enrique Díaz Quesada, con el cual nos encontramos por primera vez:

En Albisu hoy "Marina", tercera representación, por Aida Gonzaga, la "rosignolante".
El viernes, "El dinero y el trabajo". Para esa obra ha pintado decoraciones el notable escenógrafo Amalio Fernández.
Ha salido para New York a buscar vistas cinematográficas con destino al teatro Albisu, el señor Díaz Quesada. Tiene encargo de traer un mundo de vistas de la The Moving Picture Co.


La Discusión, La Habana, miércoles 7 de marzo de 1906, p. 3.

Como aquí se puede apreciar, Enrique Díaz Quesada va a Nueva York por encargo de la The Moving Picture Co que, como ya lo hemos visto, la ha fundado Carlos A. Prada, en 1905. Lo que no sabemos es si la películas El avisador de vapores de Manzarillo la ha rodado el uno o el otro. Sabemos que Prada ya tiene una buena experiencia como cinematografista, lo cual nos incita a pensar que la vista la rodó él. Entre las vistas presentadas, otro título -muy vago, y no parece ser el de un catálogo-, Tres escenas de un circo, podría ser una vista local. Pero éstas no son las únicas que va a presentar el teatro Albisu durante la temporada. Efectivamente, el día 12 de febrero, se organizan en La Habana unas carreras de automóviles. Las primeras carreras se han organizado el año anterior (1905) y el éxito de esta primera celebración hace que, en 1906, se organicen las segundas carreras automovilísticas. La llamada copa "Habana" se queda en Cuba ya que Demageot, el "Rey de la velocidad", en su "Darracq", de 80 caballos, vencedor y único competidor de la copa , 217 millas en 218 minutos." (La Discusión, La Habana, 13 de febrero de 1906, p. 1.) Se trata muy probablemente el primer acontecimiento deportivo que se va a cinematografiar y sabemos que son varias las vistas rodadas y presentadas en la pantalla del Albisu:

 POR LOS TEATROS
Todavía las carreras de automóviles. Pasaron del campo agitado de la acción al plácido y alegre de la exhibición. Los que acudieron anoche al cinematógrafo que se exhibe en Albisu de siete a ocho, quedaron verdaderamente sorprendido de la rapidez con que se ha procedido al presentar diversas e interesantísimas vistas de las carreras de automóviles que tanta curiosidad como interés han despertado entre nosotros y que han tenido resonancia en el mundo entero.
El público, no tan numeroso -tampoco cabría en el teatro- como el que acudió a Columbia para ver el principio y el fin de las carreras, seguía con marcado interés la vertiginosa marcha de esos coches que parecen inventados por un genio diabólico, para hacer la competencia al mismo rayo.
Otra vista interesantísima es la del interior del Times, de Londres, en todas sus múltiples operaciones, desde que la noticia empieza a tener forma en la mesa de la redacción, bajo la pluma del redactor, hasta que pasa a la lynotipia, va a la esterotipia, entra en la rotativa, sale a la distribución el periódico, corre en bicicletas y coches, y acaba en el público, que lo lee con interés.


Diario de la marina, La Habana, 14 de febrero de 1906.

1906carreras

"Carreras automóviles".: La Discusión, La Habana, 13 de febrero de 1906, p. 1.

Lo más notable es que el estreno de las películas se produce apenas dos días después de la competición automovilística, lo cual es una prueba suficiente para mostrar que en La Habana el revelado de las cintas cinematográficas es una práctica asumida. También en este caso nos inclinamos a pensar que las vistas -son varias según el artículo- son obras de Carlos A. Prada. Además, sabemos que diez vistas de las carreras se estrenan, el día 15 de febrero en el polyscopio de Andrés Du Bouchet, en el jardín del teatro Martí (Diario de la marina, La Habana, 15 de febrero de 1906). Esto hace pensar que las películas son una producción de la The Moving Pictures Cª que compran o reservan los teatros. No disponemos de otras informaciones para saber si se han rodado otras vistas en febrero, aunque los programas, bastante imprecisos, dejan pensar que otros títulos también se han podido rodar en Cuba:

La tanda de siete a ocho, que dedida Albisu todas las noches a la exhibición cinematográfica, ofreció anoche la novedad de un cambio completo en las vistas. Todas son bellísimas y de gran efecto, sobresaliendo las que representan el paso de un tren por un camino tan accidentado como pintoresco, las carreras de automóviles, las de caballos, los cambios de tocado en una cabeza femenina y un drama pasional y conmovedor.
Esta noche se repiten esas vistas.


Diario de la marina, La Habana, 18 de febrero de 1906.  

Lo que está claro es que el teatro Albisu va ofreciendo varias vistas directamente relacionadas con la vida cotidiana de Cuba y en particular de La Habana. Así en los primeros días de abril se estrena la película del entierro del Mayor General Julio Sanguily cuyo funeral ha tenido lugar el 25 de marzo:

En Albisu antes de levantarse el telón para la zarzuela habrá esta noche como de costumbre, la tanda cinematográfica que tanto público lleva a diario al popular coliseo de la plaza de Monserrate.
Entre las vistas nuevas que han de exhibirse figura la del entierro del Mayor General Julio Sanguily.[...]


Diario de la marina, La Habana, 3 de abril de 1906

Y cuando no son películas cubanas, el anuncio no deja de recordar o de comparar el tema de una cinta con un aspecto de la vida cubana:

En Albisu se abren hoy las puertas de a las siete de la noche, para la tanda cinematográfica de costumbre.
Entres las diversas, recreativas y constantemente variadas vistas que se exhiben a diario en el cinematógrafo, figura para esta noche una que lleva por título Un campesino en París, como si dijéramos "Un guarijo en la Habana", y que la forman una serie de escenas graciosísimas y de mucho efecto [...]


Diario de la marina, La Habana, 20 de febrero de 1906

Durante la ausencia de Enrique Díaz Quesada, no se sabe con precisión si siguen las exhibiciones de algún cinematógrafo en Albisu, aunque lo cierto es que se van a presentar películas hasta finales de marzo.

El nuevo cinematógrafo del teatro Albisu (abril 1906)

Tras una breve interrupción, un nuevo cinematógrafo se anuncia en Albisu, contratado por "la empresa de Julián y Compañía" (Diario de la marina, La Habana, 9 de abril de 1906), y que sólo se queda durante la semana santa. Sin embargo, y de forma excepcional en la prensa se declina la totalidad de los 32 cuadros de la única, al parecer, película estrenada, La Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo: 

EN ALBISU.-Para esta noche anuncia la empresa del cinematógrafo, que con creciente éxito viene funcionando en Albisu la segunda exhibición de La Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo.
Consta esta vista de 32 cuadros, cuyos títulos son:
La Anunciación-La Estrella Misteriosa-Adoración de los Magos.-La fuga a Egipto-Jesús entre los Doctores.-La Santa Familia.-Las bodas de Cana.-Jesús y la Samaritana.-La Pesca Milagrosa.-Multiplicación de los panes.-Jesús andando sobre las aguas.-Transfiguración de Jesús.-La Resurrección de Lázaro.-Entrada en Jerusalén.-Jesús arroja del templo a los comerciantes.-La Cena.-Jesús en el huerto de los Olivos.-El beso de Judas.-Jesús entre Pilatos.-La flagelación.-La corona de espinas.-Jesús presentado al pueblo.-Camino del Calvario.-el milagro de Santa Verónica.-Crucificación.-Muerte de Cristo.-Descendimiento.-La sepultura.-La Resurrección.-El Angel y las tres Marías.-La Ascensión.-Apoteosis.
Además se exhibirán otras vistas de gran mérito y muy recreativas.
Como de constumbre habrá tres tandas empezando la primera a las siete y media, la segunda a las ocho y media y la tercera a las nueve y media.


Diario de la Marina, La Habana, 10 de abril de 1906. 

Los teatros, con la nueva temporada, están ya preparando sus espectáculos, y el cinematógrafo se anuncia en varios coliseos. En el teatro Payret, lo que se va a ofrecer a partir del día 19 de febrero es el Diorama Animado traído por el señor Maresma. Como a veces ocurre en estos casos, el publico puede andar equivocado y pensar que se trata de un nuevo espectáculo cinematográfico:

NUEVO ESPECTÁCULO EN PAYRET.-El jueves, probablemente, se inaugurará en Payret el Diorama Animado, gran espectáculo, con espléndido decorado, preciosos trajes y magnífico atrezo, que en Madrid y en Barcelona ha contado por centenares las representaciones.
El debut será con la gran obra de aparato en ocho cuadros Periquillo el leñador, en la que figuran los siguientes personajes: Princesa Anémona;Sótia, bruja nodriza de Anémona; Mesonera, Horacio, Periquito, Fraile, Mesonero, Cupido (Amor), Fricelland, Centinelas, soldads, &, &.
Títulos de los cuadros: 1º Los viajeros misteriosos.-2º La posada de la buena muerte-3º La conquista del talismán-.4º El asalto del Castillo-´.5º La entrevista.-6º El país de los prodigios.-7º Lucha entre dos poderes.-8º El triunfo del Amor.
Gran apoteosis y baile final.
Este espectáculo, con el que tanto se divierten las personas mayores y los niños, será ofrecido a precios populares, no obstante los crecidos gastos que ha originado el traerlo de Barcelona.
Nuestras principales familias se disponen a no faltar el jueves en Payret.
Los que han visto el Diorama Animado en Europa aseguran que no hay nada más divertido; que no hay nada mejor para pasar agradablemente la velada.


Diario de la marina, La Habana, 5 de febrero de 1906.

Pero este tipo de espectáculos no es nada nuevo, ya que se trata de unas marionetas como lo explica una gacetilla:

En Payret se ha estrenado el curioso espectáculo que si en su género no es una novedad, lo es por el lujo espléndido de las figuras y las decoraciones.
El Diorama Animado es un juego de marionettes muy vestidos y excelentemente presentados. Periquito el leñador es un cuento de magia que termina en una hermosa feerie como no puede tenerse una idea sin haberlo visto.
La combinación de luces y decoraciones es un prodigio de brillantes efectos de iluminaciones con cambiantes...


Diario de la marina, La Habana, 11 de febrero 1906.

En cuanto al teatro Martí, parece que todavía a mediados de marzo se sigue presentando el polyscopio (La Discusión, La Habana, viernes 16 de febrero de 1906, p. 9).

El cinematógrafo del parque Palatino (marzo-abril 1906)

El gran acontecimiento, en este mes de 1906, es sin duda alguna la inauguración del parque Palatino que se presenta como una especie de Coney Island habanero y al cual la prensa dedica numerosos artículos antes, durante y después de la inauguración:

Será Palatino el lugar mejor para matar la monotonía de la vida habanera en esas horas del verano que se aproxima.
Los atractivos sobran.
Se le compara con el Coney Island americano en el aspecto de su construcción y en la diversidad de emociones que ofrece.
Hay un espectáculo constante para chicos y grandes en aquella variedad que cosas que encierra tan admirablemente combinadas:
No es ya solo la Montaña Rusa, el Templo de la Risa, El Laberinto de Creta y el Carrousel, sino que también, entre tantas cosas, va encontrando el público, el tiro al blanco, eléctrico, de gran novedad; el monísimo ferrocarril en miniatura; los cochecitos tirados por chivos; los burritos enjaezados, para los niños; las diversas y hermosas jaulas que encierran gran muchedumbre de monos, pájaros y antílopes; el juego de billar; los juegos de bolos a la americana y a la española; el crocquet; la fotografía al minuto; el teatro Guignol; las diversas ventas de frutas, tabacos, refrescos y mil cosas; el restaurant económico, cuyo servicio es gratis; la báscula de fuerza y cuchillos; y columpios, palmistas, etc., etc.
La mar!
[...]
Es el Paraiso de la Habana.
Enrique FONTANILLS.


Diario de la marina, La Habana, 9 de marzo de 1906

parquepalatino

Entrada principal, Parque Palatino, La Habana (c. 1910)
© Departamento de Publicidad, Parque Palatino

Entre la multitud de diversiones no puede faltar por supuesto el cinematógrafo que organiza sesiones en el Parque Palatino, aunque son muy pocas las informaciones que se publican en la prensa. Las exhibiciones tienen lugar en la sala Tivoli. 

[...] Lo que si puedo afirmar es que en ese Tivoli se prepara una exhibición de Cuadros Vivos que constituirá uno de los más poderosos alicientes de aquel lugar.
Lugar delicioso, único, incomparable. [...]


Diario de la Habana, La Habana, 26 de abril de 1906, p. 4.

Como se verá más tarde, también allí se va rodar unas películas, entre las primeras cintas cintas. 

El Cinematógrafo de Eusebio Azcue (Salón Teatro Actualidades, abril 1906)

El otro acontecimiento importante, que tiene lugar en abril, es la inauguración de una nueva sala que se anuncia como teatro-salón y que de hecho va a empezar por presentar unas series de películas. El nombre completo es "Salón Teatro Actualidades" y su promotor, Eusebio Azcue, es una figura conocida en La Habana, hermano de Juan Azcue, el dueño de Albisu:

 [...] Supe que Eusebio Azcue mostró anoche varias vistas cinematográficas, entre las cuales llamó mucho la atención la de "la gallina de los huevos de oro".
El Teatro de Actualidades fue edificado por la Sociedad "París Construction" y ha sido anoche objeto de muchos elogios por parte de los representantes de la prensa, que lo visitaron y examinaron con la mayor escrupulosidad.
Eusebio Azcue es un espíritu emprendedor. Y hombres diligentes en todos los órdenes decididos, refractarios a la "quieta non movera" de los antiguos son los hombres óptimos que necesitan los pueblos como el nuestro, en progresiva formación.
Platón pedía el destierro de los poetas de la República, yo pediría el exterminio de los hombres de pereza física y de pereza mental.
El buen Eusebio verá premiadas sus actividades: su teatro ha de ser un imán infantil y de familias.
El cinematógrafo es un vehículo de cultura muy ameno. Eusebio : muchas vistas de Italia, de España y del Japón.
Así aprenderán nuestros pequeñitos a conocer las bellas ciudades de la tierra del arte, de la tierra de nuestros antepasados y de la tierra donde más se ha demostrado el gran poder del entendimiento y de la voluntad.


La Discusión, La Habana, martes 17 de abril de 1906, p. 3

 La sala se sitúa en la calle de Monserrate, entre las de Neptuno y Ánimas. Abre sus puertas el 18 de abril el Actualidades con un programa en cuatro tandas:

EL TEATRO ACTUALIDADES.-El nuevo teatro-salón Actualidades, que se levanta en la calle de Monserrate entre las de Neptuno y Animas, abrirá sus puertas al público en la noche de hoy.
Consistirá el espectáculo en una serie de exhibiciones cinematográficas, con películas habladas y figuras de tamaño natural.
La ilusión es completa.
Se ofrecerán cuatro tandas y en cada una de éstas nuevas vistas.
Primera tanda
1. Secuestradores de niños.
2. Debut de un colegial.
3. Corrida de toros.
4. "Los Miserables" (de Victor Hugo)
5. Concurso de golosos.
Segunda tanda
1. Los apaches de París.
2. El presidiario
3. Rapto en Granada.
4. LA HADA DE LA ROCA NEGRA.
Tercera tanda
1. La Huelga
2. El Amolador.
3. Juegos pedestres en París.
4. LAS CASCADAS DE FUEGO.
Cuarta tanda
1. Salteador Moderno.
2. Descubrimiento de América.
3. El Mosquito de la fiebre amarilla.
4. El Cazador furtivo.
Finalizará cada tanda, con la ilusión ... La inmortal...


Diario de la marina, La Habana, 18 de abril de 1906, p. 9.

Las vistas, en general, pertenecen al catálogo Pathé, lo cual es muy habitual durante los primeros años del cinematógrafo. Lo que no siempre sabemos es de qué manera los empresarios encargan las nuevas vistas. En el caso de Eusebio Azcue y del Actualidades, las vistas están encargadas en Estados Unidos (Diario de la marina, La Habana, 27 de abril de 1906, p. 9) e incluso se evoca la posibilidad de un viaje del empresario a México "en busca de más elementos cinematográficos para su teatro" (La Discusión, La Habana, miércoles 2 de mayo de 1906), aunque finalmente renuncia a su proyecto. Sin embargo, esto indica que México, ya puede ser, en aquel momento un proveedor de cintas cinematográficas de las diferentes productoras. Curiosamente, a primeros de mayo, también se presentan juegos nigrománticos de la mano del Sr Prada:

Azcue no ha partido. Un telegrama de México le ha hecho mudar de parecer, y no partírá hasta más adelante.
Hoy nuevas vistas.
Y el sábado y domingo matinée con larguísima y novísima colección de vistas.
Habrá juegos nigrománticos por el Sr. Prada y telepatía en Nena Prada.


La Discusión, La Habana, viernes 4 de mayo de 1906, p. 3

Ya sabemos que el Sr. Prada no duda en organizar número con su hija, como ya lo ha hecho el año anterior en el Albisu. No podemos excluir que también en este caso sea responsable del cinematógrafo. Mientras siguen las funciones en el salón teatro Actualidades, se anuncia, de forma muy discreta la presencia de otro cinematógrafo:

SALÓN ACTUALIDAD.-Monserrate 8.- Gran cinematógrafo, función por tandas todas las noches, los domingos y días festivos matinée.
CINEMATÓGRAFO.-En Alcantarilla 22, exhibición de un magnífico cinematógrafo, con audiciones fonográficas- 10 centavos la tarde.
CINEMATOGRAFO.-La Caricatura, Galiano 116 función por tandas a las 8 y a las 9.


La Discusión, La Habana, miércoles 18 de abril de 1906, p. 9.

Nada más se sabe de este cinematógrafo situado en Alcantarilla, 22,  cerca de la estación terminal de trenes, y no muy lejos del Salón Teatro Actualidades.

Cuarta temporada de Frank Costa (abril 1906)

En esos momentos se vuelve a hablar en la prensa cubana de una de las figuras esenciales de la exhibición cinematográfica de La Habana, Frank Costa, que anuncia su próxima y cuarta temporada. Utilizando de forma muy moderna la prensa, el exhibidor deja que se vaya anunciando su próxima salida para Estados Unidos para recuperar películas para su incansable e insuperable Bioscopio inglés:

FRANK COSTA.-Sale hoy en el vapor Esperanza con rumbo a New York nuestro amigo Frank Costa, dueño del Bioscopio Inglés que con tanto éxito ha funcionado, durante tres temporadas, en el teatro de Payret.
Va a la gran metrópoli americana Frank Costa con el propósito de adquirir las últimas vistas y los últimos adelantos de la cinematografía moderna.
Estará de vuelta en la semana próxima a fin de reanudar el 12 del corriente, en el mismo teatro, las exhibiciones de tan maravilloso aparto.
Le deseamos un feliz viaje.


Diario de la marina, La Habana, 24 de abril de 1906, p. 9.

Paso a paso, los habaneros van a poder seguir el viaje de Frank Costa a Estados Unidos "en busca de nuevas y maravillosas vistas, propias para poder sostener la gran competencia de cinematógrafos que se avecina" (Diario de la marina, La Habana, 5 de mayo de 1906, p. 4) y  su regreso a La Habana:

Franck Costa.-Ya se le puede considerar en la Habana. Hoy, a bordo del vapor americano "Mérida" (?), regresa de los Estados Unidos el popular propietario del "bioscopio inglés", con nuevas y notables películas para dicho aparato, adquiridas en la vecina república.
El "bioscopio inglés" fue siempre el aparato cinematográfico preferido del público. Por ello ha podido Costa hacer tres temporadas consecutivas en Payret, con espléndido resultado.
El próximo sábado inaugura su campaña de verano el amigo Franck Costa con nuevas vistas de las que acaba de comprar, algunas de las cuales han sido puestas doscientas noches seguidas en París, Viena, Barcelona, Madrid, Londres y Nueva York.
Los partidarios del "bioscopio inglés" están de enhorabuena.


Diario de la marina, La Habana, 9 de mayo de 1906.

Esperando que Payret abra sus puertas para dar paso al bioscopio inglés para su cuarta temporada, el teatro Martí presenta una curiosidad casi única en aquel momento, una zarzuela, El amigo del alma, "humorada lírica" en un acto del maestro Gerónimo Giménez con un libreto de J. Torres y C. Cruselles, con la colaboración de Amadeu Vives. Esta obra es estrenada en el teatro Eslava de Madrid, el 16 de noviembre 1905, con los actores Chicote y Loreto Prado. En La Habana, el protagonista es un actor cómico Mariano León, recientemente contratado por la empresa de Generoso González. (Diario de la marina, La Habana, 12 de mayo de 1906). Lo original de esta zarzuela es que incluye, directamente en su trama, la proyección de una vista cinematográfica. La película, El amigo del alma, se ha conservado.

Finalmente, el 12 de mayo, la empresa Franck Costa inaugura la exhibición de películas, con los elogios habituales:

Teatro Payret.-La Empresa Frank Costa campeona sin precedente en la historia de la cinematografía moderna, inaugura esta noche la temporada de 1906, con un magnífico Bioscopio inglés.
El espectáculo consta de dos tandas la primera que dará comienzo a las ocho y cuarto, después de una sinfonía ejecutada por el terceto que dirige el popular profesor señor Miguel González se exhibirán once sorprendente y magníficas vistas.
En segunda tanda el programa es soberbio y consta del mismo número de vistas que la primera.
En ambas tandas, casi todas las cuales son nuevas en esta ciudad.
Los precios habituales: regirán los mismos que la temporada anterior, a saber: Palcos platea y primera piso con 6 entradas...


Diario de la marina, La Habana, 12 de mayo de 1906, p. 9.

Lo que se está observando en esos meses, es que los lugares donde se pueden ver películas se multiplican, y eso que probablemente existan otros espacios que la prensa consulta no repercute. El que se anuncia poco, es el Tívoli del Parque del Palatino. Eso no es sorprendente, ya que es lo que suele ocurrir con los parques de diversiones donde se presentan cinematógrafos. Lo que sabemos es que el Tívoli presenta con cierta frecuencia unos "cuadros vivos":

Los cuadros vivos de Tivoli-Palatino, motivan gran concurrencia al nuevo y ya popular teatro.
Pronto, la orquesta formada por señoritas de New York. el espectáculo aquí será original.


La Discusión, La Habana, miércoles 16 de mayo de 1906, p. 3.

Pero conviene ser prudente, ya que los "cuadros" vivos" podrían ser la traducción de tableaux vivants, una práctica muy habitual a finales del siglo XIX, y a principios del XX que consiste en mimar cuadros famosos de la historia de pintura, entre otras cosas. Si no todas las vistas se anuncian, es cierto que una que tiene una indudable repercusión es la que se ha rodado a raíz del terremoto que ha destruido casi en totalidad la ciudad de San Francisco. El teatro Payret la va a presentar durante varios días seguidos, lo cual siempre es una indicación del éxito de un film. Si el espectador cubano está acostumbrado a la epidemia de zarzuelas, lo cierto es que en esta primavera de 1906, lo que se estila en La Habana es indudablemente el cinematógrafo. De hecho, incluso los periodistas, como Francisco Hermida, terminan escribiendo artículos sobre este nuevo fenómeno:

Cinematógrafo. cinematógrafo, he ahí lo único que hace ir algún público a los teatros.
Las empresas de otros espectáculos están dando las boqueadas.
Anoche feneció la empresa de Martí, a pesar de haber asegurado en varios periódicos que tenía vida larga bien asegurada.
La empresa de cierto teatro se propone reducir el personal escénico a la menor posible expresión, así en cantidad como en calidad.
Y aún así dudan los empresarios poder resistir los meses del verano, que amenaza ser terrible para la vida teatral.
Uno de los empresarios de Albisu me decía anoche:
-Con una entrada, buena semanal o sea la del domingo, y con el teatro vacío los demás días de la semana, la empresa más valerosa del mundo dejaría de serlo y cerraría las puertas del teatro o cambiaría radicalmente de espectáculos... para por otros medios probar fortuna: cinematógrafo, monos, perros, bailarinas, extravagancias, frivolidades baratas, en suma: presupuesto pequeño en armonía con el pequeñisimo número de espectadores que durante el calor de Junio, Julio, Agosto y Septiembre tenga el heroismo de ir al teatro.
Surgen los cinematógrafos: el de "Actualidades" bate el "record". Lleno tras lleno. Ello hace el gozo de Eusebio Azcue, que tuvo la clarividencia de retirarse del negocio puramente teatral.
Payret vive también del cinematógrafo y, aunque no se llena, imanta más público que todo otro espectáculo anterior allí establecido.
"Martí" prepara también un gran cinematógrafo... con el atractivo de varias diversiones ligeras que se instalarán en el freco jardín.
Y el Nacional ha fijado ya vistosos y artísticos carteles en colores anunciando que el jueves se inaugurará allí "un magnífico cinematógrafo.
Francisco HERMIDA


La Discusión, La Habana, martes 22 de mayo de 1906, p. 3

Para la cinematografía cubana, que pretendemos aquí, reconstruir en parte, no cabe duda de que el acontecimiento del aquel mes de mayo es el estreno de la primera película cubana de la que se conserva un fragmento, o sea, El parque de Palatino:

Por los teatros.-En Payret la función de esta noche será escogidísima, por ser día de moda. En la primera tanda, estreno del Terremoto de San Francisco, vistas de extraordinaria sensación, y entre otras cosas, verán las escenas de los mineros, también de actualidad.
En la segunda tanda, estreno de "El Parque de Palatino" y otras muy interesantes.


Diario de la marina, La Habana, 22 de mayo de 1906

Se suele considerar que el rodaje ha tenido lugar el 25 de marzo de 1906, lo cual se podría poner en tela de juicio -a no ser que existan documentos que lo puedan atestiguar-, ya que sorprende que corran casi dos meses entre el rodaje y la exhibición en un momento en que ya se pueden revelar películas en Cuba, como ya se ha visto. El Parque de Palatino se ha inaugurado el día 8 de marzo cuando, por otra parte, Enrique Díaz Quesada está a punto de salir para Nueva York y se desconoce el día de regreso, pero probablemente durante el mes de marzo. Como sea, esta es la primera presentación conocida de El Parque de Palatino.

La llegada del cinematógrafo de Enrique Rosas (Teatro Martí, mayo-julio 1906)

A pesar del nuevo cinematógrafo que va a organizar proyecciones en el Martí (La Discusión, La Habana, jueves 24 de mayo de 1906, p. 3). El acontecimiento del final del mes de mayo, dentro del marco de la exhibición cinematográfica es, sin duda alguna, la llegada del pionero mexicano, Enrique Rosas que va a ocupar el terreno de los espectáculos de una forma arrolladora al instalar su cinematógrafo en el Nacional -antiguo Tacón-. De nuevo es Francisco Hermida el que, con su escritura tan hiperbólica, presenta el aparato:

El cinematógrafo "Enrique Rosas", que fue inaugurado anoche en el Nacional ¿es un cinematógrafo más?
Es Su Majestad el Cinematógrafo aquí en la Habana.
Recuérdame los cinematógrafos de Turín y Milán, por su fijeza y claridad.
Las vistas fijas, que vi anoche algunas de ellas, son acabadas obras de arte.
Y qué sujestivo es un cinematógrafo!
Los hombres se sienten sugestionados como los niños.
Es natural el imperio de ese espectáculo.
El que no ha viajado se ilustra aunque viaje y fragmentariamente ante un cinematógrafo. Y el que ha viajado, si no se ilustre, caso de ver cinematográficamente ciudades que visitó, siente impresiones gratas recordando lo que ha visto y haciendo confrontaciones.
Gratísimos momentos pasé anoche volviendo a ver un trozo de Palermo, otro de Venecia, otro de Pisa, otro de Roma, otro de Lieja, otro de Granada, otro de Fuenterrabia (Guipúzcoa), otro de Córdoba.
Tiene razón el señor Rosas al afirmar que predominan en sus exhibiciones cinematográficas la claridad, la precisión y belleza del colorido y un irrecusable sello de verdad.
No hay celos.
Para todos hay, para todos habrá público tratándose de espectáculo cinematográfico. Además: la temporada que anoche se inauguró en el Nacional será corta, como conviene serlo a toda empresa extranjera de espectáculo en la Habana.
Si Fischer y Hahim hubieran hecho la mitad menos de "SanToy" y la mitad de "Zapatilla de plata", o sea la mitad menos de temporada no hubieran perdido 6.498 "dollars" aquí en la Habana; por el contrario habrían hecho ganancia, no mucha, pero ganancia al fin.
El cinematógrafo tiene en su favor ventajas positivas grandes: no paga propiedad literaria ¡a Madrid! como ha pagado una empresa americana por poner "San Toy" aquí en la Habana. ¿Puede darse más imperio de lo absurdo, extiendo, como no existe, reciprocidad."
El cinematógrafo no necesita tiples, ni tenores, que cuestan mucho dinero a las empresas, y a éstas no las salvan.
En el cinematógrafo si un espectador se aburre, lo que es raro, se va sin que su ida llame la atención.
En el cinematógrafo descansa el nido de las voces de cacharro y se evita el espectador el triste doloroso espectáculo de presenciar destrosos líricos en una representación.
Muchas familias notables de la Habana asistieron anoche al cinematógrafo inaugurado en el Nacional y esas familias permanecieron durante las tres tandas cinematográficas. He ahí de ese espectáculo una excelente recomendación. El elogio anoche era unánime a la salida del público de nuestro teatro principal.
Y el cronista se debe a la verdad.
Francisco HERMIDA


La Discusión, La Habana, viernes 25 de mayo de 1906, p. 3.

Enrique Rosas, que con su empresa llega por primera vez a La Habana, propone un espectáculo que mezcla las vistas animadas y las fijas con cierta originalidad:

Nacional
La empresa mejicana Enrique Rosas ha presentado en la Habana una nueva serie de vistas cinematográficas con el nombre de "Biógrafo estereopticon", que son una novedad atractiva.
En los intermedios de las vistas móviles aparecen otras en forma de panorama en color y de un maravilloso relieve.
Las escenas de movimiento son muy originales y variadas y sorprenden por la exquisita claridad de las figuras y lo bien escogido de los tipos.
El maestro Miguel González Gómez ameniza la función tocando al piano composiciones apropiadas al asunto y muy bien tocadas.
El público favorece el nuevo espectáculo con llenos en cada una de las tres tandas.
El programa es variado cada noche.
P. Géralt


Diario de la marina, La Habana, 26 de mayo de 1906, p. 2.

De hecho, el pionero mexicano es una de las figuras esenciales de los orígenes del cine azteca e incluso de todo el cine mudo. Cuando llega a La Habana -de paso hacia Europa- es un empresario que ya lleva siete años haciendo negocios con el cinematógrafo. Ha recorrido varias veces la República mexicana, y dispone, en aquel momento de varios cinematógrafos que funcionan simultáneamente, lo cual exige varios equipos que puedan ocuparse de ellos. La llegada a Cuba representa un intento de ampliar sus actividades fuera de su país. Mientras empiezan las primeras proyecciones, una corta gacetilla anuncia unas proyecciones en el Vedado:

Un cinematógrafo será inaugurado en el café-salón "Los Bohemios", sito en el Vedado.
Habrá allí graciosos bailes, además del cinematógrafo.


La Discusión, La Habana, viernes 1 de junio de 1906, p. 3. 

 Otro ejemplo de la progresiva "normalización" del espectáculo cinematográfico. Como en otros ejemplos señalados, lo cinematográfico contamina la cultura cubana y así es como se estrena una obra de teatro que suena como una predicción, Cinematógrafo Parlante:

"Cinematógrafo Parlante" se titula una obra que preparan en Albisu.
Es obra amena y de actualidad. Su éxito pende del reparto que los autores, dos jóvenes escritores cubanos, sepan darle dentro del personal existente en Albisu, sobre todo, en la parte femenil.
Si el "Cinematógrafo Parlante" resulta bien repartido, bien ensayado y bien puesto en escena, la obra "per se" por razón de su valor intrínseco será un éxito de los que mantienen varias noches una obra en el cartel.
Los autores quieren ocultar sus nombres y yo respeto esa su voluntad.
Solamente diré que uno de los autores ha demostrado y demuestra mucho ingenio y causticidad escribiendo una sección en un diario de esta capital.


La Discusión, La Habana, domingo 2 de junio de 1906, p. 10

Desconocemos el nombre de los dos autores y tampoco conviene confundir esta obra con la que ha escrito, en 1901, Gaspar Agüero, y que se titula Cinematógrafo parlante El combate naval de Santiago de Cuba. Por lo demás, la profesionalidad de Enrique Rosas deja en un segundo plano a los otros empresarios. La colección de vistas que presenta el mexicano son, en buena parte, de la casa Pathé. Además, el empresario también es un cinematografista con cierta experiencia que ya ha rodado vistas de reportajes. Decide entonces rodar una película en La Habana, lo cual es indudablemente un acontecimiento en un momento en que todavía pocos son los cinematografistas locales. Enrique Rosas, que conoce indudablemente la fuerza de la prensa como soporte de comunicación, cuenta el "guion" de la película que acaba de rodar, pero que todavía no se ha estrenado:

El cinematógrafo "Enrique Rosas" presentará hoy nueva y numerosa serie de vistas, y mañana habrá otra serie de novedades de esmerada selección.
El sábado dará "Enrique Rosas" una función gratis a favor de "Los huérfanos de la patria" para demostrar en algún modo su gratitud al continuo favor que le dispensa el público de la capital de esta República.
Pronto presentará "Enrique Rosas" vistas cubanas que él mismo ha tomado valiéndose de un "tranvía-express", en el cual ha recorrido la ciudad y sus contornos, obteniendo así fotografías ya convertidas en películas que desfilarán sobre la escena del Nacional.


La Discusión, La Habana, lunes 11 de junio de 1906, p. 3.

tranvia

Tranvía nº 388 de la La Habana
© Lázaro Eduardo García Driggs y Zenaida Iglesias Sánchez, Tranvías en La Habana, La Habana, Ed. José Martí, 2013, p. . 83

En 1901, la Havana Railway Company ha inaugurado el servicio de tranvías eléctricos, y en uno de éstos,  Enrique Rosas rueda varios panoramas que tal vez tienen su origen en la cinta famosa del Terremoto de San Francisco que los habaneros ya conocen. Frente a la presencia y a la profesionalidad del empresario, es como si el cinematógrafo se concentrara en el Nacional. En realidad, las cosas no son así. Por una parte, los cinematógrafos siguen ocupando el espacio habanero, asociado a otros espectáculos a veces:

Y en el teatro Martí dará su segunda función la Compañía de Bufos Cubanos con las divertidas piezas Cáneca y Chévere Cantás, amén de las exhibiciones cinematográficas, a segunda hora, para mayor amenidad del espectáculo.


Diario de la marina, La Habana, 7 de junio de 1906

Como ocurre en casos similares, se puede constatar que las otras salas intentan hacerse más presentes en la prensa. No sabemos de hecho si las gacetillas las escribe algún periodista o si las sugieren los propios empresarios, pero lo cierto es que la reacción y la competencia se pueden leer en los periódicos. Resulta así interesante leer el artículo que La Discusión publica el día 20 de junio:

La mayor actualidad estará esta noche en "Actualidades".
Eusebio Azcue presentará hoy en su teatro las primeras vistas referentes a las bodas de Alfonso XIII.
Y ese espectáculo podrá ser presenciado en las cuatro tandas del afortunado teatro-salón.
Plausible es lo que ha logrado Eusebio Azcue: tener ya en su teatro vistas de sucesos de tan reciente fecha... y tenerlas antes que ningún otro teatro-cinematógrafo de esta ciudad.
Muy concurrido está todas la noches "Actualidades", pero esta noche la concurrencia llegará al colmo.
Y se merece ese favor público la dirección de ese teatro, por su inteligente actividad.
Las vistas de las bodas de Alfonso XIII comienzan desde la entrada del rey español en tierra española acompañado de la entonces su novia.
Y como esa entrada se hizo por Hendaya - Irún - el espectador podrá ver el puente franco-hispano llamado de Behovia, que se alza sobre el Bidasoa.
Mitad del puente pertenece a Francia, la otra mitad pertenece a España.
Un soldado francés hace la centinela en el límite francés y soldado español en el límite español..
A veces se sientan, recuestan el fusil sobre el cuerpo y se quedan dulcemente dormidos. De pronto pasa un tren, despiertan, se ponen súbitamente de pie y en actitud marcial, menos marcial la actitud del soldado de la Francia.
Desde la islita de los Faisanes situada casi al pie del puente Behovia, varias veces, durante dos veranos, Manuel Bueno, Pío Baroja, Leonardo Williams, corresponsal del "Times" de Londres en España y en el sud de Francia, y yo, íbamos de Biarritz al Bidasoa en automóvil y nos entreteníamos en ver echar sus sueñitos al solado guardián de España y al soldado guardián de Francia.
Solíamos pasar la frontera y llegarnos hasta Irún, y allí "así descuido y con cuidado", como se dice en España, observábamos los diferentes modos usados por los carabineros para registrar los equipajes: los equipajes lujosos eran registrados muy de prisa, y en algunos casos ni siquiera eran registrados. Los equipajes modestos.... esos sí eran  sometidos a registro riguroso a manoseo verdaderamente inquisitorial.
Hablóse al fin en la prensa del contrabando escandaloso hecho en Irún a la continua: pero Romero Robledo se encargó de que nadie fuera a presidio, o por lo menos a la cárcel.
Ahora parece ser que al fin en aquella frontera reina aduaneramente gran moralidad.
El espectador podrá ver hoy en "Actualidades" cinematográficamente la célebre Aduana de Irún.
---
El Nacional presenta hoy varias vistas nuevas.
La catástrofe de Courrieres, que tanto preocupó la atención de la prensa universal.
Allí, en esa vista, aparece la explosión del gas mortífero llamado "grisu", que tantas víctimas causa entre los buscadores del "oro negro", como suelen llamar al carbón en Europa.
El "Grand Prix" es otra vista que formando contraste con la anterior, aparecerá hoy. Es una exactísima nota aristocrática.
Más vistas: El regreso del japonés al Japón.
Luchas armadas en Varsovia.
Revolucionarios católicos polacos dinamitando policías rusos.
El milagro de la virgen.
Los Santos Lugares: Jerusalén ! Jerusalén!
Fontanills dice ayer que lo más escogido de la sociedad cubana brilla en los palcos del Nacional, su gestionada por el espectáculo cinematográfico.
Y el por todos bien querido Fontanills dice la verdad.


La Discusión, La Habana, miércoles 20 de junio de 1906, p. 3

Este es un ejemplo de los artículos que se publican en ese momento de "guerra" cinematográfica. Cada empresario pretende competir con los otros afirman la calidad de las proyecciones y la variedad de las cintas. Incluso, las vistas se van describiendo a veces de forma detallada lo cual constituye otro argumento publicitario. Así durante el mes de junio y más allá, se va multiplicando este tipo de gacetillas. La competencia entre el Nacional, Payret y Actualidades -las otras salas poco se anuncian- hace que esto conduzca a los empresarios a buscar nuevas formas de presentación de las películas, no solo por la variedad de las cintas sino también por la organización de las sesiones. Así, Enrique Rosas propone organizar las funciones por países:

En el Nacional...
Hoy habrá además vistas locales. Rosas piensa dedicar varias noches de vistas así: Noches de Italia, Noches de Francia. Noches de España y así sucesivamente cada noche a una nación de Europa promiscuando con algunas vistas cómicas que tanto gustan al asiduo público del Nacional.


La Discusión, La Habana, viernes 22 de junio de 1906, p 3.

Aunque al parecer el Payret siga presentando vistas durante el resto del año, las últimas cintas anunciadas son de finales de junio y poca cosa se sabe sobre su repertorio donde figuran vistas Pathé, Méliès y algunas más.

Otras vistas del repertorio:  La Gran Turca (Diario, 25 de mayo de 1906); El viaje a Paris del Rey Alfonso XIII (Diario de la marina, La Habana, 27 de mayo de 1906, p. 12); Las tres fases de la luna (Diario de la marina, La Habana, 1 de junio de 1906,);  Las bodas y festejos reales (Diario de la marina, La Habana, 20 de junio de 1906); El Matrimonio del Rey de España (Diario de la marina, La Habana, 21 de junio de 1906,); Las bodas de S.M.D. Alfonso XII con la Princes Ena de Battenberg, "Todo el brillo de la Corte de España, una de las más fastuosas de Europa, es admirado y aplaudido en las magníficas películas estrenadas anoche. El regio traje de novia de la Princesa Ena, se ve y admira en todos sus detalles al descender de la carroza y penetrar en la iglesia de los Jerónimos."(Diario de la marina, La Habana, 21 de junio de 1906,), Fausto y La Condenación de FaustoJardín Zoológico en coloresEl honor de un padreDiez mujeres para un maridoVendetta (Diario de la marina La Habana, 29 de junio de 1906,)

El cinematografista Enrique Rosas aprovecha sus competencias para ofrecer además vistas locales y por cierto no solo vistas cubanas sino también alguna mexicana que sabemos que las ha rodado él mismo, como en el caso de Fiestas presidenciales en Mérida (México) (La Discusión, La Habana, martes 26 de junio de 1906, p. 3). Mientras el Nacional juega la baza de las vistas locales -las que ha rodado -, en el Actualidades, Azcue prefiere "sonorizar" las películas gracias a unos cuantos comparsas:

"Actualidades" presentará hoy "El crimen de otro", vista que ha tenido un gran éxito hablada por la compañía anónima parlante que tiene Eusebio Azcue en acción tras la blanca tela sobre la que se reflejan las películas.
Esta noche hoy estrenos de vistas sobre sucesos de actualidad.
Han embarcado para el teatro "Actualidades" Adela Vicente bailarina a pies desnudos: la Arenera, o sea la reina de la jota aragonesa y varios rañedores de guitarras y bandurrias.
Mundo flamenco y gente de Aragón.


La Discusión, La Habana, lunes 25 de junio de 1906, p. 3

Nada sabemos de esta "compañía anónima parlante" que según se entiende convierte la cinta muda en una película hablada y comentada. Aquí ya no se trata exactamente de un "explicador" como lo tenemos en los inicios del cine, sino una auténtica "sincronización" que, se supone, crea la ilusión total de una película sonora. Poco después, nos enteramos sin embargo de que "es hablada por el señor Ferrer de un modo patético, no igualado en el género aquí, sobre la superficie destechada de la ciudad." (La Discusión, La Habana, martes 26 de junio de 1906, p. 3).

El cinematógrafo también inspira a algún literato que publica El Cinematógrafo (Diario de la marina, La Habana, 12 de junio de 1906) y va conquistando cada día nuevos terrenos. Así se anuncia también en junio un "Gran Festival" en los terrenos de Carlos III, en Almendares. De hecho es "un festival romería a beneficio del Cuerpo de Bomberos:

EL GRAN FESTIVAL
Esta noche, como víspera de San Juan, se celebrará en los terrenos de Carlos III, una gran verbena con fuegos artificiales, fogatas y bailes.
Durante la noche funcionarán todos los espectáculos, con un nuevo y variado programa.
El cinematógrafo, exhibirá nuevas vistas; y en el teatro aparecerá un nuevo cuadro de cantadores del país.
Después de las diez, hora en que se dará fuego a la gran torre de madera, empezará el baile, y en los terrenos se cantarán puntos del país.
Reina gran animación para la noche de hoy en Almendares.


Diario de la marina, La Habana, 23 de junio de 1906.

Sin embargo, el Nacional está dominando indudablemente la temporada, y cada estreno es un acontecimiento. En los artículos se siguen dando muchos detalles sobre los programas e incluso se dan detalles muy precisos relativos al rodaje de alguna de ellas:

"El Barbero de Sevilla", o mejor dicho "Las bodas de Fígaro", de donde está tomado el libro de la ópera de Rossini, fue exhibido anoche en el Nacional.
El programa anunciaba siete escenas.
¿Por qué fueron exhibidas cinco escenas solamente?
Suponemos que hoy "El Barbero" será exhibido en toda su integridad.
El sábado irán varias vistas de la boda de Alfonso XIII, incluida la referente al momento en que la bomba fue lanzada por Morral.
El fotógrafo inglés que tomó esa vista del momento del lanzamiento de la bomba, iba acompañando el cortejo real desde el momento en que se puso en marcha, y así pudo fotografiar hasta el suceso accidental.
Esa vista irá el sábado y es auténtica, según documentos que ostentan los señores Rosas y Gómez Rul.
Entre otras bellas vistas irá hoy "La oropéndola" (la mariposa) y el naturalista: no es la vista que se conoce. Irán además: "La cosecha de fresas", "Jack y Tim", "Los modernos contrabandistas", "La Imperio en el tablado del Koursal", y otras vistas de gran amenidad. (La Discusión, La Habana, jueves 5 de julio de 1906, p. 3) 

Cuando se publica este anuncio Enrique Rosas ya ha salido de Cuba rumbo a Europa, pero eso no quita que las sesiones sigan en el Nacional, cuyo administrador, el señor Montero, sale el día 7 de julio, para Nueva York. Lo interesante es que las proyecciones cinematográficas del mexicano ya no dependen de una sola persona y la empresa puede acudir a otros operadores que hacen que sigan las sesiones sin interrupciones. De hecho, en este caso, incluso conocemos el nombre del colaborador de Rosas, el señor Francisco Gómez Rul, un fotógrafo conocido de Mérida, que va a sustituir a Rosas durante unas cuantas semanas. Por otra parte, durante el verano se van a multiplicar las cintas mexicanas y las cubanas, lo cual marca una clara evolución, haciendo así un hueco a la producción local incipiente:

Sigue viento en popa el Nacional.
Anoche había un tiempo tormentoso; llovía mucho, y era de suponer no encontrar a nadie en la sala de Tacón.
Error. La entrada era la de siempre, como prueba de que el espectáculo ha entrado ya completamente en el gusto de nuestro público.
La predilección que nuestra sociedad distinguida manifiesta por el cinematógrafo que exhibe allí la empresa Rosas, es merecidísima.
Justamente esta noche, el programa es una verdadera obra de arte y una serie de interesantes novedades.
Sobresale la película "La inundación de Guanajuato".
Guanajuato es interesante, no sólo por su pintoresca situación, sino por la riqueza incomparable de sus minas.
Asíentase la ciudad sobre la falda de una serranía inmensa, que rellana sus entrañas con toneladas y toneladas de plata.
Sobre esa ciudad batió su furia terrible tromba, y bastó una hora para destruir media población, segar vidas y arrasar los parques y las calles.
La película está tomada durante la inundación, y es muy patética.
Además de esta película, se exhibirán otras muy bellas proyecciones de mérito.
El color en toda su gama y la verdad absoluta sellan esta noche el mérito de cada vista.
Hay una nota que hace aún más simpática a la empresa Rosas: el beneficio que mañana hará en favor de los niños cubanos desamparados en San Francisco de California.
El rasgo es bello y desinteresado, tan bello y desinteresado, como que con él trata de probar el Sr. Rosas su gratitud al público habanero, y a fe que lo consigue perfectamente.
Será la de mañana una función excepcional, y seguro que el resultado será también digno del fin altruista que motiva esa velada.


La Discusión, La Habana, martes 20 de julio de 1906, p. 3.

La catástrofe que ha arrasado la ciudad de Guanajuato, el 1º de julio de 1905, la rueda en su cinematógrafo, Enrique Rosas, que ya dispone en aquel momento de un pequeño repertorio de vistas mexicanas: El Paseo de la ReformaLa villa de Guadalupe, "verdadera mezquita de peregrinaciones donde se venera la aparecida virgen india" Las fiestas del 16 de Septiembre (La Discusión, La Habana, martes 31 de julio de 1906, p. 3), La de la Plaza de Armas de México, "con el Palacio Nacional y la Catedral", Romería de indígenas "en la basílica de la Villa de Guadalupe,  (La Discusión, La Habana, miércoles 1 de agosto de 1906, p. 3) y Dos panorámicas de México (La Discusión, La Habana, viernes 3 de agosto de 1906, p. 3) [Panorámica 1 y Panorámica 2].

Pero lo más significativo para la cinematografía cubana, es que Enrique Rosas, o tal vez alguno de sus colaboradores, va a rodar nuevas cintas en la isla. Curiosamente una de estas vistas la va a sacar en Nueva York... donde viven muchos cubanos: 

Rosas prepara una bella sorpresa, dicho sea "sotto vocce":
Ha sorprendido un hermoso cuadro de aristocrática fiesta y frente el objetivo han pasado en movibles actitudes distinguidas damas y apuesto caballeros. Toda la élite habanera en New York.
Esa proyección será un grandísimo éxito.
Irán pronto las películas de la Rural, tomadas en Columbia, las vistas panorámicas de la Habana. Todo eso y otras vistas nuevas y bellas serán exhibidas en la presente semana.


La Discusión La Habana, miércoles 11 de julio de 1906, p. 3.

Las otras vistas, hechas en Cuba, permiten ampliar la filmografía cubana. Algunas son vistas clásicas que figuran en muchos países bajo modalidades diferentes como en el caso de "unas pequeñas maniobras de la guardia rural, tomadas en el campamento de Columbia, en Marianao", "una rápida panorámica en tranvía", ya anunciada con anterioridad, el "cuadrito de fiesta matutina", las regatas frente al Morro (La Discusión, La Habana, viernes 20 de julio de 1906, p. 3.); Los artilleros haciendo maniobras en el fuerte de Santa Clara"Tiene esta película cuadros muy interesantes y ejercicios de fuego y campamento, perfectamente logrados. (La Discusión, La Habana, sábado 28 de julio de 1906, p. 3) Otras vistas tienen más originalidad como en el caso de Hojas de Album "que es una primorosísima creación cinematográfica que hace mucho honor a 'Enrique Rosas', autor de esa obra de belleza excepcional"  (a Discusión, La Habana, viernes 8 de junio de 1906, p. 3) de la cual desgraciadamente se desconoce el contenido, pero que parece ser una cinta diferente. En cualquier caso, la obra más significativa es una vista cómica, sin duda una de las primerísimas ficciones del cine cubano, que lleva por título Un bruja perseguido por sus acreedoresGracias a las descripciones que nos ha dejado la prensa sabemos algo del guion:

Veremos también una película cómica, en que desfilan nuestros parques, el orgulloso malecón, vapores y tranvías, ferrocarriles y guaguas asaltados en incesante, loca carrera, por un deudor insolvente a quien persiguen cobradores con la tenacidad de una jauría perdiguera tras azorada liebre.


La Discusión, La Habana, viernes 20 de julio de 1906, p. 3.

Tres cubanos y un méxicano (agosto-noviembre 1906)

En otra gacetilla, algo posterior, se vuelve a dar más informaciones sobre tan singular cinta: "El asunto es del género cómico y únicamente motivo para exhibir sitios bellos de la Habana. Es de larga duración; tiene doce cuadros muy originales, y seguramente gustará muchísimo." (La Discusión, La Habana, sábado 28 de julio de 1906, p. 3). De las obras evocadas, algunas las ha rodado Carlos A. Prada, empleado por la Empresa de Enrique Rosas:

Y hoy o mañana, creo que hoy, será presentada una vista de rurales y alzados tomada en el campo por el señor Prada.


La Discusión, La Habana, jueves 20 de septiembre de 1906, p. 3

Rurales y alzados se titula una vista cinematográfica de extraordinario interés y de gran actualidad que podrá verse esta noche en el Nacional.
Esa vista ha sido tomada exclusivamente para el Cinematógrafo Rosas-Rul.


La Discusión, La Habana, viernes 21 septiembre 1906, p. 6

Es probable que durante la ausencia de Enrique Rosas, que es un cinematografista, la empresa haya contratado a Carlos A. Prada y se le pueden atribuir unas cuantas vistas presentadas en el Nacional. La que sí, con muchas probabilidades rueda Carlos A. Prada es la del velero Yucatán. De hecho, La empresa ha recibido una nueva máquina de la casa Pathé (modelo de 1906) que se va a estrenar a los pocos días. (La Discusión, La Habana, miércoles 1 de agosto de 1906, p. 3). Gracias a esta nueva cámara, se van a rodar varias vistas de La Habana y una del velero Yucatán que ha llegado a la capital, desde Veracruz, el 31 de julio y que fondea en el puerto. La vista es todo un acontecimiento ya que motiva una invitación de los marinos mexicanos:

Esta noche será en el "Nacional" la función en honor de los marinos mexicanos que de fiesta en fiesta están pasando por la Habana.
La empresa Rosas, se ha esforzado como para una función extraordinaria, seleccionando su programa.
Anoche se probó la vista del barco mexicano y es perfecta: además, para que los obsequiados tengan idea exacta de muchos puntos de la Habana que no les ha sido dable visitar, la Empresa ha seleccionado las vistas de la localidad, quitando algunos de los cuadros que a su pesar salieron defectuosos.
La película así arreglada forma una sola vista de larga duración, la que promete éxito grande.


La Discusión, La Habana, sábado 4 de agosto de 1906, p. 3.

Probablemente inspirado por la actividad cinematográfica del teatro Nacional, Enrique Díaz Quesada va a proponer en el Actualidades, una serie de vistas durante el mes de septiembre. Se trata de una forma de actualidades de la vida habanera. El título La Habana en agosto de 1906 es una indicación de lo que ha podido ser el proyecto, aunque al parecer la experiencia no se repite: 

Actualidades
Esta noche estreno de la vista "La Habana", en agosto de 1906, en la que se ven los siguientes asuntos: La bahíaen el PalatinoEl Presidente Estrada PalmaLa RevoluciónNoticias de la prensaLlegada al Necrocomio del cadáver del general BanderasEmbarque de reclutasApoteosis Soñar con la Patria....


[La Discusión, La Habana, martes 11 de septiembre de 1906, p. 3.

Indudablemente el año 1906 se puede considerar como el del arranque de la producción cubana con una producción de probablemente más de veinte películas, cifra nunca alcanzada hasta entonces. Y es probable que queden todavía vistas por descubrir.

En ese verano habanero, se han ido imponiendo tres figuras cubanas: Carlos A. Prada, indudablemente la figura más importante y más productiva de los inicios del cinematógrafo, Enrique Díaz Quesada que se estrena como cinematografista y José Esteban Casasús, dueño del cinematógrafo que funciona en Actualidades. Este, a la diferencia de los dos primeros, no parece haber rodado película hasta entonces, aunque se le atribuye una cinta de corto publicitario El brujo desapareciendo (1898). Existe de hecho una forma de rivalidad entre Casasús y el mexicano Enrique Rosas que se manifiesta por quedar extender la difusión cinematográfica a la isla. El segundo extiende sus negocios en diferente teatro:

Rosas ensancha ahora el círculo de sus negocios y ha tomado ya los teatros de Santiago de Cuba y de Cienfuegos.
Por de pronto y en combinación con una empresa local, ha inaugurado una temporada en el Teatro de Marianao, y resultan delicosas las veladas.
Para el sanísimo público de la fresca playa de Marianao, ha sido una grata sorpresa la presentación de las películas más gustadas por nuestro público.
No por ir a Cienfuegos y Santiago, nos abandonará Rosas, que muchas y grandes novedades tiene preparadas para su final de temporada en el Nacional.


La Discusión, La Habana, viernes 3 de agosto de 1906, p. 3.

Existe una clara intención de querer "colonizar" la isla de Cuba después de difundir el cinematógrafo en México. En aquel momento, José Esteban Casasús conoce ciertas dificultades. Tiene que anular su gira por Cuba y no sabe donde va a poder seguir sus funciones, ya que tiene que abandonar el Actualidades:

El propietario verdadero del Cinematógrafo que actúa en "Actualidades" o sea el conocido artista cubano José E. Casasús, aquel Casasús que fue empresario de Evangelina Adams, es el que ha recibido de París, Casas Pathe, entre otras espléndidas películas, la de "Los perros contrabandistas". Ese mismo Casasús se disponía a hacer grande excursión cinematográfica por el interior de la República, pero ya no la hará a causa de la muy lamentable perturbación que existe en algunos puntos de la Isla.
Casasús funcionará en la Habana. ¿Dónde? Ya lo dirá.


La Discusión La Habana, jueves 23 de agosto de 1906, p. 3

Finalmente tiene que renunciar a los teatros habaneros por un local menos brillante:

El sábado comenzará a funcionar en Belascoaín número 36 un hermoso cinematógrafo, películas Pathe, del cual es propietario y director José E. Casasús, perito en cinematografía.


La Discusión, La Habana, viernes 24 de agosto de 1906, p. 3.

En un momento en que los cinematógrafos todavía tienen que depender de un local o de un teatro, la búsqueda de un lugar para las proyecciones se puede convertir en una auténtica hazaña. Frente a las dificultades de José Esteban Casasús, el mexicano puede anunciar triunfalmente que ya ha organizado cien funciones y que a pesar de una interrupción de unos días va a volver:

El Cinematógrafo Rosas, dará mañana su función número cien.
Cuando comenzó a funcionar los "sabios" de la vida teatral le predijeron una semana escasa de duración a ese espectáculo, en el Nacional.
Cierta parte de la crónica que de sí misma suele decir que hace la lluvia y el sol trató con desdén al Cinematógrafo Rosas al día siguiente de su debut y no volvió a ocuparse más de ello.
Y ese Cinematógrafo ha constituido durante cien días el espectáculo más favorecido por el público más selecto de nuestra ciudad. Las representaciones han sido otros tantos llenos.
Mañana por la mañana matinée y por la noche, última función.
El programa de hoy es de gran magnitud y de primera calidad.


La Discusión, La Habana, sábado 25 de agosto de 1906, p. 3.

La empresa Enrique Rosas suspende sus funciones en el Nacional (La Discución, La Habana, domingo 26 de agosto de 1906, p. 3.), pero la interrupción es breve, y pocas semanas después, la prensa anuncia a bomba y platillo el regreso de la Empresa con un nuevo aparato de nombre impronunciable: el "synchronfonocinemato":

Un hijo de Italia inventó la telegrafía sin hilos.
Otro hijo de Italia acaba de inventar el Cinematógrafo sin tela. Mediante ess invento, los seres y las cosas toman todo su relieve y dan más exacta la realidad que usando el procedimiento de la tela.
Tal invento es un gran adelanto en la vida del Cinematógrafo.
Otro invento y este es italo-suizo y perfeccionado en París.
El nombre de ese invento es un poco largo y de no fácil pronunciación
Helo aquí:
Synchrofonocinemato.
Ese es el nombre que en sustancia significa: movimiento, voz, sonidos, todo junto, o sea: fonógrafo y cinematógrafo fusionados y en junta función.
Ambos inventos halos adquirido en Milán y en París el célebre Enrique Rosas, que llegará pasado mañana o a mas tardar el jueves a la Habana.
Rosas se hallará con que la gestión cinematográfica del muy artista fotógrafo ha sido laudable así en la Habana, como en Santiago, Puerto Príncipe, Manzanillo, Cárdenas y hasta en Matanzas.
Rosas trae gran acopio de vistas fijas y de movimiento de sucesos sensacionales recientes que han ocupado mucho la atención universo-mundo.
De esas vistas se ha surtido en casa de Pathe (París) y en otras casas de dicha capital de Francia así como también, pro variedad, en la excelente casa de películas establecida en Milán con grandísimo éxito universal y cuyo nombre no recuerdo en este momento.
Rosas llevóse muchas fotografías tomadas de lugares y episodios cubanos, a París. Y en París ha hecho que la casa Pathe le retoque, precise, fije, perfeccione esas vistas de Cuba.
Rosas ha traído, acordándose de los niños habaneros y de los hombres que tienen alma de niños, vistas cómicas y mágicas del género más ameno y original.
Rosas ha traído, vengo diciendo, a pesar de que Rosas no llegará hasta el jueves, pero al decir "Rosas ha traído" no destruyó la esencia del hecho, por que todas esas vistas las ha enviado Rosas a su excelente socio señor Gómez Rul, hombre muy versado en todas las artes bellas y útiles y muy docto en crítica pictórica.
El jueves 20 de este mes, que se llamará el mes de la paz, hará su reaparición en le Nacional el espectáculo cinematográfico de Enrique Orsas que en la memoria de tantos y tantos habitantes de la Habana ha dejado recuerdos de horas gratas pasadas, breves y amenas durante cien noches justas que en esta semana van a ser reanudadas con la aplicación de los inventos que ya he referido en esta "Via Libre".
¡Cuál de mis lectoras será la primera que aprenda a decir de corrido y con toda claridad el consabido nombrecito de ese invento, que funde a funciona el movimiento y los sonidos?
El nombrecito, volveré a decirlo, es este:
Synchrofonocinemato.
Resulta graciosísimo dicho por un tartamudo.
Francisco Hermida.


La Discusión, La Habana, lunes 17 de septiembre de 1906, p. 3.

Los cinematógrafos van desapareciendo y resulta que Carlos A. Prada también suspende, al parecer definitivamente para 1906 sus proyecciones en el Teatro Albisu por esas mismas fechas. Como en el caso del Nacional, la mayoría de las cintas presentadas pertenecen a la casa Pathé, aunque algunos todavía siguen siendo de Méliès, y no podemos descartar que el paso -una forma muy peculiar en aquel momento de prestarse o venderse las películas entre exhibidores- explique que unas cuantas vistas idénticas se estrenen en varios teatros a pocos días de distancia. 

Otras vistas del repertorio del Albisu : The Times (La Discusión, La Habana, jueves 8 de febrero de 1906, p. 3), Contrabandistas (cómica), Carreras de Automóviles en BerlínEl Bebé Goloso (cómica), El Ganso de NavidadLa Confesión (cómica), Un peletero aprovechado¡Es Inocente!Por no pagar la cenaLa Revolución en RusiaLa Pesca MilagrosaEl Honor de un PadreLa Gran TurcaError desagradableEjercicios de nataciónUna ojeada por pisoEl Sueño de DranemEl niño perdido (La Discusión, La Habana, 20 de julio de 1906); El terrible verdugo turco¡Es el tapicero!Cazadores furtivos,Viaje imposible (Duración 20 minutos); Vale más tarde que nunca, Una viudita inconsolableJardín zoológico de París, Mi sombrero, En el confesionario, El curioso impertinente, Familia Julans, Historia de un pantalónEl Hada de las flores (en colores); Por la cerraduraEl niño perdido. (La Discusión, La Habana, viernes 17 de agosto de 1906, p .3); El cigarro del estudiante, El Rosal maravilloso (colores); La soirée de GachupínEl palacio de las mil y una noche (más de 20 minutos de duración), Loción milagrosaLa escuela del Almirante Togo,Horrible pesadilla (muy cómica); La mujer lleva los pantalones,La Vida del minero,Transformaciones instantáneasAngusto, el mono sabío,La casa hechizadaLos ladrones modernistasSe me fue la peluca (La Discusión, La Habana, viernes 24 de agosto de 1906, p 3); Faltar a las citas es desacreditarse (La Discusión, La Habana, miércoles 19 de septiembre de 1906, p. 3)

Finalmente, el Nacional vuelve a abrir sus puertas al nuevo aparato el 20 de septiembre de 1906. En la pantalla se van sucediendo imágenes fijas y en movimiento, una combinación, al parecer muy lograda, que parece haber convencido al público habanero, dado que la fórmula la usa repetidamente la Empresa Rosas. Las imágenes fijas se intercalan durante los intermedios, entre vistas animadas:

NACIONAL
Cinematógrafo Rosas
El lunes fue extraordinaria la concurrencia del Nacional. Su función estaba dedicada a exhibir paisajes y panoramas de España alternando con las graciosas vistas de movimiento.
En los intermedios lucían admirables reproducciones de las mejores ciudades de España y sus monumentos. Cádiz, San Sebastián, Sevilla y Granada con sus portentos arquitectónicas; el Alcázar y la Alhambra; Burgos con su famosa catedral; Valladolid, Málaga, Córdoba y otras poblaciones que fueron admiradas por el púbico.
Al final de las tandas un acto de baile por la muy aplaudida Pilar Rodríguez, la Arenera y bailó y cantó la Jota aragonesa con sus compañeros... un modo insuperable, arrancando ...
Entre las vistas movibles llamaron la atención la corrida de toros; un panorama o paseo por Madrid; el casamiento del rey Alfonxo XIII; el baile de la bella Romero que hace furor todas las noches; una vista de Sevilla, otra de las montañas y monasterios de Monserrat, dándose por fin de fiesta la película divertidísima titulada "La boda alegre" que es lo más típico y original que pueda imaginarse...


Diario de la marina, La Habana, 10 de octubre de 1906, p.

Es muy probable que Enrique Rosas cuente con varios colaborares, Francisco Gómez Rul primero y, su sucesor, el periodista mexicano, Miguel Necoechea que "entretiene sus días de destierro ocupándose en la parte artística de la cinematografía" (La Discusión, La Habana, jueves 25 de octubre de 1906, p. 3). Finalmente el exhibidor mexicano regresa a La Habana el 31 de octubre y la prensa anuncia que "trae 500 vistas fijas y 200 de movimientos y además el famoso aparato Cyneronofonocinemato" pero se plantea el problema del lugar porque ya no puede disponer del Nacional ((La Discusión, La Habana, miércoles 31 de octubre de 1906, p. 3). Mientras tanto el Actualidades, "inventa" una nueva tanda, la "tanda del Vermouth", al final de la tarde (La Discusión, La Habana, domingo 4 de noviembre de 1906, p. 3). Gracias a la prensa se ha podido reconstituir buena parte del repertorio de Enrique Rosas que se caracteriza por la presencia abrumadora de cintas de la casa Pathé de la cual no vacila en presentar las últimas novedades. Queda luego poco espacio para las otras productoras que sólo de vez en cuando en particular durante el mes de agosto con la presentación de vistas que proceden de catálogos norteamericanos. Lo que indudablemente se destaca de la larga estancia del pionero mexicano o de sus colaboradores es su profesionalismo impecable, que lo sitúa en aquel momento por encima de los exhibidores cubanos que, no por eso, le abandonan totalmente el terreno. 

Otras vistas presentadas en el Nacional Vida revolucionaria rusa (La Discusión, La Habana, sábado 26 de mayo de 1906, p. 3); El Vesubio en erupción  (Diario de la marina, La Habana, 27 de mayo de 1906, p. 12); Viaje a Italia ((La Discusión, La Habana, lunes 28 de mayo de 1906, p. 3); La vida en la India (Diario de la marina, La Habana, 29 de mayo de 1906); Piel de asno (La Discusión, La Habana, miércoles 30 de mayo de 1906, p. 10.);  La entrega de Puer-Arturo "y de algún detalle de su bombardeo por mar y por tierra", El reinado de Luis XIV (La Habana, martes 5 de junio de 1906, p. 3); El país nevada de Suiza, "Parece imposible lo que allí hace la gente en carreras sobre el hielo y deslizándose en la nieve. Es una de las escenas más atractivas en un cinematógrafo. P.G." (Diario de la marina, La Habana, 6 de junio de 1906);  "una tercera tanda dedicada toda a los anarquistas, a los nihilistas", La guerra ruso-japonesa, incluyendo La entrega de Puerto Arturo y los combates navales que la precedieron (1) (2) (La Discusión, La Habana, sábado 9 de junio de 1906, p. 3); El reinado de las hadasLa vuelta al mundo de un policíaLa tribulaciones de un bomberoEl diablo negroUna casa que se alquilaLos niños incorregibles en vacacionesLos fumadores Todas esas vistas llegaron ayer de París (casa Pathé) (La Discusión, La Habana, sábado 16 de junio de 1906, p. 3); El cofrecillo del BajadLa isla de los faisanes, Gulliver en el país de los gigantesUn perro de guardiaCastillos en el aire de un sportmanUna bicicleta en libertad,El cofre de BrahanaEl pescador de perlas (La Discusión, La Habana, jueves 21 de junio de 1906, p. 3.); Un pasaje por las regiones septentrionales desde Cristiania al PoloEl tesoro de RajahEl espectáculo de los minerosLa guerra ruso-japonesa: el combate navalEl tenorio que sigue a las mujeres en la calle (Diario de la marina, La Habana, 21 de junio de 1906,); Un viaje maravilloso en automóvilEl negro golosoUn crimen de otro (La Discusión, La Habana, sábado 23 de junio de 1906, p. 3);  La riqueza de un díaEn busca de panLa guerra, Vistas de Milán ((La Discusión, La Habana, martes 26 de junio de 1906, p. 3); Don Juan Tenorio (La Discusión, La Habana, 28 de junio de 1906, p. 3); La Reina de los CésaresLa vendettaLos asaltantes de un banco (La Discusión, La Habana, viernes 29 de junio de 1906, p. 3); El Barbero de SevillaLa obsesión del oroEl gendarme sedientoCastigo CorzoUn billete de favorEl Príncipe enamoradoDon Quijote,La corrida de toros celebrada con movido de la boda del Rey de EspañaEl viaje al SolLas ruinas de San Francisco (La Discusión, La Habana, martes 3 de julio de 1906, p. 3); Los contrabandistas modernos,  La Hermosa dormida en el bosque (La Discusión, La Habana, viernes 5 de julio de 1906, p. 3);  Los novios en la ventanaLa pulga molesta (La Discusión, La Habana, lunes 9 de julio de 1906, p. 3);  El automóvilmamá!,La sugestión del baile, El mono CónsulLas bodas del Rey de España (primera serie), El automóvil diabólicoEl juicio de Bigamista (La Discusión, La Habana, viernes 13 de julio de 1906, p. 3); La llegada de Alfonso XIII a la estación de ParísEl casamiento de Alfonso XIII (segunda serie), El amor en EspañaEl soldado enamoradoLos hermanos rivales (La Discusión, La Habana, lunes 15 de julio de 1907, p, 3); Fotografía de una estrellaSuperchería conyugalBoleta de alojamientoBeber sin sedDía de desdichaAduanero seducidoSed insaciableProbidad mal recompensadaLa locura de PierrotCabalgata improvisadaLa borracheraJuegos olímpicos en AtenasUn centavo de cigarrillosCartas habladasLa visita del primoPequeños ladronesLa posada para reírEl casamiento del Rey de España (segunda serie) "con gran variedad de películas y con la escena de la bomba" (La Discusión, La Habana, martes 17 de julio de 1906, p. 3); La rehabilitación de DreyfusLa coronación de rey Haakon de Noruega (La Discusión, La Habana, viernes 20 de julio de 1906, p. 3.); La venganza de inquilinosDos buenos chicos,El RomadizoEl niño goloso tomado por ladrón, Sacudiendo alfombras (La Discusión, La Habana, lunes 23 de julio de 1906, p. 3), Las feraces Islas de Ceylan "con sus desfiles orientales de elefantes, naturales y potentados, y sus cuadros de usos y costumbres; Italia "la poética Italia", El Perro RalffleOcceola, el jefe de los seminolas", Lo que le sucede a Coquito (La Discusión, La Habana, martes 24 de julio de 1906, p. 3.); El casamiento de Alfonso XIII (La Discusión, La Habana, sábado 28 de julio de 1906, p. 3); El alcohol engendra la tubercolisis" (La Discusión, La Habana, martes 31 de julio de 1906, p. 3);  El choque de trenesEl sueño de un bombero, "La primera retrata la diversión favorita americana. Un buen grupo de excéntricos se reúne y paga... paga lo que cobran o lo que valen dos locomotoras que son lanzadas una contra otra y se hacen pedazos. La diversión, si eso puede llegar a serlo, es tan inocente como ruidosa. No hay perdidas de vida, pues antes del choque, los maquinistas saltan ágilmente, pero quizás más tarde se invente allí la víctima y hasta haya alguien que se preste a serlo. En película, el choque resulta bien. Hay movimiento en la escena y espectación de púbico que no sabe qu elos trenes marchan libremente y que no resultaron destrozados esos pobres obreros ferroviarios que con tanta frecuencia dejan la vida en las vías férreas, ¡Se compra un perro!, Historia de un pantalónLa casa de alquiler (La Discusión, La Habana, martes 7 de agosto de 1906, p. 3); ¡Pobre Algy!El Perro RalphEl Carnaval de Venecia "En esta última una creación que forma el número uno de las que se exhiben actualmente en Nueva York, donde también la película impera como en Madrid y la Habana" (La Discusión, La Habana, viernes 10 de agosto de 1906, p. 3); Un paseo en trineo "que sobre la pantalla resulta una originalísima batalla de nieve", Al atravesar un túnel "es un picaresco quid pro quo ocurrido a un glanteador a quien lo blanco se le vuelve negro, cuando ya ha adelantado toda su fuerza conquistadora. El chasco es tan completo como jocoso", Pobre IgyEsperando en la iglesiaEsperando en el templo, La línea subterránea de tranvías en New York "un atrevimiento americano, que deja su sello de audacia y practicidad -valga el adjetivo-en cada clavo y en cada planchuela de esa sombría paralela de hierro que va del Ayuntamiento neoyorkino a Harlem, por debajo de todo cuanto vive y pa[...] en la gran ciudad americana. Todas estas vistas forman la atracción del programa de esta noche" ( La Discusión, La Habana, sábado 11 de agosto de 1906, p. 3); La Estación Invernal en los Estados UnidosAristocrático paseo en trineosLo que sucedió en el túnel, Una drama pasionalLa vida del niño, Los pisos (La Discusión, La Habana, domingo 12 de agosto de 1906, p. 3); Raph, el perro ladrónUna batalla de nieve, El sueño diabólico de un goloso (La Discusión, La Habana, lunes 13 de agosto de 1906, p. 3); Los terribles escolaresLa vida del polícia neoyorkino (La Discusión, La Habana, miércoles 15 de agosto de 1906, p. 3);  Las delicias conyugalesUn baño eléctricoLa tempestad en los mares de la Martinica, muy sensacional y muy interesante. Es un cuadro tomado del natural y por consiguiente campea en esa película una verdad desgarradora. Los caballos boxeadoresUna excursión por el rio de HudsonEl castigo de un enamorado, Un jugador con ventaja (La Discusión, La Habana, jueves 16 de agosto de 1906, p. 3); "Todas llevan el sello americano y hay tres de ellas muy interesantes. La concurrencia aplaudió ruidosamente la película Los escolares terribles y quedó fuertemente impresionada ante el mérito de la película que representa los restos del vapor "St Pierre", encallado en la costa de la Martinica. Es conmovedor el espectáculo de aquellas olas continuas, hinchadas y espumantes, barriendo sin cesar, la desierta cubierta del solitario barco. Gustó también la película El jugador con ventaja (La Discusión, La Habana, viernes 17 de agosto de 1906, p .3); un cuento, es un bello cuento de hadas. No es esta vista del género vulgar. Tejido de fantasía sin gracia. La vista que se anuncia para esta noche, se titula Los amores de Schariar con la princesa Scherzanda y toda la película campea un derroche de bellezas. Es el policronismo avasallador a la vista, ya que  no el problema social hondo y conmovedor. Cada cuadro de esta película vale por sí solo un éxito." (La Discusión, La Habana, Lunes 20 de agosto de 1906, p. 3);  Las canteras de mármol de Carrara (La Discusión, La Habana, miércoles 19 de septiembre de 1906, p. 3); La flauta encantadaLos estudiantes de ParísLadrones de joyas chasqueados (La Discusión, La Habana, jueves 20 de septiembre de 1906, p. 3); Automóvil en ventaLos rápidos en el JapónLa metamorfosis de un novioLa superchería conyugalEl testamento de mi tío, El buen Juez (La Discusión, La Habana, viernes 21 septiembre 2906, p. 6);  El señor de las Cuernas, Un drama pasionalLos rápidos del Ozu en el Japón; (La Discusión, La Habana, sábado 22 de septiembre de 1906, p. 3); Exposición de Chicago, La vida americana en sus alegres manifestacionesRoosevelt, Los rivalesEl hombre y el ratón, Burlas de la fortuna (La Discusión, La Habana, martes 25 de septiembre de 1906, p. 3.); Un viaje en Ferrocarrril a través de altas montañas, Las cataratas de Juanacatlán (en México), El cocher burladoPugilato en la vía pública, El gimnasio en el agua (La Discusión, La Habana, miércoles 26 de septiembre de 1906, p. 3.); Honradez mal recompensada, Los dos traviesos, La hez de París, Los terribles cabritos (La Discusión, La Habana, viernes 28 de septiembre de 1906, p. 3); La conquista de la costureraUna misa muy distraídaPapel mata-moscas (Diario de la marina, 2 de octubre de 1906), Ladrones e incendiariosA papá la purga (La Discusión, La Habana, sábado 13 de octubre de 1906, p. 3);  El Casino y Parque de Monte-Carlo, De mendigo a millonario, La bella Romero, El trust del Jordán: "-En Alejandría se ha formado un trust de las aguas del Jordán. El coronel Chifford, de Carington, y el presidente de la Compañía internacional de aguas del Jordán, han llegado a Alejandría procedentes de Constantinopla. Han obtenido del gobierno otomano el monopolio para la exportación de aguas del Jordán, para sevir bautizos y otras ceremonias. El transporte se hará en barricas especiales que llevarán un sello de Turquía y otro del Cónsul de los Estados Unidos e irán bajo la viligancia de un patriarca de Jerusalén" (El Diario de la marina, La Habana, 6 de octubre de 1906, p  7); Dos películas de los Juegos Olímpicos (Diario de La Habana, La Habana, 9 de octubre de 1906);  La vida de un asesino (Diario de la marina, La Habana, 13 de octubre de 1906, p.7.); Un matrimonio trágico (Diario de la marina, 10 de octubre de 1906, p); La Avenida más central de San Petersburgo, "tan ensangrentada el año pasado así por los revolucionarios como por los cosacos." (La Discusión, La Habana, martes 16 de octubre de 1906, p. 3); Novela de amorPesadilla de un glotón (La Discusión, La Habana, viernes 26 de octubre de 1906, p. 3); El fin de un desertorEl hambriento (Diario de la marina, La Habana, 20 octubre de 1906, p.); El matrimonio infantilLos ladrones de manzanasLa conquista de la costurera (La Discusión, La Habana, jueves 25 de octubre de 1906, p. 3); El martirio de un policíaCuidado con la pintura (Diario de la marina, La Habana, 25 de octubre de 1906,); La mano del artista "es una película que en Europa se ha calificado como la nota más culminante de arte cinematográfico"; Una corrida de toros bufa, "Esta vista supera en comicidad a cuantas se han presentado hasta la fecha. Todos los incidentes de la lidia en episodios jocosísimos", La desesperada (La Discusión, La Habana, viernes 2 de noviembre de 1906, p. 3); Gente mal educada,  Fruta prohibidaEl fiacreLa taberna de la brujaLos seis dragones galantesUn día de campoHuelga de criadasPobre madre!El buscador de aventurasLa hija del campanero. Mañana, última jornada de Rosas en la Habana. Pondrá cien vistas nuevas traídas de París y Milán. (La Discusión, La Habana, sábado 3 de noviembre de 1906, p. 3); Corrida de toros en SevillaEl sport de la nieve en Suiza. (Diario de la marina, La Habana, 4 de noviembre de 1906). 

La desaparición del cinematógrafo en el Nacional, y la discreción del Payret, dejan el protagonismo de final de año al Teatro Martí y su empresario Alfredo Misa, no tanto a nivel de proyecciones sino a nivel de proyectos como lo describe el artículo siguiente:

Hoy en las tandas cinematográficas del teatro Martí se estrenan varias vistas fijas de actualidad.
Los estragos del último ciclón, en diferentes lugares de la ciudad, saldrán reproducidos, así como el tributo rendido el día de difuntos al caudillo Máximo Gómez.
Alfredo Misa se ha propuesto que todos los sucesos que ocurran en la ciudad, los dará el mismo día en su cinematógrafo, para cuyo efecto ha hecho los arreglos necesarios y cuenta con el personal perito para que sus propósitos resulten.
No por este nuevo aliciente serán subidos los precios continuando siempre los 10 centavos por la luneta y 5 por la tertulia.
Las vistas fijas referentes a los estragos del ciclón débense al señor Gisbert que ha hecho una obra digna de mucho elogio.


La Discusión, La Habana, lunes 5 de noviembre de 1906, p. 3.

Retomando lo que Enrique Díaz Quesada ha realizado con La Habana en agosto de 1906, Alfredo Misa, futuro colaborador de Carlos A. Prada va a intentar convertir el Martí en un teatro de actualidades cinematográficas. Desgraciadamente, en la prensa consultada, no hemos encontrado testimonio de vistas rodadas, lo cual no significa por supuesto que no existan. Tal vez haya estado demasiado ocupado por las transformaciones del teatro Martí, par convertirlo en un Edén Garden con muchas diversiones:

Al fin, Alfredo Misa verá pronto realizado sus proyectos. El teatro "Martí", antes de finalizar el mes habrá terminado las obras que convertirán los jardines y teatro en un Edén Garden, por el estilo de los existentes en las grandes ciudades de Europa y América.
En los jardines se han de establecer varios espectáculos muy atrayentes, tales como carrousell, viaje al paraíso, tiros al blanco, rueda giratoria, canal, palacio de ilusiones, viaje al interior de la tierra, sala de espejos, etc., etc.: kioscos de nectar soda, flores, dulces, cigarros y un gran café-restaurant lujosamente montado y con un servicio especial.
Todo el personal, de taquilleras, "dependientas", camareras, etc., será compuesto de bellas señoritas.
En el interior del teatro actuará una gran compañía de Variedades, compuesta de artistas de renombre y que han hecho varias temporadas...


La Discusión, La Habana, viernes 9 de noviembre de 1906, p. 3.

1906teatromarti

"Vista tomada de noche del "Eden-Garden", teatro Marti
La Discusión, La Habana, domingo 16 de diciembre de 1906, p. 3.

Lo que indudablemente marca el final de año en el teatro Martí no son las variedades, las obras teatrales, ni siquiera el cinematógrafo, lo que provoca una auténtico escándalo, son las vistas -que no cinematográficas- pornográficas que se presentan discretamente en el Eden Garden: 

Lo del teatro "Martí"
En nuestro número de ayer dimos cuenta de que el Alcalde Municipal había impuesto una multa a la Empresa de "Martí", por tener en sus espectáculos vistas pornográficas; y como esto pudiera, naturalmente, hacerle un gravísimo perjuicio a la Empresa aclararemos hoy lo exacto de lo ocurrido.
La Empras de "Martí", aparte de su espectáculo principal de Variedades que tiene en el Teatro, ha instalado en los jardines diversos espectáculos de menor importancia, que los han sub-arrendado. Entre estos espectáculos está uno de vistas kaleidoscópicas. Hace pocas noches, el Inspector de Espectáculos, señor Barzaga, suprimió varias vistas que, a su juicio, resultaban poco decorosas; y desde luego las mandó a retirar, deteniendo y multando al sub-arrendatario. Después el Alcalde multó a los Empresarios, no obstante haber sido éstos los primeros en condenar severamente la falta cometida por el sub-arrendatario, sin el conocimiento de los Empresarios.
Como se ve, en nada daña ni puede dañar la seriedad y moralidad del espectáculo del "Edén Garden", una falta cometida por un sub-arrendatario en un espectáculo de secundaria importancia. Desde luego, podemos asegurar que el lamentable hecho no se repetirá.


La Discusión, miércoles 12 de diciembre de 1906, p. 2.

El empresario Misa ha sabido salir de esta situación bastante delicada. En cuanto al repertorio, la prensa ha sido bastante discreta evocando sólo unas cuantas vistas procedentes también en este caso de la casa Pathé:

Otras vistas del repertorio del Teatro MartI: De Niza a Montecarlo (La Discusión, La Habana, viernes 2 de noviembre de 1906, p. 3), Contrabandistas, El desertorLa barba rebelde, ·El panadero travieso, Cita triple", El hada de las floresSe me fue la peluca  (La Discusión, La Habana, domingo 11 de noviembre de 1906, p. 3); Alfonso XIII en ParísEl Honor de un PadrePercances de un bomberoLos niños de vacacionesEl domingo del soldado,Cuidado con la pintura. (La Discusión, La Habana, martes 13 de noviembre de 1906, p. 3)

Por lo demás, dos informaciones relevantes para la cinematografía cubana. Lo primero es que la casa Pathé ya tiene un agente exclusivo en la Habana:

Ha llegado a la Habana el agente de Pathe, agente exclusivo, señor Mauricio Soriano, instalándose en Cuba 33 (altos).
Ya para tener películas y aparatos cinematográficos de la casa Pathe no hay necesidad de acudir a Parí ni a New York. Merece aplauso la cada Pathe por esa decisión.


 (La Discusión, La Habana, viernes 9 de noviembre de 1906, p. 3.

La segunda información es el anuncio de la construcción de un cine en Matanzas:

Eusebio Azcue ha construido un teatro para Cinematógrafo en Matanzas, y el 18 del mes entrante lo inaugurará con hermosa colección de vistas de mucha novedad.


La Discusión, La Habana, martes 27 de noviembre de 1906, p. 3.

Dejando de lado el teatro Martí, el que sigue presentando sus programas de forma casi constante es el teatrillo Actualidades, lo cual nos permite reconstituir una buena parte de su repertorio, como no, procedente también en esta caso de la casa Pathé, en su inmensa mayoría.

Repertorio Actualidades:  Un drama en el mar (Diario de la marina, 23 de abril de 1906, p. 4);  Conferencia de AlgecirasLas fases de la luna de miel  (La Discusión, La Habana, martes 24 de abril de 1906, p. 12); Compro un perroEnvenenamiento amoroso, Guerra infantil. (La Discusión, La Habana, jueves 26 de abril de 1906, p. 3), Gran panorama del RhinIncendio del teatro de Chicago, (Diario de la marina, La Habana, 4 de mayo de 1906); Los últimos viajes del rey de España (La Discusión, La Habana, lunes 7 de mayo de 1906, p. 3);  El Melomaniaco,  Las desgracias de un cocinero, Una fatalidad no viene solaLos duendes de la posada (La Discusión La Habana, miércoles 9 de mayo de 1906, p. ); Los mártires de la Inquisición (La Discusión, La Habana, sábado 12 de mayo de 1906, p. 3); La pena del Talión, Teatro de niños (La Discusión, La Habana, lunes 21 de mayo de 1906, p. 3); El viaje del Rey Alfonso XIII, con motivo de las bodas regiasVistas del viaje de Alfonso XIII, Las peripecias de "Don Quijote y Sancho Panza"Treinta años o la vida de un jugador (La Discusión, La Habana, viernes 1 de junio de 1906, p. 3.); NapoleónLa batalla de San Juan. El bombardeo de Santiago de Cubay como jornadas históricas reconstruidas, la batalla de Lepanto, de Guadalete y la de Roncesvalles, donce Almanzor perdió el tambor... Ali Babá y sus 40 ladrones (La Discusión, La Habana, lunes 11 de junio de 1906, p. 3); Alí Babá y los cuarenta bandidos (Diario de la marina, La Habana, 11 de junio de 1906, p. 4); La boda del Rey Alfonso XIII. (La Discusión, La Habana, jueves 21 de junio de 1906, p. 3.); El crimen de otro (La Discusión, La Habana, sábado 23 de junio de 1906, p. 3);  En busca del pan (La Discusión, La Habana, martes 26 de junio de 1906, p. 3); El sueño de un pescadorEl cofrecillo del Rahjá (Diario de la marina La Habana, 29 de junio de 1906,); La pulga fastidiosaLa maleta de Barnum (La Discusión, La Habana, martes 20 de julio de 1906, p. 3); Fenómeno de dislocaciónCaza de mariposas (La Discusión La Habana, miércoles 11 de julio de 1906, p. 3.); Las vistas de las bodas del rey de España, del atentado anarquista, la corrida regia y la fiesta de automóviles. (La Discusión, La Habana, sábado 14 de julio de 1906, p. 3) ; Alrededor de una estrella (La Discusión, La Habana, sábado 4 de agosto de 1906, p. 3); Un viaje alrededor de una estrella, El estornudo, Goloso tomado por ladrón (La Discusión, La Habana, lunes 6 de agosto de 1906, p. 3); Dos buenos corazoncitosCastigo corsoLos perros contrabandistas (La Discusión, La Habana, marte 21 de agosto de 1906, p. 3); Billete de favorCostumbres de BirmaniaEl hada de las PalomasVista de la Habanaterrestres y marítimas,  Flores animadasConserje cómicoCita tripleUn combate en la manigua, Vistas de episodios de la guerra, El honor ilesoPolicarpo en la tertulia, Tiroteos de guerrillaAutomóvil en ventaMartes 13, Ladrón de bicicletasVista de la Habana (La Discusión, La Habana, lunes 17 de septiembre de 1906, p. 3); El ConserjeMi marido vieneSalteador modernoHipódromo de Coney Island (estreno), Asalto cómico (estreno), Travesuras de un policía (estreno), El cofre del Rahjá (en colores), Excursión por ItaliaUn combate (estreno).(La Discusión, La Habana, martes 18 de septiembre de 1906, p. 3); Fabricación de aceroVistas de la Habana, Viaje por Italia,  El RajáhRapto en Granada, Carreras de caballos, La luna (La Discusión, La Habana, lunes 24 de septiembre de 1906, p. 3); La invitaciónEl gato tenazPasaje de un río por las tropas francesasEl acordeónMetamorfosis de un novioJuegos olímpicos en AtenasLa hez de ParísUn centenar de juegos (La Discusión, La Habana, martes 16 de octubre de 1906, p. 3); El viaje reciente a las indias de los Príncipes de Gales [1]  [2] (Diario de la marina, La Habana, 17 de octubre de 1906); Industria del mármol de Carrara, Víctima de acreedores, Cuidado que pintaHasta luego y graciasLas peripecias del Sr. Cuernas, La mudanza de Baureu (La DiscusiónLa Habana, lunes 22 de octubre de 1906, p. 3); Cuidado con la pinturaLas peripecias del señor CuernosHasta después y gracias (La Discusión, La Habana, martes 23 de octubre de 1906, p. 3); El dinero rige al mundoObsesión de oroBoleta de alojamientoGendarme que tiene sed (La Discusión, La Habana, jueves 1 de noviembre de 1906, p. 3); Sombrero bien hundidoComida inesperadaLa posada del padre GibelotteLos dos traviesosEl CazadorLos seis galantes dragones (La Discusión, La Habana, martes 6 de noviembre de 1906, p. 3); Los galantes dragones, La Posada (La Discusión, La Habana, miércoles 7 de noviembre de 1906, p. 3);  El Rey Alfonso XIII en ParísAtaque a una fortalezaCake WalkAgencia matrimonial (Diario de la marina, La Habana, 20 de noviembre de 1906,); La toma de una fortaleza rusa por los japoneses (La Discusión, La Habana, miércoles 21 de noviembre de 1906, p,. 3); Ataque a una fortaleza en la guerra entre Rusia y el Japón (Diario de la marina, La Habana, 22 de noviembre de 1906); Marido ZurradoCreación asombrosaTerremoto de la MartinicaIlusionista dobleCelos infundadosLlegada de un tren a LourdesDefensa a la modernaDrama pasionalSueño de DrameinDulcina encantadaRevista de tropas, Apuros de un viajero. (La Discusión, La Habana, viernes 23 de noviembre de 1906, p. 3); El casamiento del hijo del diablo (Diario de La Habana, La  Habana, 23 de noviembre de 1906); ¡Pobre madre! Fruto prohibidoEl Trovador (La Discusión, La Habana, martes 4 de diciembre de 1906, p. 3)

El año 1906 aparece así como un momento clave en la cinematografía cubana, un año bisagra entre los años de la novedad cinematográfica y de los múltiples aparatos todavía muy episódicos y el asentamiento progresivo del espectáculo, el arranque de la producción cubana y también una forma de intento de "colonización" mexicana con la figura de Enrique Rosas que por cierto volverá posteriormente a Cuba.

Hemerografía

Diario de la familia (1897) [Biblioteca Nacional José Martí, La Habana]

Diario de la marina (1893, 1894, 1895, 1896, 1897, 1898, 1899, 1900, 1901, 1902, 1903, 1904, 1905, 1906) [Biblioteca Nacional de España, Madrid], [Hemeroteca Municipal de Madrid, Madrid], [Caribbean Newspaper Digital Library, http://dloc.com/cndl?l=en]

La Discusión (1896-1906) [BNE]

El Fígaro, La Habana (1897) [BNJM]

La Habana elegante, La Habana (1893)

El Hogar, La Habana, (1897, 1898) [BNJM]

La Ilustración de Cuba, La Habana (1897) [BNJM]

La Lucha (1902; 1903) (1896, 1897) [BNE], abril-junio 1901; abril-junio 1903 [BNJM]

El País, La Habana (1897) [BNE]

El Reconcentrado, La Habana (1898) [BNJM]

La Unión constitucional, La Habana (1897) [BNJM]

La Unión española, La Habana, 1899, 1900 {BNJM]